Palabras como átomos

.

leer

 

El idioma español tiene cerca de 300.000 palabras. En el Quijote, Cervantes usó 22.939 palabras diferentes. En una conversación entre dos profesionales se usan más de 3.200 palabras. Una canción de reggeatón tiene un promedio de 30 palabras. La mayoría de los jóvenes de la actual generación se comunica con 300 palabras (y de estas 78 son groserías) y con 37 emoticones. Ahora ya se pueden uno imaginar el nivel de comprensión de lectura y pensamiento crítico que poseen.

El párrafo anterior lo tomé de un periódico y me permite relacionarlo con las siguientes palabras que Edmund Husserl escribió en su Lógica formal y Lógica trascendental: «El pensamiento siempre se hace en el lenguaje y está totalmente ligado a la palabra. Pensar, de forma distinta a otras modalidades de la conciencia, es siempre lingüístico, siempre un uso del lenguaje».

Entonces tenemos que sin palabras no tenemos pensamiento, muy bien ¿y de dónde sacamos las palabras para pensar? Pues no hay otra fuente que la lectura. El lenguaje de uso cotidiano, el que aprendemos de niños, sólo sirve para comunicar lo más básico, pero no mucho más allá que eso. Ahora, si lo que pretendemos es pensar tenemos que abocarnos al arduo (y maravilloso, una vez que estamos inmersos en él) camino de la lectura. Si no tenemos buenas, amplias y profundas lecturas no tendremos las palabras adecuadas para generar pensamiento; y no hay salida a ello, mal que les pese a todos aquellos que se niegan a tomar un libro. Las personas toleran no ser buenos lectores, pero si se les dice que no saben pensar, se sienten lastimados en lo más profundo de su orgullo y, sin embargo, una cosa condiciona de manera determinante a la otra. Así, la lectura es una herramienta de desarrollo fundamental. Y donde mejor se desenvuelve esta herramienta es en los libros, no en los pequeños artículos que dominan la circulación de la Web; el encuentro con el lenguaje merece un espacio de concentración —el medio es también el mensaje, como bien sintetizara McLuhan, un encuentro a fondo con la mente de un autor que puede haber muerto hace cientos de años pero que vive, al menos meméticamente, en el texto que se trasvasa a nuestra mente. 

 

leer 02

 

 

En estos días de antipensamiento sistemático (y no me refiero a una mera queja circunstancial, sino al verdadero estado de antipensamiento social que nos llega desde la política, el feminismo, las artes y gran parte de la filosofía), volver a las fuentes se hace más que necesario. Es impensable, en síntesis, el pensamiento sin lectura (como base fundamental) y sin diálogo (con otros o con uno uno mismo, en eso que se llama meditar en lo leído); pero eso es lo que se ve en todas partes: discursos sin fundamento alguno defendiendo cualquier causa de parte de personas que no tienen la menor de las bases intelectuales para formarlos. Es entonces que todo se reduce a la repetición constante de slogans vacíos y de una constante referencia a la posverdad como camino para tener razón.

Hay una frase que anda dando vueltas por ahí que sintetiza a la perfección la idea: «Si no sabes leer, no sabes escribir; si no sabes escribir, no sabes pensar» (algunos dicen que  es de Juan José Arreola, pero no es seguro y tampoco importa demasiado).

5 comentarios el “Palabras como átomos

  1. Carmen B. dice:

    Salut¡

    Roberto me “flípa” que hayas hecho esa comparación de las palabras y los átomos…y aquí me tienes: repasando la física del bachillerato de mis tiempos( ha llovido… )

    No me extraña que hayas tomado de “ejemplo” a la población joven para decir que:

    “La Mayoría De Los Jóvenes De La Actual Generación Se Comunica Con 300 Palabras (Y De Estas 78 Son Groserías) Y Con 37 Emoticones. Ahora Ya Se Pueden Uno Imaginar El Nivel De Comprensión De Lectura Y Pensamiento Crítico Que Poseen.”

    Estoy de acuerdo y aprovecho para unirme al tirón de orejas virtual . Porque es eso lo que se merecen; me ponen muy triste cuando escriben en algún medio de los que ahora suelen: sobre todo por el whatsApp… por dios¡ mira que ponen barbaridades¡. Ahora que yo me he unido también(qué remedio) al grupo de la” whatsApperas”, medio entiendo lo que escriben. Pero en el comienzo de esa App, allá por el 2003, o 2004.. yo abría ojos como platos cuando recibía un mensaje de texto (aun no estaba el whatsApp.) Y ante mi regañina de reclamación por no entenderles, recibía la respuesta , categórica de : “ah¡ aquí se escribe así, es para abreviar. ”

    Y desde luego que no es sólo en este medio donde muestran su falta de riqueza lingüística. El profesorado de Universidad corrige exámenes de gente que está terminando su carrera y escriben y se expresan con total pobreza de vocabulario y es eso: les falta muchas horas de lectura . De buena lectura.
    Aun no me he acostumbrado.

    Un abrazo fuerte.( con tres lindas palabras)

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      En realidad la crítica no sólo va para los jóvenes, sino también para la mayoría de los adultos. La notable incapacidad para poder formar un discurso coherente es la tónica del día de hoy y, como o señalé en la entrada, podemos encontrarlo en todos los ámbitos, incluidos aquellos que alguna vez fueron destacados por su capacidad intelectual, como lo son la política o el arte (se echa de menos a aquellos políticos que realmente sabían hablar de sus temas y, en cuanto al arte, todo está prostituido hoy con discursos rimbombantes que no dicen nada; y todo ara justificar una supuesta obra que puede ser un pelota de tenis sobre un pedestal).
      Los jóvenes de hoy en día lo tienen más difícil que nosotros ya que si la lectura fue siempre una costumbre de pocos, hoy lo es de menos. Tal vez me equivoque o tal vez la sensación que tengo es errónea, y nada me daría más gusto que poder probar que estoy equivocado. Ojalá así sea.
      Cuando escribía esta entrada pensé en escribir alguna otra mostrando, por ejemplo, estas incoherencias de las que hablo; pero no creo que lo haga, quien no quiera o no pueda entender lo que digo no llegará hasta aquí para leer el texto, así que quedará para otro momento.

      Gracias por estar aquí.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  2. Mariul dice:

    Como profesora de secundaria encuentro tus palabras de lo más acertadas para el momento que vivimos. Me gustaría pedirte permiso para enlazar esta entrada en mis redes sociales. Creo que es una reflexión que todos nos debemos hacer y así poder encontrar el remedio que siempre para por la animación a la lectura. Un placer leerte.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s