Vivir como se piensa

Diogenes-oil-on-canvas_art

Es habitual que al hablar de filosofía mucha gente se espante. No son pocas las veces que me han mirado con desconfianza o con vergüenza cuando digo algo que ellos consideran como “muy difícil” o que ven como un terreno privativo de un selecto grupo de personas aburridas que sólo se entienden entre ellas. Este concepto de la filosofía proviene de los primeros tiempos del cristianismo y se acrecentó con luego con el iluminismo alemán; el que consideraba sólo las ideas como un fin en sí mismo, nunca como una forma de praxis (de allí a considerar que todo lo que no fuera europeo no era digno de llamarse civilizado hay un paso muy cortito, el cual ya dieron y mantienen hasta hoy).

Pero nada más lejos de ello. La filosofía es la disciplina que todas las personas en algún momento u otro de su vida aplican, aún sin saberlo. Cuando nos estamos preguntando sobre el sentido de la vida, sobre el significado de la muerte, cuando establecemos que esto es bello y esto no, cuando vemos a nuestros hijos y nos preguntamos cómo debemos educarlos o qué estamos haciendo bien o mal, estamos filosofando.

Pierre HadotEn Qué es la filosofía antigua, Pierre Hadot nos dice que los filósofos de la antigüedad no distinguían de manera tan tajante entre discurso filosófico y forma de vida. «¿Cómo es posible que en la enseñanza actual de la historia de la filosofía, la filosofía sea presentada ante todo como un discurso sin ninguna relación directa con una manera de vivir del filósofo?» (p. 274).

No se puede considerar a la filosofía antigua, después de haber leído este libro, como se la consideraba antes de hacerlo. Un filósofo en la filosofía antigua no es alguien que piensa y que teoriza, no es alguien que escribe libros, no es alguien que hace funcionar un lugar donde se piensa y se reflexiona es, antes que nada, alguien que vive como filósofo. Y su demostración es bastante eficaz, Pierre Hadot nos dice que la filosofía no estaba reservada a los filósofos en esa época; estaba reservada para quienes la adoptaban; es decir que se puede ser carpintero y filósofo, vendedor de pescado y filósofo, y que antes que nada se vive como filósofo.

Tal vez allí esté la clave del asunto, me digo; tal vez la dificultad para muchos resida en el hecho de que vivir como filósofo es bastante más difícil que sólo hablar de una disciplina. Es más fácil hablar de lo mal que está todo sin hacer nada por cambiarlo o de juzgar al prójimo por las mismas cosas que nosotros hacemos a diario pero que nadie notó todavía. De todos modos, creo que vale la pena el esfuerzo de ser coherente; de unir pensamiento y acción aunque nadie o muy pocos nos acompañen en el camino.

Anuncios

22 comentarios el “Vivir como se piensa

  1. Javi B. dice:

    Me apunto el libro que nos recomiendas para mí y para un regalo que tengo que hacer en breve para un amante de la filosofía.

    Hace muchísimo que no leo nada de filosofía. Supongo que por pereza más que otra cosa. Es mucho más sencillo coger una novela, que leer a un filósofo, aunque menos gratificante también.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Espero que sea de tu agrado y de la persona a quien se lo vas a regalar (otra buena opción sería algún volumen de Michel Onfray, por ejemplo).
      Luego, las lecturas deben ser variadas. Yo acabo de leer una novela de Graham Greene y estoy con una de Juan Carlos Onetti. A veces se hace necesario un descanso para poder atacar textos complejos con más calma. Otro tema (que algún día quiero tratar) es el hecho de que las buenas novelas tratan, de un modo tangencial, también de filosofía, ya que no dejan de ser una mirada profunda sobre el ser humano.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. […] a través de Vivir como se piensa — El Blog de Arena […]

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Espero que sea de tu agrado y de la persona a quien se lo vas a regalar (otra buena opción sería algún volumen de Michel Onfray, por ejemplo).
      Luego, las lecturas deben ser variadas. Yo acabo de leer una novela de Graham Greene y estoy con una de Juan Carlos Onetti. A veces se hace necesario un descanso para poder atacar textos complejos con más calma. Otro tema (que algún día quiero tratar) es el hecho de que las buenas novelas tratan, de un modo tangencial, también de filosofía, ya que no dejan de ser una mirada profunda sobre el ser humano.

