La matemática del soneto

Collage small

Collage – Borgeano

Sigo leyendo y deleitándome con Ideas para la imaginación impura, de Jorge Wasenberg. En el capítulo veinticinco, luego de hacer algunos malabares con números y de determinar la clásica cifra de todas las partidas de ajedrez posibles, Wasenberg se adentra en el terreno literario, pero lo hace de la mano de la matemática. El resultado es maravilloso. Por un lado accedemos a un costado poco habitual de la literatura; pero en el mismo acto también accedemos a algo a lo que no estamos acostumbrados: a la belleza de la matemática. Transcribo el párrafo que llamó mi atención:

“Los poetas parecen tenerlo un poco mejor que los ajedrecistas. Un uno seguido de 415 ceros (10415) mide el número de sonetos libres distintos que se pueden llegar a componer, es decir, el número de maneras distintas que existen, en castellano, de ordenar seis palabras del total de las 85 000 de esta lengua en cada uno de los 14 versos. La inmensa mayoría de esos «sonetos» no tienen, claro, el menor sentido. Y de la inmensa minoría que sí tienen sentido, una inmensa mayoría serán malísimos. De modo que sólo una inmensa minoría, aún inmensa, de aquella minoría merece editor. Ahora bien, ni todos los seres humanos que quedan por nacer, metidos todos a genios del soneto con furia creadora de 24 horas al día, son suficientes para escribir una mínima parte del número de poemas geniales posibles, todavía no escritos. Salvados por la enormidad. Quevedo quizá no llegara a saberlo, ni falta que le hacía, pero sus sonetos ya estaban escritos en el mundo de lo realizable pero aún no realizado. Se pueden escribir 10354 918 novelas de 200 páginas a 360 palabras por página”.

Todo está ya escrito, dice Wasenberg; al menos en el mundo de lo realizable. El artista (ya no solo el escritor) sólo busca y desnuda, tal como Miguel Ángel lo hiciera con la piedra frente a él, la obra oculta.

“Crear es una ilusión, aunque sea una ilusión tenaz. Sin embargo, estamos salvados. Crear es descubrir. O digámoslo un poco mejor. Crear es descubrir, desde el mundo real, algo de mérito entre la sideral quincalla del mundo de lo solamente realizable. Duchamp quizá no llegara a caer en la cuenta, o, justamente, quizá sí, pero su idea del ready made era una propuesta sublime. Todo es, en rigor, un ready made. Incluso la idea del ready made”.

A descubrir, entonces, que con ello ya tenemos suficiente.

5 comentarios el “La matemática del soneto

  1. guiomar52 dice:

    Como siempre, un lujo contar con tus post!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Muchísimas gracias, Guiomar; sabes, a veces me planteo esto de escribir todos los días, ya que es un trabajito bastante complicado a veces. Tu comentario llega justo en uno de esos momentos de flaqueza y me dice que, al menos este año, como era la idea original, debo hacerlo. Después veremos.
      Me alaga que la entrada y el blog en general sean de tu agrado. Gracias por estar aquí.

      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  2. El soneto es el “sonido” del alma o sea la música que a través de su matemática de palabras se convierte en obra de arte, expresando a la vez emociones, sentimientos… Me encanta tu exposición. Y, ¿para qué escribir si todo ya está escrito? como dice el catalán Wasenberg? Tal vez uno escribe para los amigos o para recordar. con los grandes autores, que lo “medido” es también poesía. Mi abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      El juego de Wasenberg me gustó precisamente por eso, porque como él dice “Todo está escrito en el mundo de las posibilidades”; ahora los artistas (tú, por ejemplo) son los que deben separar la paja del trigo y traer a la realidad aquellos trabajos que sí valen la pena ser publicados y conocidos. En ese sentido todo es”descubrimiento” en lugar de “creación”; pero sea una cosa u otra (insisto en que Wasenberg está jugando desde ese otro ámbito de belleza que es la ciencia) tenemos que hacerlo, de lo contrario nadie lo hará y esa belleza se perderá para siempre.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Efectivamente, no hay nada nuevo bajo el sol. Sin embargo, y es algo que repito siempre a mis alumnos, la originalidad está más en la forma que en el contenido, en cómo te expresas, en cómo lo dices o escribes.
    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s