Breve ensayo sobre el sentido de la vida (Parte III)

f3c6df08fc3437fbd0d27192f23911ea--flores-wallpaper-google

 

El dibujo era sencillo pero muy sugerente. Un hombre moría y caía a tierra. Con el paso del tiempo comenzó a descomponerse para terminar siendo nada más que un puñado de huesos; éstos, poco a poco, se convirtieron en colinas y sobre ellas aparecieron árboles, pájaros y más personas que caminan sobre ellas. Alguien que compartía ese momento dijo «¿No sería muy triste que eso fuera todo?», a lo que respondí con mi propia idea sobre el asunto, la cual no es otra que si después de la muerte vamos a vivir por siempre, entonces esta vida carecería de sentido, lo cual sí sería realmente triste. En síntesis: las dos viejas posturas opuestas e irreconciliables (las cuales no me alejaron de esa persona, por fortuna).

Arthur Schopenhauer dijo, en una frase que puede parecer naïv pero que condensa mucha más verdad y profundidad de lo que puede verse a simple vista (además, si alguien quiere ahorrarse la lectura de las 1600 páginas de El mundo como voluntad y representación y sus notas puede considerar esta cita como a la síntesis de la síntesis):

«Encontré una flor silvestre, me admiré de su belleza, su perfección en todas sus partes y exclamé: «Pero todo eso, en ella y en miles iguales, brilla y se marchita sin que nadie lo observe y a menudo sin ni siquiera ser contemplado por ojo alguno». Ella contestó: «¡Necio! ¿Piensas que florezco para ser vista? Florezco por mí y no por los demás, florezco porque me place: en eso, en que florezco y vivo, consisten mi alegría y mi placer».

La voluntad (voluntad como «impulso vital», no como «opción deliberada») que forma el trasfondo de toda vida debe ser el norte de nuestra existencia. Del mismo modo en que esa flor crece y florece por y para sí misma, así nosotros debemos plantarnos sobre nuestros pies con firmeza y convicción y vivir valorando esta vida y ninguna otra. Hay que aclarar que de ninguna manera se hace aquí una apología del egoísmo y de la individualidad más descarada, no; ese tipo de lecturas erróneas parte de tomar la parte por el todo (por eso hay que leer esas 1600 páginas, de un modo u otro) y quedarse, precisamente, con la apariencia en lugar de la sustancia.

Vivir es vivir el instante; ser conscientes del presente y valorar el inefable sentido de estar vivo. En una palabra: Ser. Ser con plena conciencia y a como dé lugar, superar cualquier escollo que se nos presente y aprender a despedirse de lo que deba o quiera quedar atrás. Vivir pendientes o presos de la mirada ajena no es vivir, sino delegar nuestra vida en las manos (o en los ojos, para seguir con la metáfora) del otro y eso nunca nos permitirá la independencia que necesitamos para poder decir «florezco porque me place: en eso, en que florezco y vivo, consisten mi alegría y mi placer».

 

Anuncios

17 comentarios el “Breve ensayo sobre el sentido de la vida (Parte III)

  1. Muy buena reflexión, gracias. Parece que vivimos más que nunca en lo opuesto, no vale si no se muestra, llega a muchos y se valora y aprueba externamente.

    Un saludo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Así es, “caos” (me gusta que, de alguna manera, alguien se llame así). Esta serie comenzó por una serie de comentarios que personas queridas compartieron conmigo; comentarios donde se los veía profundamente deprimidos. Me di cuenta que ese estado emocional era, en parte, porque viven pendientes de las redes sociales y de la mirada del otro como determinante de lo que uno es o debería ser. La serie no es más que mi marcado punto de vista a favor de la vida y de la pasión por vivirla a como dé lugar; pero no sé si cumplirá el objetivo de que llegue a estas personas. De todos modos, el intento vale la pena.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Lo que expones sobre el Ser me recuerda, con matices diferentes, a la ontología de Parménides. El ser es, y el no ser no es. Era el dogma sagrado de mi profesor de filosofía en COU (Curso de Orientación Universitaria en España), se me quedo bien grabado, jajaja. Yo que soy más de Heráclito he de reconocer que en el Ser se encierra todo el misterio. En ser uno mismo, pese a las mutabilidades del pensamiento y el sentimiento. No hay misterio, ni contradicción, Ser (con mayúscula) como bien dices es vivir el aquí y el ahora; EL PRESENTE, lo único que existe. Intangible e inalcanzable si no es desde la conciencia.

    Me encantó todo el texto por su profundidad filosòfica y su matiz poético.

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Volvemos, de alguna manera, al tema de las dualidades. En estos casos de pensamiento puro, aunque uno sea un equipo particular, a veces tiene que reconocer que la jugada del contrario estuvo buena. Yo, que soy un antiplatónico absoluto, a veces me encuentro diciendo “La madre que lo parió… que tiene razón y tendré que citarlo tal cual…” o, por el contrario, cuando Schopenhauer se pone a hablar de las mujeres, por ejemplo, tengo que barrerle la basura debajo de la alfombra.
      Ahora, con respecto al Ser, podemos seguir a los dos viejos maestros. ¿Qué es el Ser? ¿Alguien lo vio? ¿Qué aspecto tiene, dónde reside, cuáles son sus características? Ante preguntas como estas bien podemos responderle con alguna paráfrasis de Heráclito o con alguna otra. Una que se me ocurre es una paráfrasis de Agustín, cuando intenta definir al tiempo: “¿Qué es el tiempo? Si me lo preguntan, no lo sé; si no me lo preguntan, lo sé”. Lo mismo diría yo del Ser.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. María dice:

    Vivir el “aquí y el ahora” . Es que hay alguna otra manera de vivir y ser feliz? El pasado solo existe como referencia y el futuro está por escribir. El presente es lo único que tengo.
    Besos muy presentes desde esta parte del mar, amigo mio.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Así es, María; pero el asunto es que muchos lo dicen, pero no lo hacen, lo cual equivale a la nada. Si este tipo de ideas no se convierte en una práctica es totalmente inoperante e improducente. Y no deja de ser una pena que tanta gente se lo pierda ¿No?

