Polaroids IX

polaroid-01

XXVII.

Eran tiempos donde el sol aún no tenía nombre y los delfines y las ballenas ya sabían del mar como camino y refugio. Las olas se plegaban sobre la costa como una sábana cansada y las líneas de color en el horizonte señalaban el día o la noche sin que nadie estuviera allí para tomar nota de eso. Hasta que una tarde entre otras una huella en la arena señaló una presencia y esa presencia señaló a un pedazo de arco iris que volaba de flor en flor y dijo en su voz antigua: «Tsintsun». Hoy decimos «Colibrí» con el mismo asombro y sorpresa, aunque aquella voz antigua siga haciéndose eco en el sutil batir de las alas de ese pedacito de arco iris que se mueve ante nosotros.

 

XXVIII.

Los árboles no entienden a las nubes. Estas pasan allí arriba tan lejanas y veloces que para el señor de los bosques no tiene sentido tanta fugacidad. Para los árboles es suficiente el movimiento de sus copas y el vaivén de sus ramas que abren un claro en el bosque y que hacen dibujos con sus sombras en el césped. Las nubes no detienen su viaje para observar al pequeño dios verde; ellas viven un instante y no hay tiempo que sea más breve que lo que dura su vida. Permanecen como un soplo de viento sobre el tapiz del bosque y se van como se va la tarde, sin despedirse.

 

XXIX.

«La luz es la presencia de las cosas», pensé mientras miraba un reflejo de plata en el asfalto mojado frente a mí. «La luz es el museo que guarda las cosas de este instante», noté mientras permanecía inmóvil y así no perder el ángulo preciso que me permitía esa visión que sólo existía en ese momento. «La luz es la palabra con la que las cosas nos hablan y saludan» Me dije antes de saludar con una leve inclinación de cabeza e irme, llevándome para siempre ese instante, esa palabra, esa luz.

Anuncios

13 comentarios el “Polaroids IX

  1. luluviajera dice:

    Me encantaron estas Polaroids. Son como pequeños poemas en prosa. Preciosos.

    Besos.

    Le gusta a 2 personas

  2. Pensamientos poético vitales que fascinan a las mentes curiosas. Qué gran regalo para empezar un nuevo día.
    Muchas gracias, amigo.

    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 1 persona

  3. Javi B. dice:

    Muy muy buenas. Me han encantado. Las que más tal vez las dos últimas. Muy poéticas.

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Me encantaron. «La luz es la presencia de las cosas» Así lo creo, Roberto. Un placer leerte, aunque tarde, pero lo que se ha escrito con tanta elegancia está más allá del tiempo… Por eso
    no puedo dejar de leerte. Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Arpon Files dice:

    Los mejores tiempos: “Eran tiempos donde el sol aún no tenía nombre y los delfines y las ballenas ya sabían del mar como camino y refugio”

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Nuevamente, agradecido por tu lectura y por tus apreciaciones, Arpon. Como bien sabes, el Tsintzun purépecha es quien me llevó a escribir este pequeño texto. El cariño y respeto que siento por esta tierra a veces me lleva a pequeños agradecimientos, siempre incompletos.

      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s