El retorno evitable

La injusticia ya no será más un escándalo
[…] en una sociedad de cases aplacada biopolíticamente
en la que uno, como siervo de sí mismo
lleva su propio capital humano
como siervo, al mercado.
Peter Sloterdijk.

 

Etica 01

 

Borges, en un texto sobre Pascal, dijo: “Le tocaron, como a todos los hombres, tiempos difíciles en los que vivir”. Con esa frase Borges señala lo que todos sabemos: vivir no es fácil, ni antes ni ahora ni después, aunque haya grados de dificultad o grados en la capacidad de tolerancia humana. Hoy en día, cuanto tenemos todo para pasar nuestro tiempo mucho mejor que lo que le tocó en suerte a Pascal, por ejemplo (pleno siglo XVII), las personas se comportan de manera vergonzosa y no toleran el menor de los inconvenientes o, peor aún consideran como un inconveniente lo que para otros muchos sería un sueño (quedarse en casa para gran parte de la estúpida masa es un castigo o una molestia; para gran parte de la humanidad es una imposibilidad, porque ni siquiera tienen algo que pueda llamarse casa).

Peor aún es la exposición de lo que somos. En general, cuando casos como el que estamos viviendo ocurren, tenemos la sensación de que la humanidad, más allá de todos los pesares, tiene más puntos a favor que en contra. En este caso en particular vemos que lo que ocurre es lo contrario. Si esto es lo que somos, estamos perdidos. No voy a hacer una lista de los aspectos negativos que sobrepasan a los positivos (tal vez lo haga más adelante); no creo necesario detallar lo que se ve por todos lados, desde las altas esferas gubernamentales hasta las conductas de los que viven alrededor nuestro.

 

Christian Ferrer, en su La curva pornográficaEl sufrimiento sin sentido y la tecnología. 2006; ya lo decía con respecto al siglo XX; y ahora deberíamos volver a escribir el párrafo adecuándolo al par de décadas que apenas tenemos de este siglo:

«Un rasgo central que diferencia al siglo XX de su inmediato anterior es el desfasaje abierto entre la técnica y la ética. La evolución de la tecnología es hoy mucho más rápida que las obras y las novedades producidas por el arte, la moral y la política […] los saberes científicos y las innovaciones tecnológicas avanzaron a un paso mucho más acelerado, y la política, la ética e incluso el arte apenas pudieron seguir sus huellas. Por eso, la experiencia del confort sigue siendo el ideograma con que se tamiza la comprensión de la tecnología, en el espacio hogareño como en el laboral, tanto en lo que se refiere a nuestra consideración de las comodidades comunicacionales como a la inteligibilidad de los alimentos genéticamente modificados».

 

Etica 02

 

«El desfasaje abierto entre la técnica y la ética». Esa es toda la base del problema. Alguien podría añadir también al desfasaje entre la política y la ética, o entre la economía y la ética; pero si bien eso es cierto, no debemos olvidar que hoy es la técnica (que no la ciencia) la que tiene el poder central de su lado.

Veamos, por ejemplo, lo que decía Paula Sibilia en El hombre postorgánico: Cuerpo, subjetividad y tecnologías digitales (Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2009):

«El capitalismo industrial desarrollo técnicas para modelar eficientemente cuerpos útiles y subjetividades dóciles. En la actual sociedad de información, la teleinformática y la biotecnología -unidas por el designio de la digitalización universal- pretenden lograr mutaciones aún más radicales: la supresión de las distancias, de las enfermedades, del envejecimiento e incluso de la muerte. El cuerpo humano, reducido, reducido a sistema de procesamiento de datos y banco de informática genética, se estaría volviendo obsoleto. Las nuevas tecnociencias apuntan a su hibridación con materiales inertes y a la manipulación de sus genes con la vocación fáustica de superar sus limitaciones naturales. […] El entrecruzamiento de biología e informática, a la vez que simplifica la complejidad humana, es el fundamento de los nuevos mecanismos de control del capitalismo postindustrial».

