Dos consideraciones actuales

 

corona 05

 

1. Sé (es decir: soy consciente) de que en estos tiempos que corren decir que «la gente es estúpida» es algo que no debe hacerse, aunque se tenga razón. Y no debe hacerse porque todos están muy sensibles y el término «estúpido» hiere demasiadas sensibilidades, de esas que están tan de moda hoy en día. Tal vez pueda decirse parafraseando el juego de palabras de Sócrates, algo así como «Solo sé que soy un idiota que al menos puede ver a otro idiotas»; pero en general tampoco lo entienden. Bueno, yo lo he dicho muchas veces en este sitio y en otros muchos, porque, por una parte es verdad y, por otra, no me interesa mucho la corrección política, así que prefiero lo primero a lo segundo, es decir, la verdad a quedar bien diciendo palabras bonitas pero huecas. Incluso en ese otro blog que tengo abandonado alguna vez lo sinteticé con alguna pequeña ironía, cuando dije «La evolución es difícil —aunque no imposible— de probar. La involución no lo es tanto. Sólo alcanza con que se corte el suministro eléctrico.»

corona 02¿Qué pasa, entonces, cuando la realidad es la que nos brinda la prueba empírica de eso que uno ha dicho tantas veces? ¿Qué sucede cuando es la realidad la que nos brinda las pruebas de esa estupidez profunda y masiva? Uno pensaría en cierta satisfacción, en cierto solaz en haber dicho las palabras verdaderas en su momento y a pesar de la oposición general… pero no, lo que se siente es una profunda pena; porque la prueba de la estupidez no puede ser otra que una actitud estúpida, y no hay nadie medianamente sano que pueda sentirse feliz ante una demostración de este tipo.

A lo que quiero llegar es a lo que está pasando a nuestro alrededor desde hace unos días; sobre todo a lo que está pasando en estos últimos tres días. A la inconsciencia general que demuestran las personas que no siguen los lineamientos de seguridad dictados por los gobiernos de cada país o estado. Al egoísmo absurdo y canalla de los que se atiborran de cosas innecesarias (negándoselas al resto de la población en una actitud canalla, incivilizada e ignorante) como si estuviésemos viviendo en una pesadilla zombie y todo se arreglara con docenas de rollos de papel sanitario. Aquí en México se ha pedido que nadie se mueva de sus casas, en la medida de lo estrictamente posible ¿y qué hace la gente? Colma la capacidad hotelera de Acapulco encorona 01 un 90% (la mayoría de los que están allí son extranjeros o chilangos; es decir, capitalinos. Cuando regresen de sus vacaciones lo harán a una ciudad de casi nueve millones de habitantes, con todo lo que ello implica). Lo que se ve en los supermercados huelga cualquier comentario, ¿porque qué puede decirse de un video donde dos mujeres se pelean casi hasta los golpes por un paquete de seis rollos de papel sanitario o idioteces similares?

 

En aquella breve ironía mía que pretendía ser un microcuento está resumida —ahora lo veo— toda la verdadera conducta humana: no somos civilizados; no somos buenos (como creía Rousseau); no somos seres pensantes. En líneas generales, este caso del coronavirus nos demuestra que somos animales contenidos en ciudades, y que sólo mientras tengamos el estómago lleno y algo para entretenernos (el viejo «pan y circo» romano) nos comportamos más o menos bien; pero no mucho más. En cuanto algo rompe con ese esquema sale, de lo más profundo de nosotros, el animal salvaje. Como dijo Juan Domingo Perón, hace más de sesenta años: La fuerza es el derecho de las bestias.