      Un abrazo.

      Me gusta

  3. Me encanta este artículo y has traído a mi mente a Fray Alonso de la Vera Cruz, uno de esos buenos filósofos que ponían en práctica su filosofía, incluso para poder enseñarla, él aprendió
    la lengua de sus estudiantes nativos. Coincido con tu pensamiento. Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Como siempre, agradecido con tus palabras, Julie. Veré qué encuentro de Fray Alonso de la Vera Cruz, a quien no conozco.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Hablando de Filosofía, y en Michoacán, te encantará conocerlo. Estoy segura. Un abrazo. http://magiasdemexico-julie.blogspot.com.es/search/label/Fray%20Alonso%20de%20la%20Vera%20Cruz

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Dejo aquí el mismo comentario que dejé allí, sólo por las dudas de que por alguna razón no se publique.

        Excelente material, Julie; lo disfruté muchísimo, ya que habiendo recorrido parte de la zona que describe tu artículo, me sentí como espectador de esta historia tan maravillosa que es la que a formado a este país. Cuando encontré el siguiente párrafo entendí el porqué de tu recuerdo: “La teoría y la práctica iban unidas en sus enseñanzas, el pensamiento era acción. No tenía significado su filosofía si no la ponía en práctica con sus alumnos, su base era el rigor y la seriedad académica, la ética y la moral. Él salía con sus alumnos a Tierra Caliente a administrar y predicar el Evangelio y lo que les había explicado en el aula, había que ponerlo en la práctica”. Exactamente de eso era de lo que yo hablaba el otro día. Bienvenido sea, entonces, el bueno de Fray Alonso de la Veracruz al grupo de los hombres coherentes y activos (cosa que digo por todos aquellos que admiro, no porque me atreva a incluirme en ese grupo).
        Gracias, otra vez, por dejarme el enlace a un material tan rico y disfrutable.

        Un fuerte abrazo.

        P.S.: Por cierto, no he podido ver las imágenes, lo cual ha sido una pena, porque sé que el artículo hubiese ganado mucho con ellas.

        Le gusta a 1 persona

      • Así es, la teoría y la práctica iban muy unidas en su filosofía, y por ello me lo recordaste. Y yo conocí a Fray Alonso viajando, como tú, resulta que este filósofo había nacido a diez o quince kilómetros de donde yo vivo actualmente.
        Por ello me adentré en su filosofía y en esas coincidencias de los lugares y de las personas que de alguna forma nos hacen pensar… Por ello quería que lo conocieras, porque su filosofía no tenía sentido si no la ponía en práctica. Un fuerte abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Me encantan esos detalles mínimos pero que para cada uno de nosotros cobra un sentido mayor, como el que me cuentas de que Fray Alfonso nació muy cerca de donde tú vives ahora; ese detalle que no tiene un sentido definido, para ti es de mayor importancia y está bien que así sea. Me encantó conocerlo, y más pudiendo haber relacionado su vida con el sitio donde habito ahora.

        Abrazo apretado.

        Le gusta a 1 persona

      • Esos detalles mínimos, muchas veces, son los que nos dan un sentido a la vida, a lo que somos, a lo que hacemos y donde estamos. Mi abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      • Voy a revisar lo de las imágenes, no sé por qué razón han desaparecido en esta página. Gracias por indicármelo.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        A veces sucede, pasado cierto tiempo las imágenes desaparecen. Supongo que tendrá que ver el servidor.

