Un Quevedo en la Grecia antigua

Zenon de Citio

Zenón de Citio

Se considera a Zenón de Citio como al fundador de la escuela estoica. Se dice que cuando Zenón llegó a Atenas desde Chipre, en el siglo III a.e.c. y como era costumbre por aquellos tiempos, se dirigió al oráculo y éste le dijo: “Debes tener trato con los muertos”. Por fortuna para Zenón, él no vivió en esta época trivial donde esas palabras podían ser interpretadas como una invitación a la superchería. Entonces, casi como un Quevedo anticipado a su tiempo, Zenón se puso a leer a los muertos, sobre todo a los cínicos, en especial a Crates y a Diógenes. Los alcances o motivos de la escuela estoica es tema para otra entrada; hoy prefiero quedarme con ese consejo oracular y con la consonancia entre el filósofo griego y el poeta español, separados mil quinientos años en el tiempo, pero unidos en la inteligencia y la humanidad. ¿Habrá sido Zenón de Citio uno de los muertos a los que Quevedo escuchaba con sus ojos?

-PASEN_4.jpg de Archivo ABC-

Francisco de Quevedo

 

Anuncios

13 comentarios el “Un Quevedo en la Grecia antigua

  1. Excelente información. Abrazo y buen día

    Le gusta a 1 persona

  2. Si además de «escucharlos» se hubieran ido poniendo en práctica algunos de sus consejos, hoy la humanidad sería otra. Más evolucionada y más dispuesta a aprender de los errores cometidos 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Claro, pero en lugar de hacerle caso a Epicuro o a Diógenes le hicieron caso a Platón… y así estamos.

      Le gusta a 1 persona

      • 😀 😀 😀 Creo que el problema no es tanto de Platón, sino más bien de los que lo (mal)interpretaron. Pasa con tantos libros eso… El problema no está tanto en el libro como en las sucesivas interpretaciones que los iluminados hacen de él.
        Me recuerda a cuando estudiaba filología, que en lugar de hacernos leer los libros nos machacaban con criticas de la crítica de la crítica, que había realizado el enésimo crítico sobre la crítica de la crítica de un crítico famoso 😀 😀 😀 😀
        O con el Corán, sin ir más lejos. Cuando lo estudias descubres que ni habla de velos con la interpretación actual en muchos países, ni de no beber, ni de matar a quien piensa distinto… El problema no está en el libro, sino que llega con las exégesis posteriores del iluminado de turno.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Sí, claro; quienes leen en interpretan son los últimos responsables, pero estas personas (Platón, por ejemplo) les facilitaron las cosas, ya que hay mucho en sus textos de lo que los demás pueden agarrarse. No por nada eligieron a Platón y no a Epicuro, por ejemplo. Es mucho más difícil deducir la existencia del cielo del segundo que del primero. En el caso del Corán o de otros libros religiosos, es asunto es aún más complejo, ya que la propia escritura de esos textos hace que sea más fácil leer lo que “se nos antoja”. Para colmo de males, ahora le ponemos la cereza al pastel con esa idea de que “todo es igual de válido”.

        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      • Sí, pero sería una contradicción elegir a Epicuro, eso querría decir que algo en su filosofía no andaba afinado 😉
        En los libros, más que encontrar respuestas, se buscan, a menudo, reafirmaciones de las propias ideas. Poca gente lee para escuchar, más bien leen para basar su razón en la «autoridad»; cualquiera que quiera imponer sus pensamientos, necesita a alguien que sea autoritario, no librepensador 😉

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Mira, que me estás empujando a escribir una entrada… (ya tengo como ocho o nueve programadas; pero lo haré. Hablará de Bertrand Russell).
        En mis estudios sobre los tres grandes monoteísmos he comprobado que lo que dices en tu segundo párrafo es lo que ha ocurrido en realidad, y que eso es lo que ha hecho que no se lea a Epicuro en beneficio de Platón. No es que Epicuro estuviera errado, lo que sucedió es que no le convenía al poder ese tipo de ideas y de allí que sus textos fueran sepultado en el olvido (de donde está siendo recuperado poco a poco, pero no tan rápido como debiera).
        Es por eso que me rebelo tanto contra las religiones establecidas: son el fascismo en acción y lo han sido durante demasiado tiempo (dos mil años de poder en un exceso para cualquiera).
        ¡Menudo tema! ni siquiera sé si podré completarlo en una sola entrada…

        Gracias…

        Le gusta a 1 persona

      • 😀 😀 Me siento como una asesina empujándote al abismo 😉
        ¡¡Si hablamos de monoteísmos, nos dan las uvas!! 😀 😀 😀
        Ya tienes solucionadas las entradas del blog hasta diciembre (no digo de qué año). ¡¡Deberías darme las gracias!! 😀 😀 😀 😀

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        ¡Y te las doy, no creas que no! Este “ida y vuelta” que se produce con algunos de ustedes (porque no son todos, tampoco) es lo que me impulsa escribir muchas de las entradas. En este momento tengo nueve entradas programadas y un archivo de word con seis páginas de notas ¡Seis! Tengo más temas que tiempo para escribir…
        ¡Gracias por ser parte de esto!

        Le gusta a 1 persona

      • Es que no todos tus lectores son «escribidores», pero seguro que te leen con a misma atención e interés que los que soltamos letras en riada 😀 😀 😀 😀

        Me gusta

  3. […] a través de Un Quevedo en la Grecia antigua — El Blog de Arena […]

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s