Loas a la cama

cama zen

En ella nacemos y, si somos afortunados, en ella moriremos (La muerte de los justos se llama a esa forma pacífica de marcharse para siempre; pasando, sin saberlo, de un sueño al otro). Ella está allí, casi siempre invisible a nuestros ojos, pero es en ella donde pasamos y pasaremos gran parte de nuestra vida: durmiendo, lo cual ya implica al menos un tercio del tiempo que estaremos sobre esta tierra —y supongo que alguno ya estará haciendo las cuentas de rigor—, amando; compartiendo charlas, juegos, películas, comidas, con el ser elegido para estar a nuestro lado (es decir, otras formas del amor), leyendo o, también, escribiendo; tal vez una carta, tal vez un cuento, una novela o, quizá, unos simples apuntes como esta nota, garabateada en un viejo cuaderno deshojado.

Anuncios

6 comentarios el “Loas a la cama

  1. Yo últimos años casi más de la mitad de mi vida en cama, acostado, recostado en el mejor de los casos, leyendo, antes jugando o estudiando ajedrez, ahora incluso escribiendo atrevidamente alguna cosa como este comentario. Creo que se debería investigar qué efectos tiene sobre cuerpo-mente este estado tan prolongado de cuasi horizontalidad y pasividad sedentaria. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Me hiciste recordar a Juan Carlos Onetti, cuyo apego a la cama fue providencial. ¿Qué mejor lugar se ha ideado para vivir? La investigación que propones daría resultados por demás interesantes; pero no creo que se lleve a cabo, ya que esos resultados serían la excusa perfecta para no moverse más de ese sitio.

      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  2. Loada y bendita cama, amiga almohada, inseparable del sueño, del amor… como bien dices, la cama da mucho juego.
    Quizás la muerte más dulce sea en su seno… (antecedentes tengo en mi familia)

    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      No cabe duda de que la muerte más dulce es la que se da en su seno (uno podría pensar también en el seno de una mujer; pero eso implicaría una situación incómoda para la dama en cuestión; lo único que nos queda, entonces, es la cama).

      Un abrazo.

      Me gusta

  3. Esta me gusta…. 😀 😀 😀

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s