Nadie sabe

.

Caspar D. Friedrich

Caspar David Friedrich

.

Aquí el verano se ha convertido en piedra
las aguas del desierto esperan, aún, por el regreso
……………………………………………………… del viejo mundo
(un renacer que tal vez nunca vaya a llegar)
las estrellas navegan por el mar de puntillas
y de puntillas andan por los patios y los techos.

En esta cámara que no es más que insomnio de piedra
el viento corre y seca el rocío
y las flores en el jarrón olvidado
(la noche le habla al oído a quien yace en esa nada
y le trae el recuerdo de aquel hombre que murió
mientras se preguntaba porqué el ángel que detuvo
la mano de Abraham
……………………… no detuvo
……………………………. la mano de Caín).

¡Si alcanzara, al menos, para definirnos
con lo que nuestra piel contiene y delimita!
Pero eso nunca es alta verdad o suficiente
nos hace falta, además, la memoria,
ese arte o ejercicio de la imaginación.

Nadie sabe quiénes somos en la oscuridad cúbica
y el cielo que ha visto toda nuestra desnudez
…………… se derrite
 …………………. sobre las almas
……………………………. de los que aún esperan llegar.

11 comentarios el “Nadie sabe

  1. Carmen B. dice:

    ¿Qué es tanta piedra?
    ¡Que hermoso es lo que sale de “los adentros”!
    Enhorabuena y gracias, Roberto.

    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

  2. Me dejas sin aliento ni palabras. Hay que saborear cada verso en su magnitud humana. Verdades como puños descritas con sabiduría.

    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 3 personas

    • Borgeano dice:

      Sabes que te admiro como poeta (y como persona ni hablar, pero eso lo tratamos en privado, como corresponde), así que tus palabras “me agrandan” (y eso que agrandar a un argentino no es cosa fácil, por cierto). Me alegra muchísimo que esta primera versión haya sido de tu agrado.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. que sencillez y profundidad que reclamo al Dios, que esperanza tenemos los que aún confiamos. Abrazo grande. y… Cuidémonos.

    Le gusta a 3 personas

    • Borgeano dice:

      Gracias, Rubén; por tus palabras. La esperanza sigue allí, sin duda, pero no puedo menos que ver piedras por todos lados. Espero que en algún momento esa mirada mía cambie y que sea por buenas razones.

      Un fuerte abrazo, mientras esperamos.

      Me gusta

  4. […] a través de Nadie sabe — El Blog de Arena […]

    Me gusta

  5. Gran poema, Roberto, te felicito por él y te doy las gracias por compartirlo.
    Me parece muy acertado el cuadro que has elegido de tan magnífico pintor.
    ¡Salud! Y sigue escribiendo poesía…
    Un abrazo muy fuerte,

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Tú, Isabel, al igual que el querido amigo Xabier, eres uno de mis queridos referentes de los que aquí llegan en cuanto a la poesía; así que el hecho de que a ustedes les haya gustado este poema mío ya es motivo suficiente para una pequeña alegría entre tanto pesar.
      Seguiré intentando subir algunas poesías (cosa que sabes que me cuesta mucho, por cierto).

      Te mando un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s