La ética hoy ha sido desplazada de todos los ámbitos y es nuestra obligación el volver a traerla al campo de juego; sólo así podremos aspirar a salvar algo de nuestro planeta y de nosotros mismos. Lo contrario es, simplemente, volver a nuestro estado más primitivo, aquel en el que recién empezábamos a llamarnos seres humanos, pero con el inconveniente de que ahora no estamos saliendo de él, sino volviendo, ahondándonos en él con estúpido placer y no menos estúpida inconsciencia.
.

6 comentarios el “El retorno evitable

  1. riol.angel dice:

    Muy interesante… Gracias por las referencias. Apunto

    Le gusta a 1 persona

  2. Ahí has puesto el dedo en la llaga. La ética humana. Creo que tu última frase lo sintetiza a la perfección: Lo contrario es, simplemente, volver a nuestro estado más primitivo, aquel en el que recién empezábamos a llamarnos seres humanos, pero con el inconveniente de que ahora no estamos saliendo de él, sino volviendo, ahondándonos en él con estúpido placer y no menos estúpida inconsciencia.
    El camino de la evolución humana es cada vez más evidente que es un retroceso, una involución. Pasamos de la inconsciencia a la consciencia, para volver a pasos agigantados a este triste homínido irracional que somos ahora.Del mito al logos, y después…
    El futuro que plantea Paula Sibilia es justamente el que quieren conseguir los que manejan este sistema capitalista.La bioética será prohibida en aras del desarrollo humano… o quizá a la supervivencia de la especie. Tiempo al tiempo.

    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Lo hemos charlado, de una u otra manera, en estos últimos tiempos y la sensación pesimista no me abandona. Creo que vamos involucionando y que la caída será difícil de detener (como siempre, dejo abierta la puerta al error, cosa que espero con ansias. Estar equivocado sería un enorme alivio). Mientras tanto sigo mirando alrededor y veo que las razones para pensar como lo hago siguen brindándome pruebas por doquier. En un rato subiré un texto algo extenso hablando casi de lo mismo, pero es lo que me sale ahora.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Carmen B. dice:

    Roberto me alegra leerte; siempre me gusta pero ahora espero las entradas de este sitio por encima de otras RRSs; y las tuyas me gustan por lo elaboradas y puntiagudas

    Se ha dicho y se sigue pensando que la segunda mitad del siglo XX se caracterizó por la pluralidad
    de códigos éticos y por el relativismo. Y yo no se si estamos aún ahí, pero quiero pensar que se revisa la ética y que muchas parcelas en el ámbito de la ciencia vuelve a tomar el primer plano.
    La única forma que el hombre tendrá de llegar a conclusiones valederas(me pongo optimista) que lo hagan avanzar por un camino seguro serán las discusiones bioéticas y pluralistas que se lleven a cabo entre científicos, abogados, ecologistas,y ..(quiero decir políticos también pero me cuesta más incluirlos…) otros campos de la ciencia.
    No veo ,según está el panorama, que se pueda avanzar de otra manera. Pero hoy no estoy muy optimista, así pues, puede que te de la razón .

    Un abrazo muy fuerte.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Antes que nada, Carmen, gracias por tus palabras; eres por demás amable y me alegra muchísimo que me tengas en tan alto concepto (el que no merezco, claro; pero al que aspiro, al menos).
      La segunda mitad del siglo XX estuvo, como bien señalas, por el relativismo más absurdo (incluso tiene nombre propio: posmodernismo). Creo que todavía estamos inmersos en esa ridícula forma de pensar, pero agravada por las redes sociales, las cuales han hecho que el posmodernismo se potencie y que se lleve a su estado más alto. Si consideramos que el posmodernismo es basura, puede hacerte una idea de lo que nos rodea: basura potenciada. De allí que no nos quede otra salida que ser pesimistas, porque de una forma de pensar cualquiera podemos esperar un cambio, sin embargo, de esto no; de esto no se sale tan fácil.
      En cuanto termine de responderte subiré una entrada (algo extensa, me parece) donde seguiré ahondando en este tema. Como le dije a tu compatriota más arriba; esto es lo que me sale es estos momentos, para bien o para mal.

      Un fuerte abrazo y gracias, nuevamente.

      Le gusta a 1 persona

Responder a Xabier Novella Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s