Teoría del yo

Teoría del viaje - Michel OnfrayHace varios meses me regalaron Teoría del viaje, este pequeño volumen de Michel Onfray del que hoy les traigo un breve fragmento. Como todos sabemos, hay libros que se nos vuelven esenciales por diversos motivos; para mí Teoría del viaje es uno de ellos. Desde el momento mismo en que lo recibí me adentré en él y he vuelto a hacerlo infinidad de veces (y seguiré haciéndolo, estoy seguro). Con un trasfondo filosófico inevitable —se trata, después de todo, de Michel Onfray— y con la delicadeza de la prosa poética, el filósofo francés despliega toda una serie de maravillosas y acertadas reflexiones sobre el viaje y el viajero. El fragmento que les dejo hoy reúne esas características:

“No se escogen los lugares predilectos, ser es requerido por ellos. En el registro elemental de los filósofos presocráticos, cada uno puede descubrirse portador de una pasión por el agua, la tierra o el aire, circulando el fuego por el cuerpo mismo del viajero. Los nómadas empedernidos proceden de un elemento que los recoge, los contiene, los anima y federa sus entusiasmos: el mar y las olas de los navegantes, las montañas y las llanuras de los caminantes, el éter y el azul de los aviadores, esos tres puntos cardinales orientan un movimiento sobre el globo en rotación bajo los dedos o sobre los mapas recorridos en su totalidad y escrutados al detalle”.

Me detengo en un par de detalles: al comienzo de la cita, Onfray no cae en el lugar común de invertir los términos para crear un mero juego de palabras. No dice “”No se escogen los lugares predilectos, ser es escogido por ellos”, que es lo que haría un mal escritor; sino que se es requerido por ellos. Esa sutileza marca, también, una diferencia en la idea en sí. El viajero es alguien que se adentra en el mundo, no alguien que va a la conquista de él (conquista que hoy en día se circunscribe a una mera fotografía). Después, luego de citar indirectamente a los filósofos presocráticos, Onfray nos distingue en viajeros de agua, de tierra o de aire (el fuego, por otra parte, es el formador de todo viajero). Esa división, más poética que científica, tampoco es descabellada. Jugando con ella me reconozco más cercano al agua que a cualquiera de los otros elementos, los cuales no por ello son dejados de lado, por supuesto; pero es el agua la que me ha detenido más tiempo a lo largo de mis viajes; es el agua la que me ha impulsado, a veces, a viajar hacia determinado sitio en detrimendo de otro.

Viajar

Dije que Teoría del viaje se ha transformado en uno de esos libros que nos resultan esenciales. Sé que voy a volver a él y que encontraré un nuevo fragmento que me resultará casi imposible de no compartir. Y es que la lectura también es un viaje que me resulta indispensable, y compartirlo es una forma de invitarlos a que viajen, aunque sea por un breve tiempo, conmigo.

Anuncios

14 comentarios el “Teoría del yo

  1. luluviajera dice:

    Como siempre lo que dices son temas a reflexionar y me encantan, hablar de viajar y de viajes es algo que llevo tan dentro en la sangre que la idea de salir y conquistar o ser conquistado por lugares y paisajes me emociona. A mi me atrae más el viento esas ganas de libertad.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¡Lo que pasa es que todo sirve para reflexionar! Gracias por tus palabras y por ser tan consecuente con tu presencia (risas). El viento, el aire, las nubes pasajeras, son el símbolo perfecto de la libertad soñada; en ese sentido sé que el aire es tu medio. ¡Hay que abrir las alas, entonces!

      Abrazo.

      Me gusta

  2. Me gusta eso de que a veces son los lugares los que nos escogen.. Es cierto. Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Sí, a veces uno siente que llega a un sitio sin saber por qué, sin embargo sabe, de alguna extraña manera, que allí es donde debe permanecer un tiempo o, tal vez, para siempre. Supongo que cuando eso pasa es porque es el sitio quien nos eligió.

      Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. guiomar52 dice:

    He leído Onfray este vieron. Gracias por lo que sugieres, me gusta el párrafo seleccionado, es el lugar el que nos elige…leeré este libro. Un abrazo

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Onfray, hoy, es uno de los indispensables. Este pequeño volumen es más un escrito más poético-filosófico que filosófico en sí; de todos modos, tiene mucha substancia; mucha pulpa de la que alimentarse.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Es muy.interesante, a ver si me da tiempo a leer tanto… Besos a tu corazón

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Como siempre, las lecturas se nos van acumulando y el tiempo pasa cada vez más rápido. No hay que preocuparse demasiado por ello; sólo debemos aprovechar para leer lo que realmente nos causa placer, como decía Borges.

      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  5. Arpon Files dice:

    Ciertamente uno trata siempre de conocer lugares nuevos, pero muchas veces regresamos a donde sentimos “pertenecer”, seguramente porque esos lugares nos han elegido para que así sea. Un muy buen filósofo y una excelente reflexión sobre ese asunto de los viajes. Un gran abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Así es; siempre se vuelve al punto de inicio (tengo una entrada precisamente hablando de este tema, tomando como referencia al mismo libro). Onfray, por otra parte, es uno de los filósofos que se me hacen imprescindibles y siempre me acompaña de una u otra manera.
      Gracias por tus palabras y por estar aquí

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  6. […] sin reencuentro con Ítaca, que da al desplazamiento su sentido mismo”. Dice Michel Onfray en su Teoría del viaje. La referencia directa que se encuentra es el poema homónimo de Konstantinos Kavafis (o Cavafis, […]

    Le gusta a 1 persona

  7. Adienez dice:

    En tus últimas líneas, donde mencionas sobre el elemento que te define.
    Tuve un sentimiento parecido a un río que corre… libertad. El agua es versátil, es un elemento completo, rebosante de vida, completo y vital.

    Hermosa lectura.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      El agua es, para mí, el elemento regente. Nací a orillas del mar y creo que de allí parte esa necesidad de su cercanía, de su presencia. Tan así es esto que hasta la misma palabra se me hace necesaria (más aun cuando, como ahora, habito entre montañas). Uso mucho la palabra “agua” en mi poesía y un verso como “El contacto de tu pie desnudo con el agua fría” o “Subo en sentido inverso al hilo de agua / Al hilo de agua que busca la grieta” Son dos de las dieciséis veces que la nombro en mi único libro publicado. Es una necesidad real, sin duda alguna.
      Gracias por notar ese detalle.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s