Diálogos infinitos

Hace pocos días tuve la oportunidad de visitar la exposición Picasso y Rivera. Conversaciones a través del tiempo, la cual tuvo (y aún tiene) lugar en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. La exposición, organizada en conjunto por el Museo del Palacio de Bellas Artes y Los Angeles County Museum of Art nos permitió poder comparar los puntos de contacto y también las diferencias entre ambos artistas. Yo desconocía la faceta cubista de Diego Rivera, y fue por demás interesante ver el trabajo comparativo del pintor mexicano y del pintor español, ambos grandes referentes del arte del siglo XX.

Juan Coronel Rivera, uno de los curadores de la exposición, dice: “En este caso, Picasso iba a la cabeza, porque él en 1905 está ya fincando las bases para la gran invención de 1906 y 1907, que es el cubismo, y aquí lo que vemos es cómo Rivera, en 1911, se anexa al cubismo, se adhiere a la escuela, y las aportaciones y los diálogos que hubo entre uno y otro, qué veía Picasso de Rivera y viceversa”.

Aquí, una de las posibilidades comparativas:

page 01

Retrato del escultor Elie Indenbaum, de Rivera – El poeta, de Picasso.

Como todos sabemos, Picasso inventa el cubismo y, aunque Rivera siempre dirá que no copiaba al español, lo cierto es que que las obras de Picasso son muy anteriores a las del mexicano. Una diferencia notable que podemos notar en este caso es que el cuadro de Picasso está trabajado solo con 4 o 5 colores, sobre todo tierras y verdes; y eso es porque a él lo que le interesa es mostrar la estructura, lo que teorizó sobre el cubismo. El de Rivera, por el contrario, es un cuadro muy complejo. Está metiéndose ya con el color, y no nada más es una visión cromática, sino que es toda una postulación política: “Voy a meter colores no occidentales dentro de una invención occidental”: el cubismo visto desde Occidente y el cubismo visto por alguien no occidental.

 

page 02

Retrato de Ruth Rivera, de Rivera – Gran bañista, de Picasso.

En el cuadro de Picasso vemos a una mujer semidesnuda, apenas salida del agua. Las referencias clásicas de Picasso (en la exposición podían verse, además de las obras, los bocetos y los estudios previos) fueron matizadas por la mirada del siglo XX del español. En cambio, en la maravillosa (me disculpo por el adjetivo, pero esta fue una de las obras que más me gustó, tal vez porque ni siquiera sabía de su existencia y eso, como se sabe, es ideal para el encantamiento estético) pintura del mexicano siempre hay todo tipo de referencias. En el caso del Retrato de Ruth Rivera incorpora, además, a la negritud. Ruth está reflejándose en un espejo, y en el espejo está pintada como negra mientras que en primer plano está pintada como indígena y viste un manto clásico. Otra vez Rivera está volviendo a nuestras raíces. “Los pintores occidentales no tienen ojos para nosotros, pero nosotros hemos tenido ojos para ellos, y eso nos ha hecho tener una versión totalmente distinta de las artes plásticas a la que siguen teniendo ellos. No es que sea mejor o peor, es otro punto de vista que siempre resulta enriquecedor”.

 

page 08

Marinero almorzando, de Rivera – Hombre con bombín sentado a una mesa, de Picasso.

Por último, dos obras sobre las que no pueden destacarse grandes diferencias (apenas dos años separan a ambos cuadros) pero que me parecen fascinantes tal vez, precisamente, por las notables coincidencias estilísticas y estéticas. Considerando que ambos artistas ya se habían conocido y también distanciado, no es de extrañar estos puntos de encuentro artísticos. Ambos ególatras, ambos geniales, es lógico pensar que no podrían compartir una habitación, aunque en materia artística fuesen por el mismo carril.

 

18 comentarios el “Diálogos infinitos

  1. Javi B. dice:

    No conocía la obra de Diego Rivera y me parece una auténtica maravilla. A ver si investigo un poco más sobre él.

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Diego Rivera es más conocido por su obra de gran tamaño que por su pintura de caballete, aunque hay en este aspecto algunos trabajos muy conocidos. Me animaría a recomendarte sus murales; échale un vistazo a esos trabajos, que realmente valen la pena.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. guiomar52 dice:

    Me gusta la obra De Diego Rivera, su faceta artística. Solo en su faceta artística. Pienso que Frida Kahlo artista que también admiro, no lo pasó muy bien con su egolatría. He leído bastante sobre ellos. No estoy de acuerdo Borgeano en tu afirmación. En Occidente miramos y admiramos vuestras obras, quizá tengas razón sea en el ámbito pictórico, como dices, sin embargo en el literario no ocurre igual. Bebemos de vuestras fuentes, al menos los poetas o humildes poetas como yo. Un abrazo y excelente artículo como siempre.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es un tema complejo el de los trabajos artísticos y el de la vida personal de los artistas ¿hasta qué punto la vida privada de las personas debe tener injerencia en la apreciación de sus trabajos? Soy de los que piensa que una cosa no debe influir en la otra, pero eso no siempre es así (hasta tal punto somos ambiguos los seres humanos). Sin ir más lejos, ayer borré toda la discografía de un músico al que siempre aprecié y lo hice por el profundo rechazo que me produjeron ciertas afirmaciones suyas. De todos modos, en el caso de Rivera, su obra sigue pareciéndome notable, aunque esos aspectos de su vida privada en su relación con Frida son bastante oscuros.
      Con respecto a mis apreciaciones, no son tales, querida Guiomar; lo que se dice en mi entrada sobre la mirada de Europa es una cita del propio Rivera, y creo que es cierta al menos para lo que respecta a los inicios del siglo XX (1900-1920). Aún hoy esa mirada es limitada pero no tanto como en aquella época. Si nos situamos temporalmente, creo que lo que dijo Rivera es cierto. Tal vez en la literatura las cosas estén un poco más equilibradas, pero en la plástica y en otros ámbitos o crea que eso suceda.

