Filosofías erróneas I

 

enojo (1)

 

Como es lógico, dentro de la enorme panoplia de artículos, videos, libros, cursos y demás métodos de exposición y comunicación que tenemos a nuestra disposición, hay muchos que intentan ayudar a las personas a lidiar con los problemas prácticos; es decir, con esos problemas del «día a día», como habitualmente se dice. Pero como precisamente esa enorme cantidad de medios también están a disposición de cualquier persona, es muy probable que nos encontremos con que hay mucha hojarasca entre la hierba. El error más común del que parten quienes hacen estos videos o artículos —a veces bienintencionados pero que a la postre resultan todo lo contrario—, es que simplifican en exceso los temas y reducen lo que es un problema complejo a un solo término.

Por ejemplo, hay por allí un video de un tal Seiiti Arata titulado Qué pasa cuando te quejas por todo? (Sic). Como muchos supondrán, lo que el buen Seiiti Arata dice cosas como “Una persona que está quejándose es una persona que está sufriendo…” o “Cuando te quejas tu foco de atención está todo el tiempo buscando por las cosas que están mal…” (Sic) y lo que puedes hacer es… “Decide que a partir de hoy no te vas a quejar más. Para de quejarte y de ahora en adelante enfócate en otra perspectiva”. Voilá! Un genio el muchacho. A partir de este momento se terminaron todos mis problemas…

 

enojo (3)

 

Bien. El punto es que todo esto no pasa de ser una tontería; pero es una tontería que al ser moda, se torna peligrosa. Lo correcto, y esto es tan estúpido que hasta me da vergüenza tener que ponerlo por escrito, es que cuando hay razones para quejarse hay que quejarse. ¿De dónde sale toda esta tontería de que enojarse está mal? La gente piensa que la realidad se parece cada día más a un jardín de infantes y así se conduce. Está claro que no hay que quejarse porque sí ni por razones baladíes; pero cuando hay que alzar la voz, no hacerlo alto y claro es, literalmente, de cobardes.

Estuve tentado a poner algunos ejemplos, pero luego de escribirlos decidí borrarlos porque todos ellos pueden ser sintetizados en uno solo: Cuando algo está mal, hay que arreglarlo. Punto. ¿Ven? Es tan tonto que hasta da vergüenza ajena tener que ponerlo así de claro.

 

enojo (2)

 

Me quedo con una idea tangencial para paliar un poco la pobreza del último párrafo; se trata de uno de esos cuentos orientales que son lo contrario de estas filosofías; es decir, esos cuentitos que funcionan al revés: parecen tontos en la superficie pero tienen más sustancia en lo profundo. Como no lo tengo a mano y hace mucho que lo leí, lo transcribo de manera muy sintética: «El discípulo le pregunta al maestro sobre los límites de la violencia y de la tolerancia. “Si estoy meditando y un hombre quiere golpearme con un palo ¿Qué debo hacer?” A lo que el maestro le responde: “Debes ser lo suficientemente violento como para quitarle el palo y lo suficientemente pacífico como para no golpearlo con él”».

Eso es todo. Actuar, pelear, gritar, protestar, enojarse cuando es necesario y el resto del tiempo sí, ahí podemos jugar a ser un rayito de luz.

14 comentarios el “Filosofías erróneas I

  1. Absolutamente de acuerdo con tu propuesta y también en la decisión de tu remate final.
    Feliz día, amigo. Hoy me quejaré en voz baja en lo personal, pero en lo colectivo, gritaré.
    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es una pelea constante, Isabel; sobre todo eso que yo llamo “la filosofía Facebook” (mañana va otra parte que, de haberla tocado como me hubiese gustado la extensión sería el doble, además de que los problemas se hubiesen cuadruplicado. Por eso uno cada día se aísla más y vuelve, como siempre, a los libros. Allí está todo, como siempre ¡Y además son tan silenciosos!

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. guiomar52 dice:

    Me encanta el artículo. Yo procuro quejarme en lo que creo que tengo razón, y enfadarme si lo necesito. En cuanto a la enfermedad, tb, porque si no es queja directa es indirecta, ante algo que me solicitan y no puedo hacer doy un rotundo NO. Esto ayuda a distender el ánimo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      El asunto es, como siempre, saber dónde trazar la línea ¿no? No pasarse de un lado ni del otro. En mi caso suelo quejarme bastante, pero eso es porque las cosas, en general, funcionan mal ¡Qué más querría que pasar cada día sin razones para ello! Pero no, la gente se empecina en hacer las cosas mal o a medias. Y hay que quejarse, qué tanto.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Creo que en toda esta terminología ¿new age? se reduce todo a la forma y no al contenido.
    Protestar ante una injusticia, un atropello a tus derechos o dignidad, etcétera es necesario. Otra cosa es, como en el ejemplo del cuentito, dejarte llevar por las emociones negativas, como el odio, la ira…
    Éste tipo de filosofías son incompletas, o erróneas como tú las defines. Aparentemente hablan de psicología pero no dejan de ser meros consejos morales, repetidos una y otra vez como loros y sin cuestionarse el fondo.

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Así es, Xabier; y lo peor de todo es que, ante la falta de capacidad crítica, todo el mundo compra estas tonterías sin detenerse a considerarlas en lo más mínimo. Además, luego se convierten en gurús de estas “formas de pensamiento” y, ante un enojo justo o ante una crítica bien fundamentada, te salen al ruedo con idioteces como “la buena onda” y similares.

      Abrazo y perdón por la demora en otras respuestas; salí un par de días y estoy terminando con los comentarios y demás.

      Le gusta a 2 personas

  4. elarboldelchanchito dice:

    Buen punto compañero, además estos libros que refieres olvidan algo, los caminos de cada persona son tan distintos y complejos que no sirve Cualquier consejo, es decir, cada persona debe buscar su propio tratamiento y desafortunadamente el único libro que le sirve es el nivel de su propia conciencia

    Le gusta a 1 persona

  5. Excelente reflexión. No callarse es no rendirse. Asumir que todo está bien es engañarnos a nosotros mismos, fomentar la postura del doble rasero, automutilarnos. Quejarse es desarrollo, es abrir puertas, avanzar. Lo contrario es la muerte en vida, la prisión del resignado. Comparto su imagen del aislamiento y el regreso, siempre, a los libros. Gracias

    Le gusta a 1 persona

  6. Site Title dice:

    […] POST DISCOVER […]

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s