 

corona 04

 

2. Y hablando de Perón, de quien toda la Intelligenzia europea y norteamericana no cesa de tildar de populista, con ese facilismo radical que les hace querer sintetizar todo en una palabra (generalmente errónea pero útil para sus fines), me da mucho gusto ver que después de setenta años los grandes demócratas liberales terminan dándole la razón. Por ejemplo: «La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del pueblo»; o «Sin independencia económica no hay posibilidad de justicia social»; o «El éxito no le sale al paso por suerte ni por casualidad. Esto se concibe, se prepara, se ejercita, y después recién se realiza»; o «La unidad nos da la fuerza, la solidaridad la cohesión». Ésta última frase es la más adecuada para este momento, porque acabo de leer que Macron, el presidente francés dijo: «Lo que ha revelado esta pandemia es que la salud gratuita, nuestro estado de bienestar, no son costos o cargas, sino bienes preciosos […] y que este tipo de bienes y servicios tienen que estar fuera de las leyes del mercado». ¡Brillante! ¿Ahora se dieron cuenta de que la salud y el bienestar general no pueden ser un negocio? ¡Qué lujo de pensadores! ¡Pero si eso ya lo había dicho un populista sudamericano hace setenta años! Miren por dónde nos salen ahora con que Macron es peronista…

corona 033. Esto no es un punto en sí (por eso dije Dos consideraciones…, sino sólo una especie de conclusión que sólo va a decir lo mismo que más arriba: Me da una pena infinita ver a la humanidad reducida a sus más bajos instintos. Es común ver por ahí expresiones tales como «esto o aquello me devolvió la fe en la humanidad…». Pues buena suerte para los optimistas; porque lo que es yo, en este momento, puedo decir que he perdido hasta el último grano de fe (si es que tenía alguno) en la humanidad como un todo. En algunas personas sí, aún los tengo y sobrevivirán siempre; pero en la humanidad? Pues no; si antes pensaba que ese conglomerado era idiota, ahora siento que tengo las pruebas… En cuanto a la realidad política; pues lo mismo: esto nos demuestra que el mercado no es más que una máquina atroz que sólo genera riqueza para unos pocos y que los políticos no son más que unos empleados de lujo a tiempo completo. Salvo, claro, algún que otro populista que anda por ahí, jodiendo el pastel con ideas de antaño…

17 comentarios el “Dos consideraciones actuales

  1. Comparto cada una de tus palabras y reflexiones. Aquí en España hemos vivido situaciones realmente absurdas (y peligrosas). Me gustaría hablar del tema económico pues aquí es más evidente la anormalidad (estupidez) humana.
    Por un lado, la tan anunciada crisis del 2020 ya está aquí, y qué mensaje nos mandan los que controlan el sistema financiero. El endeudamiento. Citan cifras estratosféricas, marea solo pensarlo, y yo me pregunto; qué es realmente esa deuda. Conceptualmente para que exista una deuda a de haber un deudor y un acreedor, no? ¿Quién o qué es el gran acreedor de la deuda?
    ¿No se arreglaría todo simplemente condonando la deuda? ¿Necesitamos acaso un Deus ex Machina para solucionar esto?
    Nosotros hemos creado y apoyado este sistema económico absurdo. Absurdo porque no hay un sistema de control real, quizá porque el mismo ser humano no es de fiar. La pequeña disidencia somos catalogados de locos, o en el mejor de los casos populistas. Pero, aquello que hemos creado nosotros voluntariamente también puede ser destruido (o perfeccionado) voluntariamente, o quizá no? Seremos tan tontos de no hacerlo, preferiremos seguir ahogandonos en este sistema en vez de arreglarlo. La crisis es sistémica, y el sistema lo hemos creado nosotros.
    Se condonará la deuda actual, la de los trabajadores y empresas como se condonó hace años la de la Banca (en España unos 60.000 millones de euros nos costó la broma).
    No tengo fe en el ser humano, bien lo sabes. Quisiera ser optimista pero los hechos son tan contundentes que no da a lugar. Sí, se que en estos momentos también aflora lo mejor de nosotros… pero en el fiel de la balanza, dónde hay más peso, dónde está el desequilibrio de la balanza?
    De esta pandemia saldremos adelante a nivel sanitario porque el virus no es demasiado letal como para acabar con la humanidad (qué pasaría si el virus fuera realmente letal) pero económicamente vamos a quedar muy dañados. Y vendrá un tiempo de represión y recortes de derechos y libertades, valga el eufemismo, tiempo al tiempo…