      Un fuerte abrazo y gracias por tus palabras.

      Le gusta a 1 persona

  3. Amigo, no estoy nada de acuerdo con casi nada de cuanto expresas, el arte es arte en cualquier lugar y es admirado por todos en cualquier lugar si es bueno, pero tú mismo has dicho quien fue el primero, eso es así, no quiero decir con esto que no sean ambos unos genios. Besos a tu alma.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Pues releo mi entrada y no veo que yo haya dicho nada de eso. La única referencia a tal asunto se encuentra al final del segundo párrafo y eso no es una observación mía, sino del propio Rivera y hace referencia a la primera parte del siglo XX. El arte no es una competencia, de eso estamos seguros; pero hay que reconocer que la mirada de Europa sobre América u otros continentes siempre ha sido de menosprecio. Tenemos a Hegel (quien consideraba que África y América no tenían pensamiento propio ni podrían tenerlo porque eran continentes atrasados, es decir, no Europeos); o a José Ortega y Gasset quien acuñó esa desagradable expresión de que “Argentinos” es anagrama de “Ignorantes”.
      De todos modos, esto no es cuestión de andar creando divisiones donde no las hay. Ser el primero en algo no significa nada. Ser el último, tampoco. El genio se demuestra en la obra, no en la temporalidad.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Amigo, no hay que generalizar jamás. Eso de lo que hablas era hace mucho tiempo, ahora Europa no mira de esa manera a ningún otro continente. Yo al menos no percibo en España esa impresión, ni la siento tampoco, todo lo contrario, quizá me siento culpable de lo un día hicieran otros de mi país. Siento afecto, respeto, cariño y adoro a todos los paises de América, cuna de grandes poetas, escritores y pintores. Nada tiene que ver el país con el arte y la cultura, pero sí quería decir es que cada cual tiene su mérito sin duda quien inventa algo sea en la materia que sea es el creador, y quien hace una obra en base a otra obra, no es peor solo que no lo ha inventado, nada mas,, da igual si el español o japonés o lo que sea. Yo escribo poesía clásica, o al menos lo intento, he inventado dos estructuras, pero si escribo un soneto, cierto es que es de mi autoría, pero no he inventado esa estructura, sí el contenido, pero no la rima ni la métrica, por lo cual es un sucedaneo, algo basado en otro algo, a eso me refiero. Yo no sé si lo haré bien o mal pero no me he inventado la base, la estructura. Mis poemas tendrán mi sello propio, claro que sí. Te pongo ese ejemplo que es algo tonto, porque yo solo soy una mera aprendiz. Te mando un millón de besos a tu alma, y te pido disculpas si he escrito algo que pueda haberte molestado, amigo.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Querida María; antes que nada debes saber que en este sitio no hay que dar explicaciones por lo que cada cual piensa y comparte; lo único que se pide (o exige) es buenos modales y de eso a ti te sobra. Nunca voy a enojarme porque alguien no opine como yo y que lo exponga aquí, así que no te preocupes, en ningún momento me sentí molesto y si opinamos distinto en algún punto, pues bienvenido sea el debate.

        Un fuerte abrazo.

        Le gusta a 1 persona

  4. Impresionada me he quedado. Gracias por compartir

    Le gusta a 1 persona

  5. Poli Impelli dice:

    Conozco bastante a los dos por curiosa, porque me gusta el arte en general, pero de pintura entiendo muy poco, así que tu entrada me ha encantado para ver las comparaciones entre uno y otro. Aunque no llegue a comprender por mi cuenta lo que expresan, aún si no me gustaran, admiro a los artistas. A todos.
    Fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Para empezar, Poli; dices algo importante: primero está la apreciación personal; si algo te gusta, vale; lo demás no importa. Luego, claro, está el reconocimiento del valor de un artista. Alguna vez me ha pasado que he dicho “Es bueno” o “Es genial” pero aún así no han sido artistas de mi preferencia. Eso no es una contradicción, sino que uno reconoce en ellos las capacidades técnicas, por ejemplo, pero lo que transmiten no necesariamente nos llega con la fuerza que deseamos.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Poli Impelli dice:

        A eso me refería, precisamente. Esa maldita costumbre que tenemos de juzgar algo “porque no nos gusta”, o “porque no fue hecho para mí”. Siempre lo repito y no me avergüenzo: soy argentina y a Borges me lo tuve que “fumar” desde que abrí los ojos. Inmortalizado por sus letras, por su genialidad artística. A mí no me llegó jamás, y tuve que “hacer fuerza” para leer sus obras. Sin embargo, lo sigo admirando y me saco el sombrero ante su arte. Admiración, por ahí pasa el tema. 😉
        Gracias por tu cálida respuesta.
        Más abrazos.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        El disenso o la diferencia, Poli, es una forma del respeto. Con esa base podemos llegar lejos y, lo que es mejor, podemos llegar todos. ¿No es la falta de respeto lo que hace que las sociedades –y lo digo con el profundo dolor que me provoca mi Argentina– estén cada día más divididas? Por eso hay que hacer lo imposible porque el respeto sea el pan de cada día.

        Un fuerte abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      • Poli Impelli dice:

        Totalmente de acuerdo (el mismo dolor por el mismo motivo cargo adentro). Respeto, palabra bastante olvidada, ¿no?
        Gracias… va otro fuerte abrazo.

        Le gusta a 1 persona

  6. […] a través de Diálogos infinitos — El Blog de Arena […]

    Me gusta

  7. […] a través de Diálogos infinitos — El Blog de Arena […]

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s