        Le gusta a 1 persona

      • Sí. Creo que ya lo arreglé, ahora puedes ver las imágenes, el problema era que había dejado la foto demasiado grande.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Sí, ya pude leerlo y disfrutarlo con más profundidad (el texto solo es estupendo; pero las imágenes ayudan, claro). Me causó mucha gracia la imagen de las yácatas de Tzintzuntzan, sobre todo al ver el arbolito de la izquierda. Recuerdo que me detuve en él y que me tomé un par de fotos meditando a su sombra. También le tomé a árbol solo. ¿Habrá tenido conciencia de lo que significaría ese pequeño árbol la persona que lo plantó? Porque todo el mundo se detiene en él, de un modo u otro.

        Gracias nuevamente por todo el trabajo que te has tomado.

        Abrazo apretadísimo.

        Le gusta a 1 persona

      • Me encantan las yácatas de Tzintzunstzan, otro lugar mágico y sí, recuerdo el arbolito y creo que tengo su foto en solitario… Me alegro que ahora funcione. Gracias otra vez. Mi abrazo.

        Le gusta a 1 persona

  4. Reblogueó esto en EL ECO DE TUS PALABRASy comentado:
    Genial. Gracias

    Le gusta a 1 persona

  5. Buenas Borgeano. Soy nuevo en esto y te he elegido como diana para mi primer comentario. Ojo, no es que vaya a tirarte dardos, sino que nunca sabes como acepta la gente la charla de un extraño. Es curioso el título, vivir como se piensa, y que constantemente estamos filosofando sin saberlo. Que la gente ahora combina con trabajo el ser filósofo. Si aceptamos la acepción de filosofar como la de ir sorteando la dureza de la vida, y al acto de filosofar en pensar como sortearlos, nos damos cuenta que el grueso de los habitantes de la Tierra no paran de filosofar. Ahí le doy la razón. Sólidos soliloquios solitarios es a lo que nuestro tiempo dedicamos. Con la que nos está cayendo no nos da tiempo a saber que es la filosofía antigua. Desde la comodidad de sus letras se transmite algo de frivolidad al afirmar que la gente se queja sin hacer nada a cambio. De entrada no tiene herramientas, y los pocos que las tienen no saben usarlas., porque los doctos en vez de enseñarles se la pasan filosofando sobre antigüedades. A fecha de hoy vivir como filosofo si no tienes rentas no va ni de coherencia. AH uní pensamiento y acción para enviarte este mi comentario. Saludos y gracias por la atención. HIDALGO CABALLERO

