El animal más peligroso

La foto de la década de los sesenta y, tengo entendido, se encontraba en el zoológico del Bronx, en Estados Unidos. El texto dice: «Estás mirando al animal más peligroso del mundo. Él sólo, de todos los animales que alguna vez vivieron, puede exterminar (y lo hará) especies enteras de animales. Ahora ha logrado el poder de eliminar toda la vida en la tierra».

.

animal

.

Supongo que la última oración hace referencia al poder nuclear que se encontraba en boga en ese momento. Hoy, por supuesto, ese poder sigue siendo un peligro, tanto desde el punto de vista militar como civil. Pero también podemos sumar otros poderes igual de dañinos, como el poder militar clásico; el del armamento biológico (ya hay quien dice que el famoso coronavirus que está haciendo estragos en Asia y que ya ha comenzado a moverse a Europa y América no es más que un ataque planeado de EE.UU. a su nuevo archirrival, China. Más allá de la paranoia en cuestión, las grandes potencias ya han usado este tipo de armamento en el pasado; así que todo puede suceder aquí); los ataques cibernéticos o la mera manipulación de masas. Como sea, parece que el ser humano no va a parar nunca de encontrar el modo de joder al prójimo y que para ello encontrará la manera más eficaz y creativa.

.

àrbol

.

Ilustro la entrada con fotos viejas (digo viejas en cursiva porque nosotros, como hijos del capitalismo tenemos apenas poco más de doscientos años. Viejo, lo que se dice viejo, es ése árbol de ahí arriba), Recuerdo las palabras del Sr. Smith en esa película por todos conocida: «Quisiera compartir una revelación que he tenido durante el tiempo que he estado aquí. Me llegó cuando traté de clasificar a tu especie: Me di cuenta que realmente ustedes no son mamíferos. Cada mamífero en este planeta desarrolla instintivamente un equilibrio natural con el ambiente que lo rodea, pero los seres humanos no. Los humanos se trasladan a un área, y se multiplican, y multiplican, hasta consumir cada recurso natural. La única forma que tienen de sobrevivir es instalarse en otra área y comenzar de nuevo. Existe otro organismo en este planeta que sigue el mismo patrón: El virus. Los seres humanos son una enfermedad, un cáncer para este planeta, una plaga…».

¿Será una exageración lo del Sr. Smith? Tal vez; pero yo siento que lo que ha dicho no es más que una verdad pura y palpable. Vivir en cualquier ciudad del mundo (hoy que todas son iguales) nos brindará las pruebas que necesitamos para ello: aglomeración, ruidos, violencia, impaciencia, falta de educación, glotonería, soberbia, racismo, xenofobia, miedo, enfermedades cardíacas y psicológicas, etc., etc., etc.

Y hago constar que no es que hoy me sienta particularmente pesimista o negativo, no; de hecho, hoy todavía ni siquiera he salido de casa. Sólo es que pienso en que en algún momento tendré que salir y eso es más que suficiente como para que ya comience a hacerme cruces ante lo que voy a encontrar allá afuera. Séneca dijo: «El que no quiera vivir sino entre justos, que viva en el desierto». Por una parte pienso que es una pena que una persona deba verse obligada a vivir en ese desierto en particular, habiendo (o debiendo haber) otras opciones válidas; y por otra parte siento una infinita pena al pensar que eso es lo que estamos dejando detrás nuestro, y que lo estamos haciendo con tanta perfección que no quedará nadie, en suma, para disfrutarlo.

9 comentarios el “El animal más peligroso

  1. Carmen B. dice:

    Uffff que miedo da, siquiera la sospecha, de esta planificación y manipulación de masas tan estudiada y sibilina. Mucho peor que que virus alguno.Que indefensos estamos ante el Omnipoderorso!
    ¡Que miedo!
    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Mal que nos pese, esa planificación y manipulación está allí, a la vuelta de cada esquina. Hace poco leí una frase de Zizek que me quitó el sueño: “El problema no es saber cómo vamos a satisfacer nuestros deseos; el problema es cómo podemos saber que lo que deseamos, realmente lo deseamos nosotros”. Sé que lo estoy diciendo mal; pero la idea es ésa: ¿Cuántos de nuestros deseos son “implantados” por alguien más?”
      El resto lo hacemos solos, creyendo que somos independientes…

      Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  2. Sin duda el animal más peligroso es el ser humano y el más irracional; ningún ser vivo destruye el hábitat que le permite crecer , vivir y evolucionar.
    Séneca da fe de de que o “tragas” o “tragas”.
    Un fuerte abrazo, amigo.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Podríamos traer aquí a tu coterráneo Goya ¿no? Con aquella conocida aguafuerte que decía “El
      sueño de la razón produce monstruos”. Lo peor de todo es que no tenemos otra herramienta para solucionar las cosas que la razón misma, así que realmente estamos ante un problema complejo. Mientras tanto, por aquí seguiremos, tratando de hacer las cosas lo mejor posible y tratando de molestar lo menos posible.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Lo que dice el señor Smith en Mátrix es bien cierto. Nos comportamos como virus, esto es incuestionable. Ahora la pregunta es ¿existe una vacuna, un antivirus, para tan nefasta especie?
    Hemos perdido la conciencia de quienes somos…

    Un abrazo, y no te deprimas, hay que salir y luchar con las armas que tenemos.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Lo es en un ciento por ciento; creo que es una de las muchas certezas que nos brinda esa película (la cual está tan corrompida a nivel popular que preferí no nombrar en el texto; alguien iba a entenderlo). La vacuna de la que hablas no la conozco, pero supongo que tiene por componente activo algo llamado anticapitalismo; aunque no solamente eso, claro está; porque solo con eso no ganamos la conciencia de lo que somos, como bien añades.

      Un fuerte abrazo y buena semana (¡Por suerte no estoy para nada deprimido! El texto puede hacer pensar eso; pero por fortuna no es así. Espero que no suceda nada en la semana que empañe este pequeño bienestar actual).

      Le gusta a 2 personas

  4. jblarga dice:

    Pues me sumo a la alegría de Xabier y celebro tu optimismo, Borgeano. Necesitamos que sea lo más acérrimo posible. Cualquier sistema, cuyo fin sea su propia ponderación, ganará cuanto más debilite las relaciones de las personas, cuanto menos fe y confianza tengamos en la otra persona.
    Eso nos hace, aquí y ahora, unos soberbios libertarios, y unos corrosivos subversivos del establishment, a la vez. Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es un tema que debería ser tratado de manera constante, jb; de hecho, me hiciste recordar un fragmento de un libro de Byung Chl Han qe ya mismo programo en el blog.
      Estoy contigo de que vivimos bajo un sistema que prima y premia la separación de los individuos (y que después te vende un fármaco para la depresión por la soledad) y que cada mínimo acto de unión entre nosotros es, por sí mismo, un acto de rebeldía y de afirmación de la posibilidad (de la mera posibilidad, pero con eso me alcanza) de su derrota.

      Un fuerte abrazo y gracias por darme el tema para la próxima entrada.

      Me gusta

Responder a Borgeano Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s