Huellas (II)

 

Hace poco visité un convento del siglo XVI donde me encontré con la huella de un perro, huella que me llevó a hacerme algunas preguntas de esas que uno se hace porque sí y que resultan más útiles y válidas que las habituales ¿Lloverá mañana? o similares. Ahora encuentro esto, que me hace ver que no soy el único en «perder el tiempo en cuestiones triviales». El asunto no es menos encantador que el que me tocó en suerte a mí, pero sí mucho más atractivo por el detalle de que esta huella fue dejada en un manuscrito medieval. Vamos al grano:

 

w8KT9Bu

 

Mientras investigaba un manuscrito medieval, Emir O. Filipović, un asistente de enseñanza en la Universidad de Sarajevo, descubrió páginas del libro manchadas con las huellas entintadas de un gato. Como todo hijo de la modernidad, Filipović  tomó algunas fotos para mostrársela a sus amigos y, por extensión, a todos nosotros.

 

ggv5PIA

 

Los manuscritos medievales generalmente contienen muchas cosas extrañas: garabatos pequeños, hongos extraños, iniciales decoradas elaboradas, agujeros presumiblemente perforados por gusanos u otras plagas, e incluso filigranas cuidadosamente hechas a mano.

 

waakAGk

 

Estas huellas de tinta se hicieron poco después de escribir las páginas y podemos imaginar al monje que copiaba el libro, furioso, espantando al gato con pánico mientras intentaba sacarlo de su escritorio. Sea como haya sido, el daño ya estaba hecho y no había nada más que se pudiera hacer, tan sólo pasar la página y continuar el trabajo. Así, tal vez sin decirle nada a nadie, el monje siguió con su trabajo y el episodio fue «archivado» para la historia y para que yo pueda, hoy, escribir esta pequeña entrada.

5 comentarios el “Huellas (II)

  1. Que curioso el gato… Te deseo Feliz Navidad!!! Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Quizá el modo de copiar escritos haya cambiado con el paso del tiempo, pero la curiosidad y capacidad de los gatos para posarse en los lugares menos oportunos sigue siendo igual de implacable.

    Adoro leer entradas tan curiosas como esta.

    Un saludo y felices fiestas.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Como alguna vez dije aquí, éstas son las cosas que me hacen feliz –y lo digo si exageración alguna–. No te cambio un hallazgo como este por diez horas de televisión. Claro está, lo mejor es saber que hay gente (aunque sea poca) a la que estas “nimiedades” les parecen tan atractivas como a mí. Es entonces cuando la vieja isla desierta comienza a poblarse y uno sabe que está en buena compañía.

      Muchas felicidades para ti.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Cuidado con el gato. En casa me ha pasado varias veces. Tienen el don de ponerse en el lugar exacto y en el momento adecuado.
    Entiendo al pobre monje…

    Abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s