Certificado de autenticidad

thumb16

El 29 de mayo subí una entrada sobre lo que significa cierta parte de internet y, sobre todo, de las redes sociales. Acabo de leer un texto del filósofo José Pablo Feinmann que sintetiza la misma idea:

“El insulto se ha desbocado en la red. Y el motivo fundante es la impunidad que otorga el anonimato. Se trata de un espectáculo altamente desagradable. Se funda en la condición anónima del que insulta. Este anonimato, el no dar la cara, el no tener que responder ante nadie, es lo que dinamita ese “vale todo” al que uno asiste en esos paramos de la ética y del pensamiento. Es fácil ser valiente si nadie sabe quién soy. Ese pequeño “hombre del subsuelo” arroja sus excrecencias sobre todos, acaso con más furia sobre personas a las que envidia, que despiertan su resentimiento. Detrás de todo texto agraviante y anónimo que vemos en la red se esconde un cobarde. Todo tipo que no firma un agravio ha apuñalado a otro por la espalda. Un anónimo vive en las sombras. Letrinet le permite vaciar, expulsar de sí la enfermedad que amarga sus días. El odio. Desde su hondo abismo se siente el dueño del mundo: puede arrojar sobre quien lo desee todo su hediondo arsenal. Nada pasará. Arrojó la piedra, el sistema consagrado del anonimato de Letrinet protegerá su mano de la vista de todos. Qué enorme placer. Qué infinita posibilidad para canalizar su odio, su resentimiento, su mediocridad”.

El juego de palabras que une letrina e internet para formar Letrinet me parece por demás acertado; el párrafo entero me parece, sencillamente, brillante.

11 comentarios el “Certificado de autenticidad

  1. El mundo está lleno de cobardes, de ahí la violencia de sus actuaciones. Las redes sociales son para ellos un camino allanado.
    Gracias, Borgeano.
    Buen día y abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Hay demasiados, Isabel; antes al menos tenían que comerse su propio veneno, ya que no tenían la posibilidad de actuar; pero ahora, con la disponibilidad que les brinda la red, están desbocados y hasta es probable que este mismo medio haya potenciado esas actitudes lamentables. Por desgracia somos los demás quienes debemos sufrir (y lo que es peor: deberemos seguir sufriendo) a estos cobardes.

      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Bueno, depende a quien. Es una herramienta fantástica para reprobar, censurar o incluso insultar a a personas poderosas sin sufrir represalias.Si lo hago desde un diario con mi nombre me quedo si n trabajo o la dgi le da vuelta las cuentas a mis familiares. Y si yo para insultar a los políticos poderosos que nos roban soy un cobarde.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Entiendo el punto, Hernán; pero de todos modos no puedo compartir ese punto de vista. El problema es que si avalamos esas conductas, abrimos las puertas a que cualquiera diga lo que se le ocurra de cualquier otro independientemente de si es verdad o no. Con respecto a los poco respetables políticos, entiendo tu enojo (el cual sí puede ser compartido); pero seguramente sabes que muchas cosas que se dicen de ellos son mentiras o infundios. Es decir, si hay que criticarlos o denunciarlos hay que hacerlo con la verdad y los anónimos no son el medio adecuado.
      No olvides que la “opinión pública” suele llevarse por dichos, nunca por pruebas; en ese sentido, decir de alguien (cualquiera) que es un asesino, por ejemplo, puede ser motivo para arruinar una carrera o una vida, aunque eso no sea verdad.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. danioska dice:

    Enorme el “letrinet”. Ya le di RT a tu entrada, querido. Ese Feinmann (ligeramente judío, por cierto) me va pareciendo una lectura indispensable. Me lo has presentado varias veces, espero poder leerlo antes de morirme (¿te he dicho el número grosero de libros que tengo pendientes de lectura? Es de veras pornográfico).
    Abrazos y estrujos

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Sí, ya he nombrado mucho a Feinmann por aquí y creo que lo seguiré haciendo, ya que es uno de mis referentes en cuanto a ciertos temas filosóficos. Por cierto, Feinmann es también novelista y guionista de cine; sin duda, un tipo muy interesante, aunque un poco demasiado egocéntrico.
      Me gusta ese tipo de pornografía…

      Abrazo apretado.

      Le gusta a 1 persona

  4. es cierto. Eso me hace considerar muchas cosas. PEro si pienso que es una herramienta, y como toda herramienta siempre va a ser utilizada bajo los intereses de cada quien, que a muchos les gustara y a otros no.
    Aprovechando la oportunidad que me pase por aqui. Queria que me dieras tu opinion de este post sobre luisito comunica” en Venezuela. tu como mexicano
    https://chocandoelcarro.wordpress.com/2017/06/27/la-vision-de-un-vlogger-mexicano-sobre-venezuela-sera-que-somos-los-barbaros-nuevamente/

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Disculpa la demora en responder. De todos modos, ya dejé el comentario correspondiente en la entrada de tu blo; así que esa parte ya está en orden.
      Lo que dices con respecto al uso que cada quien le da a la red, estamos de acuerdo con ello, pero hasta cierto punto. Lo mismo sucede, sin ir más lejos, con los medios clásicos como la TV; pero si no estamos de acuerdo con ellos (como es mi caso) algo hay que hacer al respecto; aunque esto sea apagarla.
      Por cierto, aunque llevo un par de años viviendo en México (y espero quedarme muchos más) soy argentino. Eso no cambia nada en nada el diálogo que mantenemos; pero es un detalle que en algún momento tal vez cobre significado.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s