Querer lo imposible

 

Cliff Walk At Pourville - Claude Monet

Cliff Walk At Pourville – Claude Monet

Debido a que el clima y la luz del día cambian continuamente, Claude Monet creía que cualquier efecto visual duraba solo siete minutos, tiempo demasiado breve para pintar toda una obra. Dijo que quería «expresar mis impresiones antes que los efectos más fugitivos».
Su solución fue trabajar en varios lienzos a la vez, colocando uno nuevo en el caballete cada siete minutos aproximadamente para capturar el efecto que buscaba. Georges Clemenceau lo encontró una vez en un campo de adormideras haciendo malabarismos con cuatro lienzos diferentes: «Iba de uno a otro según la posición del sol». En 1885, Guy de Maupassant dijo: «Ya no es un pintor, es un cazador. Camina a lo largo del campo, seguido por niños que llevan lienzos, cinco o seis lienzos que representan el mismo tema a varias horas del día y con diversos efectos. Los recogía o los dejaba caer uno por uno según cambiaba el cielo…».

 

River Thames in London, Waterloo Bridge

River Thames in London, Waterloo Bridge – Claude Monet

Cuando Monet visitó Londres en 1901 para capturar la «atmósfera única» de la niebla de la ciudad, John Singer Sargent lo encontró rodeado de 90 lienzos, «cada uno el registro de un efecto momentáneo de luz sobre el Támesis. Cuando se repetía el efecto y se daba la oportunidad para terminar la imagen, el efecto generalmente había desaparecido antes de que pudiera encontrar el lienzo particular en el que debía trabajar».

«Estoy persiguiendo un sueño», dijo Monet una vez. «Quiero lo imposible».

Anuncio publicitario

4 comentarios el “Querer lo imposible

  1. Me satisface muchísimo esta entrada, Borgeano, porque creo que os verdaderos genios, los auténticos artistas tienen una percepción de la creación muy diferente al común de los humanos que por carecen de ella y por espo se les tilda de «locos» con demasiada frecuencia. Perseguir la luz… ¡qué maravilla!
    Gracias y que tengas un buen día.
    Un brazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias, Isabel; esa idea de querer «atrapar la luz» me pareció sencillamente genial. ¿Y no es acaso lo que todos queremos hacer en nuestras disciplinas? ¿No queremos atrapar la luz de un verso o de una idea; la luz de una melodía o de un gesto? Creo que los artistas están siempre a la búsqueda de lo inefable.

      Un abrazo.

      Me gusta

  2. MJBeristain dice:

    Casualmente hoy escribía un pequeño poema con el tema de lo imposible… Lo tenía madurando y va y me ganas «por la mano» (que se dice en el juego de cartas). Nada tiene que ver con tu interesante tesis sobre lo huidizo de la luz… pero te darás cuenta de la casualidad cuando lo leas. Pienso publicarlo ahora mismo… La energía fluye pero nunca sabremos cómo funciona el núcleo de sus conectores más íntimos.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      La sincronicidad de la que hablaba Jung es la que hace que estas cosas sucedan, María; tampoco es gratuito que al leernos mutuamente nos realimentemos y que los temas se vayan superponiendo o acercándose de manera que parece azarosa o casual (aunque no podemos desechar tampoco esta idea por completo, claro). Sea como fuere, es un placer coincidir, como siempre.

      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s