    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 4 personas

    • Borgeano dice:

      El panorama que vemos es igual de oscuro, por lo que veo. El absurdo financiero no tiene otra salida que su total desmantelamiento (me refiero, sobre todo, al sistema financiero que sólo crea dinero a base de dinero en un círculo vicioso que sólo beneficia a tres o cuatro). El sistema financiero clásico debe ser mantenido, por supuesto; pero sólo hablar de esto hace que de inmediato aparezca la palabra “populista” y ahí mismo se agote el debate (es curioso cómo, hoy en día, todo debate termina antes de empezar sólo con la aplicación de una o dos palabras. Se han creado una serie de neologismos sólo para eso, para evitar el debate).
      Como siempre, los platos rotos los pagarán los de abajo de una u otra manera: poniendo los muertos o sufriendo el “ajuste”, otra palabrita mágica para nombrar a las devaluaciones o a las mismas crisis económicas.
      Mientras tanto, la gente se va de “vacaciones” en lo que es una muestra palpable de insconsciencia masiva. ¿Cómo hacerle entender a la gente lo que significa pensar en el otro cuando ni siquiera puedes hacerlos pensar en sí mismos? Creo que la respuesta a esta pregunta es lo que me hace sentir que estamos condenados, a menor o mayor plazo; porque la respuesta a esa pregunta es “No puedes”. Es eso. No puedes hacerles entender nada. Punto. Vamos todos como lemmings hacia el barranco.

      Un fuerte abrazo a la distancia y los mejores deseos.

      Le gusta a 3 personas

      • Hemos pasado, casi sin percibirlo, de un sistema productivo a uno especulativo. El siguiente paso será el de una economia más virtual donde no sea necesario el aporte humano en la producción, resultado: sobraremos personas en la cadena productiva siendo suplantados por robots i la IA.
        El capitalismo se ha de reinventar en base al decrecimiento y la sostenibilidad. Christian Felber es un joven economista que formula una economía del bien común y que todavía no ha tenido la suficiente difusión, podéis encontrar bastantes artículos en la Internet. Dejo un enlace de un programa donde lo explica: https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/singulars/christian-felber-leconomia-del-be-comu-/video/4039250/
        Lo fundamental, como siempre, empieza en uno mismo.

        Abrazo y mis mejores deseos también para vosotros.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        El tema de la suplantación de las personas por robots con IA (cosa que ya es factible en alto grado) es por demás complejo y atemorizante, porque como esos robots, como siempre, pertenecen a unos pocos, la brecha será cada vez más grande. Creo que en ese caso la revolución ya será inevitable (el problema actual es que la gente aún come y tiene un techo, cuando ya no tengan nada la cosa será bien otra). Aclaro, cosa que no hago para ti, porque bien me conoces, que no deseo nada de esto; pero creo que para allí nos dirigimos. De allí que este momento sea tan importante para cambiar las cosas antes de que sea demasiado tarde o de que sean demasiados los que vayan a sufrir las consecuencias.
        Gracias por el enlace. Ya mismo voy a verlo.

        Un fuerte abrazo.

        Le gusta a 1 persona

  2. María dice:

    Vosotros lo habéis dicho todos, queridos. A mi solo me queda aplaudiros. Aunque creo tener algo más de fé que vosotros en nuestros congéneres. Un abrazo bien grande a ambos.

