La (gran) ventaja de no ser boliviano

V Putin

Vladimir Putin está en el poder desde 1999 y lo estará hasta el 2024; es decir, 25 años. Eso está muy bien, las leyes de su país así lo permiten y nadie puede decir nada. Pero ahora resulta que Vladimir Putin quiere modificar la Carta magna de su país y así poder perpetuarse en el poder de manera indefinida. Veamos cómo lo dice La Razón:

«En su proyecto de reforma a la Carta Magna, Putin plantea que el mando ya no se concentre en la presidencia, sino en el primer ministro, como ocurre en sistemas de gobierno europeos. Hasta aquí, no hay nada de anormal; sin embargo, al tomar en cuenta que el líder ruso planea dejar la presidencia en 2024 y convertirse en primer ministro, la iniciativa parace jugar a favor de que sea él quien continúe al frente del destino de Rusia y de la política exterior de sus aliados».

Y bien… me puse a leer titulares de diarios de aquí y de allá; del norte y del sur, del este y del oeste y no encontré ni uno solo que titulara algo así como «dictador» ni, mucho menos «indio dictador», tal como en algún sitio racista vi que se lo tildaba a Evo Morales, quien ganó de manera honesta su cuarta reelección, la cual no pudo cumplir porque, ya se sabe, no es lo mismo ser un lindo rusito que un indio boliviano (ya hablaré de mi experiencia personal en Bolivia en una próxima entrada; ya que ha desaparecido de las noticias, creo que podría sumar un pequeña nota al pie).

.

V Putin 02

.

Por cierto; algo así ocurre también con Nicolás Maduro (quien va por su segundo mandato) y Angela Merkel, quien va por el cuarto y quien dijo que no va a presentarse a una nueva elección (cosa que podría hacer, si quisiera). Vean los titulares y notarán la enorme diferencia en los adjetivos entre ambos mandatarios. ¿Alguien ha leído u oído que se la tildara a Angela Merkel de «tirana», «dictadora» o algo por el estilo? Al contrario; los adjetivos son siempre positivos (como la famosa «Dama de Hierro»; Margaret Tatcher, quien también estuvo once años en el poder).

¿Qué tendrá Europa y la América del norte que nunca tienen tiranos suceda lo que sucediere y en cambio Latinoamérica siempre está en problemas con estos indios dictadores? ¿Será una cuestión política o semántica? ¿Será una cuestión cultural o geográfica? ¿Será una cuestión orgánica o legal? ¿O será simplemente una cuestión racista?

En lo personal creo que tendría que modificar la primera de las preguntas que hice y que debería plantearla así: ¿Será una cuestión política o racial? y la respuesta que daría es que sí; es que es ambas cosas y que la cuestión semántica sólo está al servicio del primero de los poderes. El poder político usará cualquier herramienta que necesite para ejercer su fuerza, y la semántica, el lenguaje y los significados están a su servicio. Recuerdo aquí aquellas palabras de Philip K. Dick:

«La herramienta básica para la manipulación de la realidad es la manipulación de las palabras. Si puedes controlar el significado de las palabras, puedes controlar a la gente que debe usar las palabras».

Y por supuesto, si uno tiene la (gran) suerte de no ser boliviano, mucho mejor. Eso es algo que siempre ayuda.

14 comentarios el “La (gran) ventaja de no ser boliviano

  1. Coincido, Putin va camino al mito de ser un gentleman, yo lo asociaría a la figura de buen drácula. El problema de Latinoamerica con excepción de Cuba es que no se da a respetar ni de uno u otro lado.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Hacerse respetar, desde la posición que ocupa latinoamérica en el mundo, no es fácil. Fíjate lo que sucedió desde el 2005 al 2015; cuando se intentó una forma de unión latinoamericana fuerte, enseguida desde el norte se minaron todas las posibilidades. Hasta Obama llegó a decir “Cristina no es nuestra amiga” (como si un mandatario extranjero tuviera que ser calificado en función de su amistad con Estados Unidos). Saltando a Medio Oriente, fíjate lo que sucede ahora en Irán (a quien le han echado el ojo desde hace décadas): aunque ya tenían encima numerosas trabas comerciales, ahora EE.UU. va a sumarle muchas más ¿Cómo hace un país para avanzar así? Es imposible. Dentro de unos años, cuando Irán esté más atrasado de lo que está ahora, se lo señalará y se dirá que están así por culpa de sus líderes políticos.
      Sí, lo ideal sería hacerse respetar; no cabe duda, pero mientras tanto, podrían ser respetados por aquellos que exigen respeto para sí mismos; es decir, una simple y llana retribución.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Si, entiendo y estoy de acuerdo. Pero ¿no crees que nos equivocamos de estrategia? No se trata de medir fuerzas en su nivel, que desde adentro cada día es menos. Mi punto es el siguiente, la esclavitud nunca desapareció, el hombre no ha aprendido a superar la organización del sompopo, los estratos, las jerarquías, le es imposible pensar como un ser autónomo, cada país en latinoamerica está observando a quien arrimarse para caerle bien. Existen formas de tener dignidad, no comprar lo que intentan vendernos por ejemplo. Pero además debo decirte, cada uno de nosotros debe cambiar primero si desea cambiar la sociedad.

