El arte de vender vacío (involuntaria parte II)

 

A raíz de la entrada anterior (Miniso o el arte de vender vacío), encontré que el artista con el que abrí la entrada y con el cual ejemplifiqué las ideas de Buyng-Chul Han, es decir, Jeff Koons se ha convertido en el artista vivo que ha vendido una de sus obras a mayor precio. La obra en cuestión es la siguiente (y una pregunta: ¿cuánto pagarían por esta obra de 104 centímetros de un conejo de acero que remeda a un conejito inflable?)

 

Koons

 

Pues en Christie’s, New York, la obra se vendió, hace unos diez días, en 91 millones de dólares. ¿Absurdo? Pues sí, sin duda alguna ¿Pero qué esperaban de esta modernidad donde, tal como dije en la entrada anterior, prevalece todo aquello que carezca de cualquier característica personal, diferenciada, compleja, interesante? Pues no podemos más que reconocer que el absurdo gana terreno a pasos agigantados y que lo peor de todo es que ni siquiera podemos criticar nada de lo que sucede. Otra característica de estos tiempos es que enseguida aparece cualquier posmoderno trasnochado, de esos que no entienden la diferencia entre crítica y maledicencia y nos conmina a callarnos la boca porque alguien puede sentirse violentado; así que no podré decir que considero a alguien que gasta 91 millones de dólares en un conejo brillante como un imbécil. No, yo no lo dije. Pero lo pienso.

7 comentarios el “El arte de vender vacío (involuntaria parte II)

  1. luluviajera dice:

    Hay obras que si son obras de verdad y que valen tanto la cuestión económica, como la sentimental por así decirlo. Pero pagar una cantidad absurda o fuera de sí solo por derrochar en números, se me hace bastante absurdo. Cuando podría ser más aportable esa cantidad en ayudar a personas o animales fundaciones etc. Sí ves que se trata de resaltar el nombre de quién da tanto ese sería lo mejor. Aunque hay personas que prefieren no decir su nombre. Un beso grande.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      El arte, hoy, se ha prostituido por culpa del mercado. Hay muchos críticos bien fundamentados que hablaron y hablan del tema, pero ahí se sigue, vendiendo basura a precios exhorbitantes. No voy a caer en el facilismo de decir que ese dinero podría utilizarse para otras cosas “más útiles” (nunca me gustó demasiado esa postura); pero sí podría decir que ese dinero sí podría ir a manos de verdaderos artistas, de verdaderos creadores, y no a manos de oportunistas mediocres pero bien conectados.

      Besos mil.

      Me gusta

  2. macalder02 dice:

    Hay ricos que seguramente no tienen en que gastar su dinero y caen en la especulación del arte moderno, si así le llaman a este conejo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Me recuerda “El traje nuevo del emperador” de Hans Christian Andersen:

    https://es.wikipedia.org/wiki/El_traje_nuevo_del_emperador

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s