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Antes que nada, Hidalgo, bienvenido al mundo de los blogs y a este sitio en particular. Aquí eres libre de decir lo que piensas y, claro está, de arrojar todos los dardos que desees, no hay problema en ello.
      Ahora, yendo al tema de la entrada en sí, hay varios puntos que tratar. 1) Creo que hay cierta tendencia posmoderna en tus apreciaciones, ya que justificas a cierto grupo de personas (“De entrada no tiene herramientas, y los pocos que las tienen no saben usarlas…” pero criticas a otro grupo: (“porque los doctos en vez de enseñarles se la pasan filosofando sobre antigüedades”). En realidad tu justificación es errónea y creo que lo correcto es lo diametralmente opuesto: por una parte, que una persona ignore ciertos aspectos de la sociedad, no implica que deban ser justificados en ellos; por otra, que una persona sí tenga conocimientos determinados no implica que deba ser criticada por ello. 2) Lo que dices de “los doctos” es falso. No todos viven hablando de “antigüedades”. El mismo libro de Pierre Hadot que cito, al hablar de estas “antigüedades” lo que hace es criticar a la modernidad. De hecho, Hadot escribe ahora y para ahora; es decir que es un escritor situado en su tiempo ¿Quién dice que para hablar del ahora hay que nombrar a Trump y no a Platón? Platón es mucho más actual que Trump, créeme. También hay muchos otros autores (filósofos y no filósofos) que hablan del ahora y para el ahora. Citarlos sería extenuante. 3) “Desde la comodidad de sus letras se transmite algo de frivolidad al afirmar que la gente se queja sin hacer nada a cambio”. ¿Frivolidad de las letras? No creo que haya nada menos frívolo que las letras. Por cierto, si yo critico mediante las letras es lo mismo que haces tú, y no creo que haya nada de frívolo en ello ¿De qué otro modo podríamos comunicarnos? ¿En el campo del honor para batirnos a duelo y así dirimir nuestras diferencias? Eso es frívolo, porque es animal, bestial. Allí gana quien tiene mejor pulso o puntería, no quien tiene razón. Mientras tanto, la palabra nos brinda la posibilidad de dialogar nuestras diferencias sin tener que caer en la vulgaridad de la violencia. Insisto, no veo nada de frívolo en la palabra. 4) Voy a justificar mi “frívolo” decir. Cuando digo que la gente se queja sin hacer nada es sólo lo que veo alrededor mío y seguramente tú también podrás verlo. Fíjate cuando la gente habla de política. Se quejan de la corrupción, de esto y de aquello ¿Hacen algo para remediarlo, además de quejarse? Posiblemente no, y hasta es posible que ellos mismos acepten o formen parte de un acto de corrupción (hay miles de formas de ellos, no sólo lo que les atañen a los políticos). Escucha a la gente religiosa. Hablan de amor, de paz, de justicia… después fíjate cómo actúan. ¿Temas como el sexo, sociedad, justicia, inmigración, guerra? Fíjate lo que dicen las personas y luego fíjate cómo actúan. Es a esa falta de coherencia a la que apunto. Las personas dicen una cosa y actúan de otra y eso no es justificable por la ignorancia. Primero, porque por un lado no es tan difícil distinguir esa diferencia y segundo porque no creo que la mayoría de las personas sea tan estúpida como para no poder distinguirla, sólo ocurre que no les conviene hacerlo y por ello se guardan bien de no aceptar esas reglas de juego. Para darte cuenta de esto haz un pequeño experimento social: señálale a alguien una contradicción y verás cómo encuentra un modo de justificarse, nunca de aceptar su error (por ejemplo, a una persona religiosa que dice que a los musulmanes hay que matarlos a todos o deportarlos, etc.).
      Por último, mi estimado Hidalgo, hay mucho más que decir sobre estos asuntos, algunas cosas personales que no tocaré aquí porque la respuesta ya se ha extendido demasiado; pero si bien es difícil “vivir como se piensa”, creo que es adonde debemos apuntar, ya que no hay otro modo de ser considerado como un ser moral; de lo contrario estamos cayendo en la vulgaridad de lo cómodo y de la desigualdad.

      Un abrazo.