        Un abrazo

        Le gusta a 1 persona

  2. El supremacismo del Norte y de Europa en parte es por estar al lado del verdadero poder del mundo. Esos poderes fácticos a la sombra de los gobiernos. Qué pasaría si Soros, Rotschild y compañia fueran del sur? España, en su momento (guerra civil) y Latinoamerica han sido los únicos focos de rebeldía que podían hacer tambalear el sistema. Hoy, lamentablemente, creo que está todo perdido. Apenas hay diferencia entre USA, China, Rusia o la UE, el capitalismo ganó la batalla y Roma no paga a los traidores…
    Lo que citas de la semántica me recuerda al famoso neolenguaje del libro 1984 de Orwell. Todo es tan fácilmente manipulable…
    Lo peor de todo es que las personas no importamos para ellos, seamos bolivianos, españoles o de Irán.

    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es un tema que ya hemos charlado, Xabier, y en el que vamos coincidiendo, como en este caso donde estamos de acuerdo en que la sensación (como verás, sigo dejando una puerta abierta, aunque ésta es como la Alicia, cada vez más pequeña) es de que todo ya está perdido.
      Lo de Orwell (al que sumo Huxley) es cada vez más real y más aterrador. lo estamos viendo también de manos del feminismo fanático (para diferenciarlo del otro, del moderado, el cual también ya ha perdido la batalla). Ahora la confusión es tal que se utilizan los mismos términos para señalar corrientes o, directamente, cosas antagónicas. Todo esto no puedo dejar de atribuirlo a algún tipo de control dirigido (y eso que intento por todos los medios de evitar este tipo de expresión cercana a lo “conspiranoico”, también ya lo hemos hablado); porque de lo contrario no se entiende que se acentúe el estado de confusión aún desde aquellos ámbitos donde debería ser combatido, como los medios o las instituciones clásicas como las universidades o las escuelas.

      Un fuerte y esperanzado abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • La confusión, el caos, la desinformación o manipulación de la misma no deja estar presente , conspiranóico o no, el tema es complejo. Cómo clasificaríamos por ejemplo el lenguaje subliminal, estas técnicas son utilizadas desde hace muchas décadas. Nos guste o no, el sistema se mantiene en gran parte gracias a estos medios coercitivos. La disidencia se permite pero todo está bien controlado. Donde en 1984 el Gran Hermano era un ente externo de control nuestros aparatitos modernos (smartphones, tablets, pc…) son un espia interno ante el cual nos arrodillamos y adoramos todos, en mayor o menor medida…

        Un fuerte abrazo

        Le gusta a 1 persona

  3. Estoy de acuerdo con algunas cosas señaladas en la nota y en los comentarios, como el supremacismo del Norte y el racismo. Pero no es cierto que los tejemanejes de Putin para eternizarse en el poder dejen indiferentes al mundo, y con esto quiero decir, a las potencias de occidente. Putin es una figura odiada, es el ‘bad guy’ por excelencia de la película. Si no has encontrado muchas reacciones en la prensa criticando su último paso es quizás por el hábito de verlo como dictador. Así como nadie espera que el príncipe de Arabia Saudí dimita para dar paso a un régimen democrático, ya casi nadie espera que el régimen ruso con Putin a la cabeza haga algo parecido. Es el zar de Rusia.
    El caso de Evo no es comparable con el de Angela Merkel (16 años en el poder). Como sabes, los sistemas políticos de ambos países son distintos. Merkel y su partido no tuvieron que hacer ningún truco para cambiar las reglas del juego y permitirle al CDU (con ella como líder) estar a la cabeza. Todos estos años han sido el partido mayoritario aunque no hayan logrado la mayoría. Lo que quiere decir que han tenido que hacer coaliciones con otros partidos para poder armar el gobierno. Las reglas dicen que el partido mayoritario pone al Primer Ministro. Por eso ella ha permanecido todos estos años como la jefe de Estado.
    Personalmente, le tengo respeto a Evo. Creo que su gobierno logró avances sociales y económicos importantes para su país, y le dio visibilidad a una población tradicionalmente humillada, como la indígena. Por desgracia, Evo se dejó vencer por la tentación del poder, y no le importó hacer las manipulaciones necesarias para cambiar la Constitución (las reglas del juego) de modo que le permitiera continuar como presidente. Creo que fue una torpeza de su parte. Es mejor perder unas elecciones, reforzarse en la oposición, y prepararse para las próximas elecciones. En su caso, de haber aceptado desde el principio la segunda vuelta, quizás no hubiera pasado nada de lo que pasó, y hasta habría podido ganar de nuevo las últimas elecciones.
    En fin, que esta es una discusión larga. Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Creo, Amira, que estamos más de acuerdo de lo que parece en una primera instancia. De hecho, sí he leído artículos señalando la preocupación por la actitud de Putin, más aún cuando todo su gabinete presentó la renuncia ante la posibilidad de que aquel modifique en su beneficio su Carta Magna (lo que para nosotros es la constitución). A lo que apunto es a la adjetivación que se utiliza en unos y otros casos, no a cómo se considera a tal o cual mandatario en sí mismo. lo que dije es que en ningún artículo he visto el famoso término “dictador” aplicado al líder ruso.
      En cuanto a Angela Merkel, hago la misma anotación. Si vamos al caso en sí de la perdurabilidad del mandato, es cierto que la constitución alemana le permite a Merkel seguir en el poder todo el tiempo que quiera, pero nadie la acusa por ello de “dictadora”. Entiendo y comparto que la su constitución así se lo permite, pero esa constitución fue modificada (por ella o por otro, lo mismo da) para que así sea ¿por qué no puede hacerlo una nación sudamericana? La constitución española fue modificada numerosas veces, (las dos últimas en 1992 y 2011); la constitución francesa fue modificada diecinueve veces; etc., etc. Yo no señalo ese punto, sino que parece haber una diferencia radical en cómo se considera el mismo hecho cuando ocurre en Europa que cuando ocurre en Latinoamérica.
      Coincido contigo en que fue una torpeza de Evo modificar su constitución (soy de los que cree, veo que como tú) que un mandatario no debería permanecer en el poder más de dos períodos continuados y que debería dejar pasar al menos uno para volver a presentarse; pero lo que yo crea no tiene ninguna importancia; cada país debe manejarse según su buen entender y la no injerencia en los asuntos de los países es la base del buen entendimiento internacional. (el caso que señalas de Arabia Saudita es harina de otro costal; esos países se manejan bajo un sistema teocrático que no entra en juego aquí).
      Vuelvo al punto central: mi entrada hacía referencia al modo arbitrario e injusto en el que se adjetiva el accionar de las personas cuando sean éstas de Europa, EE. UU. o Canadá y las de Latinoamérica. El modo en que se manejan políticamente los países es otro tema diferente; mucho más complejo y extenso.

