El poder de la bicicleta

 

bicycle

 

En un artículo de 1973 de Scientific American sobre tecnología de bicicletas, el profesor de ingeniería de Oxford, S.S. Wilson mostró que un hombre en bicicleta mejora su índice de eficiencia a No. 1 entre las criaturas y máquinas en movimiento: «Cuando se compara la energía consumida al moverse una cierta distancia en función del peso corporal para una variedad de animales y máquinas, se encuentra que un hombre que camina sin ayuda tiene un buen rendimiento (consume aproximadamente 0,75 calorías por gramo por kilómetro), pero no es tan eficiente como un caballo, un salmón o un jet. Sin embargo, con la ayuda de una bicicleta, el consumo de energía del hombre para una distancia determinada se reduce a aproximadamente una quinta parte (aproximadamente 0,15 calorías por gramo por kilómetro)».

 

la ventaja de la bicileta

Cuadro comparativo de la relación costo/beneficio de las diferentes formas de  transporte

 

Más tarde, en 1974, el filósofo austríaco Ivan Illich escribió: «El hombre promedio estadounidense dedica más de 1.600 horas al año a su automóvil. El hombre se sienta en él mientras va, viene y mientras permanece parado. Lo aparca y lo busca. Gana el dinero necesario para cubrir los gastos y para cumplir con las cuotas mensuales. Trabaja para pagar gasolina, peajes, seguros, impuestos y boletos. Pasa cuatro de sus dieciséis horas de vigilia en la carretera o reuniendo sus recursos para ello. Y esta cifra no tiene en cuenta el tiempo consumido por otras actividades dictadas por el transporte: el tiempo que se pasa en hospitales, tribunales de tránsito y garajes; el tiempo dedicado a ver comerciales de automóviles o asistir a reuniones de educación del consumidor para mejorar la calidad de la próxima compra. El hombre promedio estadounidense desperdicia 1.600 horas para obtener 7.500 millas: menos de cinco millas por hora. En los países privados de una industria de transporte, las personas logran hacer lo mismo, caminando a donde quieren ir, y asignan solo del 3 al 8 por ciento del presupuesto de tiempo de su sociedad para el tráfico, en lugar del 28 por ciento».

 

Por supuesto, está de más hablar de los otros beneficios que tiene la bicicleta comparados con los del automóvil. Más aun en estos tiempos donde no sólo debemos pensar en el bien personal, sino en el general y, sobre todo, en el bien global. La vieja y confiable bicicleta parece ser una verdadera fuente de soluciones para muchos de nuestros problemas.

18 comentarios el “El poder de la bicicleta

  1. Me encanta. Es mi medio de transporte favorito. Feliz día. Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. MJBeristain dice:

    Eres TREMENDO… No solo soy fan de la bicicleta, especialmente en ciudades como la mía que esta perfectamente acondicionada para su uso mediante carriles específicos adecuados, sino que lo que más me gusta es que me hagas sonreir con las reflexiones que utilizas y con las que nos machacas las neuronas para llegar a esa convicción. Roberto, un beso

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¡Pues me has hecho el día! Gracias por ello. Luego, con respecto al tema de la entrada, pues sí, hoy en día las ciudades van poco a poco acondicionándose a estas “nuevas” costumbres como lo es el andar en bicicleta. Las conclusiones, como en este caso, vienen solas; hay temas a los que uno les busca la vuelta de puro terco o aburrido nomás; pero en este caso creo que ella se impuso por sí misma.

      Besos mil.

      Me gusta

  3. Si. Pero todo en exceso tiene inconvenientes, mucha bicicleta puede afectar la prostota en el hombre y cistitis recurrentes en mujeres. Abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. […] a través de El poder de la bicicleta — El Blog de Arena […]

    Le gusta a 1 persona

  5. Es evidente el beneficio de montar en bicicleta, sin embargo prefiero caminar. Mi relación con cualquier objeto con ruedas no es buena. Reconozco que en este aspecto soy raro, jajaja, comprenderás que a mi edad ya no voy a cambiar de parecer…

    Te dejo una frase que una vez leí en un libro: quién sabe manejar su propia bicicleta puede manejar la de cualquier persona. (No recuerdo las palabras exactas, pero en esencia éste era el mensaje) Una forma metafórica del famoso “nosce te ipsum”-

    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Pues sí, también yo, Xabier, prefiero caminar (en ese sentido son un peripatético absoluto. A medida que iba escribiendo Nada en propiedad –donde hice, en algunos capítulos, una defensa del acto de caminar– iba tomando notas para un posible volumen sobre el caminar en sí. Veremos si algún día llega a algo). Pero, de todos modos, la bicicleta me parece, por así decirlo, el segundo medio de transporte por excelencia. Aclaro que mi defensa es puramente lúdica. Defiendo la bicicleta en cuanto medio de divertimento, más que nada.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder a Borgeano Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s