      Besos miles.

      Me gusta

  4. ConsVida dice:

    Me parece muy loable la idea de Schopenhauer y lo que expones en tu texto pero tambien me parece que no es suficiente para el sentido de trascendencia que a algunos nos inquieta. No creo ser un bicho raro pero no hay dia que no me pregunte por el sentido de la vida, del ser humano , de todo lo que vemos y tenemos a nuestro alrededor. Me es imposible vivir esta vida solo por el simple hecho de vivirla.
    Si que estoy de acuerdo , en cambio, con intentar vivir en el presente y disfrutar de lo que tenemos ( en la medida de lo posible) . Porque lo que nos rodea , a menudo es banal y material , en ocasiones superfluo y carente de importancia si lo pensamos dos veces… Yo por ejemplo no me siento idendtificada con vivir segun los preceptos que nos marquen politicamente , tecnologicamente , economicamente , etc porque terminan alienandonos mentalmente , coartando muchas de las libertades humanas que antano hacian posible el pensamiento critico y filosofico y mas bien encaminandonos hacia una sociedad homogenea y robotizada. Y ojo que con esto no quiero parecer pesimista pero esque hay tantas cosas que considero que no “llenan” al ser humano… podria enumerar unas cuantas…..
    Un abrazo y encantada de leerte!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Entiendo, ConsVida, lo que dices, ya que vivo rodeado por personas que piensan como tú (las que piensan como yo somos muchos menos). ¡Lo bueno de todo esto es que al menos podemos convivir! (siempre que se hagan algunos pequeños esfuerzos, como dejar toda intolerancia de lado, con eso alcanza).
      Ahora, vamos al punto. Sí, entiendo que, para quienes desean o creen o necesitan de un sentido metafísico mayor que el que nos provee la vida material, este pensamiento no es suficiente, pero el punto es cuál es la verdad, porque con desearlo o “sentirlo” o necesitarlo no quiere decir que eso vaya a ser así. De todos modos, cada cual encontrará el camino correcto para paliar estas necesidades de la mejor manera y está bien que así se haga. Por mi parte, creo que esto es todo (lo he creído desde niño, cosa que no es poco curiosa) y me apego, entonces, a lo bello de esta vida disfrutándola en cada instante. ¿Es triste la idea de que “esto es todo”? Tal vez lo sea; pero para quien esto escribe la idea de eternidad tampoco es muy atractiva que digamos ¿vivir eternamente? No, no, gracias; mejor paso.
      Como ves, cada cual tiene su punto de vista, ya que pruebas en contrario no las tiene nadie; así que, como dije antes, cada cual encontrará los medios para paliar su angustia a su manera. Lo importante –y hago hincapié en esto– es que podamos convivir con amor y respeto entre todos.

      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  5. ConsVida dice:

    Gracias por tu respuesta! Pues yo a veces me siento justo al contrario , ya que no encuentro facilmente personas que piensen como yo ( o parecido) . Por supuesto ahi reside la riqueza , en tolerar, compartir y aprender de los demas… y tambien reservar la posibilidad de estar equivocados..Pienso igual que tu en ese aspecto de apegarse a esta vida y a todo lo bueno que nos ofrece pero tampoco descarto la opcion de que haya algo tras esta existencia ( quiza no sea otra vida o quiza se escape a nuestro entendimiento ;). De todos modos ha sido un placer intercanbiar opiniones contigo. Muchas gracias !

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Déjame decirte que yo he encontrado aquí más gente con la que charlar (incluso no estando de acuerdo, pero debatiendo con altura y calidez) que en la vida real. ¡Espero que si estoy equivocado y existe algo después de la muerte pueda encontrar allí alguien con quien charlar en este tono! Porque la verdad que vivir eternamente diciendo tonterías me da como miedito…

      Un fuerte y agradecido abrazo.

      Me gusta

  6. Excelente reflexión sobre el aquí y ahora

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias, Pippo; al contrario de muchos que en las redes sociales viven colgando cartelitos con el tema pero que agotan allí su actividad, aquí tratamos de convertirlo realmente en un modo de vida; así que me hace doblemente feliz que haya sido del agrado de ustedes.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  7. No tiene desperdicio; «Encontré una flor silvestre, me admiré de su belleza, su perfección en todas sus partes y exclamé: «Pero todo eso, en ella y en miles iguales, brilla y se marchita sin que nadie lo observe y a menudo sin ni siquiera ser contemplado por ojo alguno». Ella contestó: «¡Necio! ¿Piensas que florezco para ser vista? Florezco por mí y no por los demás, florezco porque me place: en eso, en que florezco y vivo, consisten mi alegría y mi placer».

    La mejor cadena del hombre la lleva dentro de sí mismo. Abrazo grande y gracias por haberlo colgado.

    Le gusta a 1 persona

  8. ¡Buenas noches!.Me gustaría dar un enorme aprobado por la gran información que tenemos aquí en este sitio . Voy a volver muy pronto a divertime con esta web.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s