      Un abrazo.

      Me gusta

  4. Carmen B. dice:

    Tras leer los comentarios de tu entrada yo también me inclino por la cuestión racista. No. No se puede aun pensar en que hemos aceptado al “otro”. El diferente no nos gusta. y ya está. Y se nos llena la boca de decir que aceptamos a los negros; pero no queremos que nuestra hija se nos case con uno. Aceptamos a los homosexuales; pero que disgusto se va a llevar ese padre o esa madre cuando se entere de que su brillante e idolatrado hijo es “mariquita”. En nuestro mundo rico, el canon establecido es el que impera.

    Creo que, con ser el lenguaje un arma poderosa y considerando que Evo Morales, como humano que es,(“a pesar de ser Indio”) se dejo llevar de la ambición de poder, no lo es tanto como el “estigma” de la otredad.

    Encantada de leerte.

    Un saludo .

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      has dado en el clavo, Carmen; sobre todo porque me aboqué a señalar las diferencias lingüísticas, no las políticas. Hace poco vi un reportaje al líder de Vox (no recuerdo su nombre) y ante ciertas preguntas certeras se veía que su discurso hacía agua por los cuatro costados y que le costaba mucho mantener sus palabras dentro de lo “políticamente correcto”. A todas luces aparecían por aquí y por allá sus puntos de vista racista y xenófobos. Esto nos lleva al otro punto que es vital en la sociedad actual y que sólo tú tocaste en estos comentarios que agradezco: el otro. Ése es el tema central de hoy y nadie parece dispuesto (me refiero a líderes polpiticos) a dar respuestas realmente humanas; las únicas respuestas aceptables sólo vienen de instituciones civiles y, la mayor parte de las veces quedan sólo en buenas intenciones.
      Gracias por tus palabras.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Bolivia era diferente. Crecía económicamente y la pobreza disminuía. Buscaban un error y Evo les puso el mantel, lo demás lo sabemos. Xenofobia? sin duda. Lucha de clases, también. Lo increíble es que hubiese apostado que caía primero Maduro y no fue así. El ejercito inclinó la palabra. Abrazo grande,

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Yo tuve la suerte de visitar Bolivia con cuatro años de diferencia (por eso escribí ese paréntesis indicando que en algún momento hablaré de mi experiencia en Bolivia, cosa que no creo que vaya a hacer) y fue notable la diferencia que noté entre esos períodos (hablo del 2014 y 2018). Puedo atestiguar los cambios profundos de primera mano, sin intermediario alguno. Es cierto que Evo comete el error de modificar la constitución en lugar de dejar pasar al menos un período, cosa que no le hubiese afectado en lo más mínimo y que no lo hubiese puesto en esta situación.
      De Maduro, ahora que tiene el apoyo del ejército, nadie ha vuelto a hablar… misteriosas cosas de los políticos (extranjeros) y de los medios (también extranjeros).
      Quien quiera oír, que oiga; dicen que dijo Evita.

      Un abrazo.

      Me gusta

  6. […] a través de La (gran) ventaja de no ser boliviano — El Blog de Arena […]

    Le gusta a 1 persona

  7. Carmen Barrera dice:

    filosofiadelreconocimiento

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s