      Me gusta

      • Buenas tardes Borgiano. No te imaginas la sensación corpórea que ha producido en mi ver tu linda carta. Que honor que vuelques unos granos de arena sobre mi. Tengo mi parcela pagada en el mundo de la incultura. Soy una persona eminentemente técnica, parco en Humanidades, pero más Humano que la media. Meteré el cazo hasta profundidades insospechadas , más no me preocupa. Alguien nació enseñado en esto de la escritura?. Fácil que haya un montón, pero la mía era otra cuna.Caracteres, en mi casa con un par de miles de libros, recuerdo en época de estudiante.Los domingos por la tarde mis hermanas con unos tochos de impresión y yo arregladito para ir a la disco. Jo allí también se aprende un montón. Gramática parda como decía mi santa Mami.
        Sobre tu contestación, eres un buen puntualizador; no justifico ningúncolectivo en concreto, defino vagamente sus posibilidades y como ellos las tornan carencias.Ante lo de no criticar a la gente sin conocimientos, flaco favor al decir que la gente te mira con extrañeza y te comentan que encuentran tus temas difíciles. Quedan catalogados indirectamente, sin quere, como un grupo que se encuentra bien del lado de la ignorancia, sobre los entresijos internos a resolver por cada uno.
        Las letras no pueden ser frívolas por definición. No hay nada más serio, interesante y que te regala el poder expresar tus sentimientos, combinándolas y flipando con con lo expuesto.
        Ya no existe la idiosincrácia del colectivo que marcaba la acordada pauta de comportamiento necesaria para vivir en sociedad, sus compromiso con los demás o con sigo mismo.
        Me da tristeza cruzarme con fabricantes de argumentos para soportar la mentira, independiente del tamaño y maldad de ésta. Es vital que aceptemos lo que no nos gusta. Es lo que hay.
        Bueno repito ha sido un honor, me gustaría que me dieras algún consejo a modo de rapapolvo sobre mi forma de transmitir las cosaa. No quiero ser corecto con quien no se debe, no tienen derecho y en la medida que pueda diré lo que pienso sobre ellos. Saludos y un abrazo Borgiano.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Hola Hidalgo. No hay nada que agradecer; responder a los comentarios es lo que corresponde, en primer lugar (si te tomaste el tiempo de escribirme, no puedo menos que responder, claro está) y en segundo lugar lo hago con mucho gusto, ya que el diálogo es la mejor forma que he encontrado de pulir mi pensamiento. Las voces críticas a veces son las que más ayudan, ya que nos obligan a poner a prueba a nuestras propias ideas (y como decía Bertrand Russell, uno debería dudar de todo lo que cree una vez cada tanto).
        Mira, cuando señalo que muchas personas me “miran extrañada o con vergüenza” cuando hablo de filosofía, no estoy poniendo a ningún grupo en ningún sitio, sólo señalo un hecho particular y cierto. El problema radica en que la gente ya no sabe decir “no sé”, es entonces que todos creen que deberían saber de todos los temas, y eso es un error. Desde hace tiempo quiero tratar este tema en el blog, con una entrada independiente, pero como el tema es largo y complejo, nunca lo hice, tal vez ahora, a raíz de tus comentarios lo haga. Tal vez allí pueda explicarme mejor. De todos modos seguiré intentándolo aquí.
        Decía que hoy está mal visto decir “no sé” y creo que tenemos pocas formas de justificarnos. Nunca como hoy el hombre a vivido con tanto tiempo libre y con tantas posibilidades creativas ¿por qué no las utiliza, entonces? Porque es más fácil idiotizarse frente a la TV que ponerse a leer un libro. Porque es más sencillo gritar desde una tribuna que entrenar para poder jugar un partido. Porque es más fácil criticar al arte abstracto que ir a estudiar pintura o ponerse a manchar telas… Es en ese sentido que soy muy crítico del hombre moderno. Sé que todo tenemos limitaciones (yo, el primero) y que no para todos las cosas son fáciles, pero eso se entiende y se justifica. Ahora, que una persona vaya veinte años a la escuela y no sepa luego dividir por tres cifras o quién diablos es Napoleón, me parece un absurdo (lo peor es que esas personas, muy posiblemente, tomen decisiones en nombre de muchas otras).
        Que conste que quien esto dice sólo terminó la escuela primaria. Provengo de una familia en extremo humilde y mi padre murió cuando yo tenía siete años. Mi madre quedó viuda con cuatro hijos y yo empecé a trabajar a los nueve años. Mi formación ha sido totalmente autodidacta; de allí mi imperecedero amor y respeto por los libros, que fueron, desde siempre, mis mejores compañeros. Cuando quiero aprender algo leo todo lo que puedo sobre el tema, pregunto, trabajo por mi cuenta. Poder romper el cerco de la ignorancia es posible, sólo hay que desearlo y, claro está, hay que trabajar en ello (trabajar en uno mismo, después de todo).
        Por cierto, hoy en día, con internet, hay menos justificaciones todavía, sin embargo, ahí tienes a la masa anestesiada por voluntad propia.

        Un fuerte abrazo.

        P.S.: Claro está que eres bienvenido a decir lo que quieras; lo único que no tolero son los malos modos o la grosería y veo que tú no eres uno de esos, así que siéntete libre de decir lo que pienses sobre el tema que sea.

        Abrazo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s