    Le gusta a 4 personas

    • Borgeano dice:

      Me alegro que tengas más fe en la gente que nosotros, querida María; creo que eso es bueno en algún sentido (al menos no sentirás como nos sentimos nosotros en este momento; y eso ya es alguna ganancia). Por lo pronto no no queda otra opción que ver desde la ventana lo que ocurre en el mundo todo. Si arde o no, si se hunde o no.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. El problema, María, es que quien ostenta el poder real es gente perversa y sin escrúpulos (si no partimos de esta premisa es imposible entender el funcionamiento del sistema). La gente con buenas intenciones (no siempre las buenas intenciones sirven si no se disponen de los medios adecuados) como personal sanitario, ciertos políticos (no todos, por desgracia) son minoría y por otra parte el comportamiento humano en una crisis se asemeja más a lo que narra Saramago (que vigente que es) en Ensayo sobre la Ceguera.
    Qué hará el FMI, el BCE, Rothschild, Club de Bieldeberg, etcétera…
    ¿de dónde ha salido su enorme fortuna? En una situación como ésta si actuaramos como una sola humanidad deberían ellos aportar también ayudas…

    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Otro libro que explica muy bien el estado de cosas actuales (aunque ya tiene un par de décadas encima) es La doctrina del shock, de Naomi Klein. De esta crisis (que va mucho más allá que lo del coronavirus) sólo saldrán bien parados los perversos de los que hablas; los demás nos hundiremos aún más en el lodo.
      ¿Hay alguna forma de parar esto? Pues sí, claro… Para empezar tenemos que partir de la base de que no podemos cohabitar este mundo: o son ellos o nosotros. A partir de allí hay que tomar las riendas del asunto. Quien quiera oír que oiga.

      Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

      • Conozco la doctrina del shock. La empezaron a usar los gringos en América latina en los años cincuenta del siglo pasado y les está dando muy buenos resultados por desgracia para nosotros. Ahora la han perfeccionado y la usan en cualquier rincón del mundo y no solo ellos, cualquier país.

        Un abrazo

        Le gusta a 1 persona

  4. Carmen B. dice:

    Querido amigo, de acuerdo contigo en :que estamos hablando de evolución y sí, esto parece que se pone boca abajo y del revés en cuanto nos ponen trabas; aunque sean tan ridículas como no encontrar papel higiénico en el supermercado. Que vergüenza.¡

    -Que la clase dirigente es un grupo privilegiado de empleados de lujo; bueno, eso deberían ser: empleados al servicio de quienes les pagamos sus astronómicos sueldos. Pero no son empleados, sino los dueños de la hacienda (en España se diría del Cortijo); los dueños de ese gran Aparato que es el Estado con su poder Omnipotente.

    Yo sí creo aun el el ser humano. Pero es que yo soy más romántica que práctica., lo sé muy bien. Creo (y quiero creer, )que hay mucho bueno en nosotros, innato . Se ve en la solidaridad ; en la generosidad, en el altruismo de muchos seres humanos que sí muestran en este momento, y en otros momentos difíciles, su dedicación a paliar el sufrimiento de los demás; como por ejemplo los sanitarios, los de aquí y los de allá; como por ejemplo el Ilustre argentino JD Peron , que tu citas. Por algo le elegía su pueblo una y otra vez. Hoy ya no hay políticos así, de la ideología que sea, no hay nada más que gente que va a escalar poder. A vivir de la política, de prometer lo que no van a cumplir, de no hacer demasiado esfuerzo salvo para medrar, para sí mismo y colocar a los suyos. y Blindarse el sueldo y la seguridad para el resto de sus días.

    Este tema del Coronavirus a quien sea se le ha ido de las manos y no a los científicos ni a
    los sanitarios. No. Tampoco al pueblo llano , aunque sea estúpido. Sino a los dirigentes políticos que ahora no van a saber poner remedio a tanto parado y al coste económico que ya tiene.

