Colmillos

Imaginemos por un momento una situación descabellada, digamos una de esas películas con ideas algo absurdas pero con mucha acción: por ejemplo, una mujer está ahogando en un lago a sus dos hijos pequeños y quien viene al rescate es un perro. El animal salva a uno de los niños e intenta, infructuosamente, salvar al otro. Claro; el animal es un animal y no tiene aparejos ni herramientas ni, si los tuviera, tampoco tendría la capacidad para usarlos, así que usa lo que tiene: sus dientes. El animal es un héroe, por supuesto, pero aquí viene el meollo ridículo de la película: como el perro mordió al niño que salvó (y digamos que también a la harpía de la madre) y la ley establece que un animal que ataca a un humano debe ser sacrificado, eso es lo que se hará: el perro será sacrificado.

 

media.discovermine

 

Bueno, eso es lo que pasó hace un par de meses en Nueva Gales del Sur, en Australia y, por supuesto, después de la sorpresa inicial, comienzan a aparecer las frases y las preguntas de rigor. Las primeras son las más obvias, esas en las que todos caemos pero donde se quedan las personas como la tía Esmeralda, que nunca pasa de los titulares. Cosas como «No, si yo te digo que ya no se sabe quién es más animal…» o lo que dice el indignado de siempre «¡A ella habría que matarla, no al perro, que es un héroe!».

derechos de los animalesDespués podemos pasar a una segunda categoría de preguntas que, si bien tienen la misma base y el mismo fundamento que lo que acabo de decir, su objetivo es el de ir un poco más allá en estas cuestiones. Por ejemplo: ¿No va siendo hora que comencemos a reconsiderar el concepto de animal? Hace quinientos años René Descartes quitó a Dios del centro de las cosas, pero puso al hombre en ese centro y, peor aún, puso al pensamiento allí. A partir de entonces los humanos nos hemos dedicado a fregar las cosas con más entusiasmo aún de lo que lo habíamos hecho antes. Ahora nada podía detenernos. Sin embargo, ahora, en pleno siglo XXI, vemos que no somos más racionales que antaño o vemos que el concepto de racionalidad, para ser más precisos, debe ser puesto en tela de juicio.

Animales

En otras palabras; lo que quiero decir es que tal vez debamos, ahora, descentrar al ser humano de manera definitiva y colocarlo donde corresponde: en un sitio particular y privilegiado dentro del entramado de la naturaleza. Y soy consciente de que dije «privilegiado»; pero no olvido que ese privilegio conlleva, también, la mayor de las responsabilidades. Sólo de ese modo dejaremos de ahogar a nuestros niños en un lago y, por sobre todo, dejaremos de asombrarnos de lo que puede hacer la naturaleza con los dientes de un Pitbull.

 

Hay muchos artículos sobre esta noticia en la red; aquí les dejaré el enlace a uno solo de ellos para que vean que no deliro. Quise decir: aquí.

10 comentarios el “Colmillos

  1. A veces me pregunto porque no hay comentarios , cuando el tema da para mucho. Hay que ver lo que está pasando a la tierra incluidas las especies, por creernos el ombligo del mundo. La Ecología a descifrado el entramado de las cadenas y de los ciclos que hacen que la vida prosiga. Tan sencillo si no tuviésemos bacterias, simplemente no viviríamos. No todos los microorganismos son agresivos, Otros nos ” defienden”. El mundo macro y el micro tienen relaciones que nuestros sentidos no nos permiten admitir. Buen tema mi buen, abrazo y feliz sea tu navidad.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Ése es en sí mismo, otro tema interesante, Rubén; muchas veces he encontrado que entradas a las que yo suponía dignas de debate, pasaban desapercibidas y otras, de carácter trivial (o no tan importantes, digamos) obtenían una atención desmesurada en relación a su importancia. Esta entrada de hoy me parece importante porque tiene una injerencia absoluta en nuestras vidas; una injerencia palpable real y, sin embargo, pasó sin pena ni gloria. El tema de por qué la gente le presta más atención a ciertas cosas y no a otras es por demás interesante, pero no creo ser la persona idónea para estudiarlo.
      En cuanto a lo que dices del tema en sí, como siempre debo refrendar tus palabras. Todos somos parte integral de un entramado demasiado complejo y, precisamente como todo tema complejo, más delicado y con más posibilidades de fallas. De allí que este tema sea de vital importancia. Que los humanos hemos hecho las cosas mal es evidente; ahora hay que ver si estamos a tiempo de revertir la situación.

      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Otra cosa que observo, que pocas personas leen lo escrito con anterioridad, si no es fresco, deja que desear. El pensamiento no se echa a perder cuando es de calidad.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Es como un corolario del tema anterior. A eso que dices Heidegger lo llama “El ansia de novedad”. Todo tiene que ser nuevo y, si es posible, brillante, grande y desplegable… Una verdadera pena.
      Por cierto, eso se aplica también a casi todos los ámbitos. He tenido la suerte de rodearme, aquí en Morelia, de muchos artistas y escritores; pero soy el único que lee los clásicos. Cuando salió a la venta la colección de filosofía de Gredos, muchos de ellos compraron todos los volúmenes, pero con el paso del tiempo he comprobado que no han leído ninguno de esos volúmenes (¡Y yo que no pude conseguir el de Schopenhauer! Ellos lo tienen ahí, aburrido, en un estante). La cuestión es leer lo novedoso, no lo bueno. Imagínate que aquí, en un blog, eso se magnifica.

      Un abrazo.

      Me gusta

      • Si. He escrito cuentos que considero de buena factura, tuvieron su momento comentaron y nadie los lee. Otra es fácil poner me gusta como cortesía. Sin comentario. Antes era al revés. Hay “me gusta ” con y sin lectura. Si no me mueve no comento

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        También de acuerdo en eso. Yo si no leo no pongo “me gusta” (hay mucho de eso en la blogosfera). Sé que tengo lecturas pendientes en tu blog, por ejemplo; pero no quiero pasar a dar “me gusta” y salir corriendo, prefiero esperar a tener el tiempo necesario y leer. ¡Por algo te tomas el trabajo de escribir, caray!

        Me gusta

  3. Hola. Es muy interesante el caso, y penoso a la vez.
    El hombre está perdiendo ls humanidad, no solo por el caso que cuentas, que es bastante controvertido, sino porque en general, está destruyendo su hábitat y masacrando a otras especies que conviven con nosotros. Es absurdo y triste… Buen artículo.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      En estos temas hay marcados contrastes, Yai; ya que por una parte es cierto lo que dices, que estamos destruyendo todo a nuestro alrededor y, por otra parte, veo, con cierta esperanza, que hemos comenzado a dar pasos en la dirección correcta (vegetarianismo, veganismo, etc. y otras actitudes de carácter ecológico). Es decir, que hay fuertes aspectos en las dos caras de la moneda. El asunto es si no hemos comenzado demasiado tarde… Espero que no.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Había escrito observaciones pero se los trago la red. Aun no diguiero. Grrr.abzo y feliz navidad

    Le gusta a 1 persona

Responder a Rubén Garcia García - Sendero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s