    Un abrazo, sin contagio.
    (uffff, que ganas de que sean de los apretaos, de verdad¡¡)

    Le gusta a 3 personas

    • Borgeano dice:

      La humanidad da asco, sin duda alguna. Me alegra ver que tú eres más optimista (no debe ser una coincidencia el hecho de que las dos mujeres que comentaron sean más optimistas mientras que los dos hombres son más pesimistas) y por supuesto que espero que sean ustedes las que tengan razón; pero como esto se trata de actitudes humanas… pues me atrevería a decir, con todo el dolor del alma, que somos nosotros los que andamos más acertados. Quiero decir… ya hemos pasado por crisis como estas en el pasado ¿y quién paga los platos rotos y quién se lleva la mejor parte del pastel? Creo que todos sabemos las respuestas a estas preguntas. Eso es lo que nos lleva al pesimismo. Slavoj Zizek (uno que anda cada tanto por estas páginas) dice que ésta es una oportunidad de oro para revertir la situación política. Yo también creo que lo es, pero cuando veo que todo el mundo se va a la playa en lugar de hacer algo al respecto es cuando pierdo mi fe en la gente (por cierto, se trata de la misma gente que hace dos meses compartían cartelitos sobre el calentamiento global y que hace cuatro meses rezaba por Australia. Fíjate cómo van a dejar las playas cuando se vayan… A eso me refiero. No piensan, sólo actúan de manera animal).

      En fin, como dije antes, espero estar equivocado.
      Te abrazo aunque nos lo estén prohibiendo.

      Le gusta a 3 personas

  5. mirkovonberner dice:

    Reblogueó esto en Blokgy comentado:
    De total actualidad.
    Excelentes reflexiones para estos momento en que las ideas se generan a una velocidad a la par de la motilidad de los virones.
    Gracias por compartirlas.

    Le gusta a 2 personas

  6. MJBeristain dice:

    Agradezco inmensamente el cruce de vuestras reflexiones. Es lo que da equilibrio al desasosiego y a la incomprensión de todo ésto. De quién es la culpa. Por qué no somos capaces de revertir esta situación que nos lleva al caos?. Y si tantas veces hemos repetido este modelo a lo largo de la historia, no vamos a aprender nunca?. No soy optimista aunque lo quiero ser. Quiero salir de este mal sueño que nos lleva en picado al desastre del modelo económico y social (tan nefasto, por otra parte). Doy vueltas alrededor de las ideas de unos y de otros y solo veo un agujero negro en el centro de la polémica, como si nos estuvieran centrifugando y de ello no saliera nada más que un puré mugriento con el que tendremos que alimentarnos para sobrevivir cuando esto acabe. Sorry!! No pretendía intervenir… No he podido evitarlo.

    Le gusta a 2 personas

    • Carmen B. dice:

      Haces muy bien; estás en tu derecho, para eso estamos aquí, en la distancia que ahora es dictada.
      Un abrazo. También en la distancia.

      PD: cuánto me alegro de leeros y responderos en este blog. De alguna manera, estamos acompañados y somos familia. Y es distinto a la inmediatez de otras redes. Ésta la prefiero a otras. Y

      Le gusta a 1 persona

      • MJBeristain dice:

        Repaso lo que he escrito y aclaro que hablo en general cuando me refiero a opiniones de unos y de otros. No he pretendido personalizar en vuestros comentarios que agradezco y valoro tanto, Sino a la propia situación de desorientación que se vive. Perdonad que me haya embalado con la melé que habita en mi cerebro. Voy a ver si lo castigo un rato…!!! Un fuerte abrazo, y que sepáis que me hacen mucha falta vuestras ideas y palabras. Gracias amigos.

        Le gusta a 3 personas

  7. Siempre he pensado que somos capaces de salir al hiperespacio; pero seguimos en la interioridad oscura y tenebrosa, mas de bestias que de iluminados. Las tesis y comentarios para leerlas las veces que se pueda. Abrazo a todos y bienvenidas las reflexiones.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      El tiempo ha pasado muy rápido en estos días, Rubén y por desgracia las cosas no han mejorado (y no me refiero a lo relativo al virus en sí, sino al comportamiento humano); así que mi pesimismo se ha acrecentado, por desgracia (y creo que con razones). Como dije, espero estar equivocado. Preferiría ser la burla de mis amigos por este error de apreciación que tener razón en un páramo; pero mucho me temo que si me equivoco, no será por mucho.

      Un fuerte abrazo y acuidarse, compañero.

      Le gusta a 1 persona

Responder a Xabier Novella Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s