¿Cuál será nuestra excusa?

 

intolerancia 01

 

Ya todos sabemos la historia: cuando los españoles y los franceses llegaron a América masacraron a decenas de millones de personas. Lo que es menos conocido son los argumentos con los cuales se consiguió esto. De esos argumentos se burla Michel de Montaigne:

«No entendíamos en absoluto su lenguaje y […] sus maneras, por otra parte, y su aspecto y sus vestidos, eran muy distintos de los nuestros. ¿Quién no atribuía a estupidez y necedad el verlos mudos e ignorantes de la lengua francesa, ignorantes de nuestros besamanos y de nuestras sinuosas reverencias, de nuestro porte y actitud, sobre los que infaliblemente ha de cortar su patrón la naturaleza humana?».

Hoy suenan ridículos tales argumentos; todos somos muy modernos y reconocemos de inmediato las falacias que estas ideas contienen; pero no hace mucho, apenas unos ochenta años atrás, Adolf Hitler dijo (y fueron muchos los que lo siguieron):

«Así creo ahora actuar conforme a la voluntad del supremo creador: al defenderme del judío lucho por la obra del señor».

Igual de ridículo, pero mucho más moderno. Casi actual. La psicología nos permite entender el modus operandi: si queremos matar a alguien sin sufrir graves consecuencias psicológicas, lo que debemos hacer es despersonalizar al otro. En la medida en que podemos hacer esto no estamos matando a un ser humano, sino a otra cosa: a un animal, por ejemplo.

 

intolerancia 03

 

Hoy el mundo más que un caos es una suma de caos de diferentes ámbitos y tamaños: salud, política, religión, relaciones internacionales, economía, ciencia y, sobre todo, sociedad. Todo está en cambio o ruptura y, si bien muchas de estas rupturas son comprensibles, otras lo son mucho menos: países como EE.UU, Francia o Israel que impiden el embarque de material sanitario a otros países que, incluso, ya habían pagado por ello (y que en muchos casos son socios comerciales, estados amigos); ataques a personal de la sanidad como médicos o enfermeros (en España escribieron en el costado del auto de una doctora: «Rata Contagiosa»; en México les echan cloro, café hirviendo o no les permiten ascender al trasporte público; en Argentina alguien puso en los pasillos de un edificio un cartel que decía «Vete de aquí, vas a contagiarnos a todos»; en EE.UU. insultaron a una enfermera que iba a hacer unas sencillas compras para comer); En España recibieron a pedradas a unos ancianos que fueron trasladados a otro sitio; en Guatemala un grupo de personas quiso prender fuego a otro grupo que había llegado en autobús desde la frontera; en Ecuador la gente deja abandonados los cuerpos en la calle o incluso los creman en una esquina cualquiera; En EE.UU. un grupo de fanáticos pretendió encerrar a la Gobernadora de Michigan porque rechazan la cuarentena; en México amenazan con incendiar un hospital si atienden a personas infectadas con el covid-19…

En suma; aquí no se trata sólo del clásico salvaje tercer mundo. Aquí ya no hay «civilizados» contra «bárbaros». Esto es peor. Todo es un caos donde todo puede pasar y la globalización, que nos ha igualado en muchos aspectos, también ha hecho tabula rasa con nuestra conciencia. Aquí ya no se sabe quién es quién y lo atroz puede nacer del que menos pensamos: de un compatriota, de una familiar o, porqué no, de uno mismo.

Lo único que nos resta saber es: cuando vayamos a escribir nuestra versión de la historia ¿cuál será nuestra excusa?

16 comentarios el “¿Cuál será nuestra excusa?

  1. Felicidades, buena reflexión….

    Le gusta a 1 persona

  2. Ya lo dijo Goya: el sueño de la razón produce monstruos…
    Aquí lo interesante es definir conceptos, la razón de la que habla vendría a ser una razón objetiva, una conciencia, algo superior. Volvemos nuevamente al punto de partida de siempre, nuestra profundo desconocimiento de nosotros mismos.
    Si la pandemia va a más nos tocará vivir escenas peores. Quien ha vivido una guerra sabe a lo que me refiero. En situaciones extremas aflora el monstruo que llevamos dentro.

    Un fuerte abrazo

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Creo que esta pandemia nos está brindando una oportunidad única para pensar (aunque lamentablemente el costo sea demasiado caro); de todos modos, como no tenemos otra opción, lo mejor que podemos hacer es aprovecharla. Coincido contigo en que, en la medida en que este estado de cosas se extienda, las atrocidades que veremos serán aún mayores. Nadie sabe a quién tiene al lado hasta que llega el momento de los extremos.
      La cuestión es si después quedará alguien en pie (por la pandemia o por la estupidez) como para seguir pensando… (sé que es una exageración; pero de eso se trata, también; de pensar un escenario extremo, por ejemplo).

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. No sé quién fue el que dijo que la ‘civilización’ no es sino una delgada capa que recubre al bárbaro que todos llevamos dentro. Una capa que se resquebraja al menor contratiempo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Quien haya sido dio en el claro, sin duda alguna; y alrededor nuestro tenemos pruebas diarias de este estado de cosas. Hemos vivido en una quimera, de algún modo, y lo que creíamos civilización no era más que cartón pintado.

      Saludos.

      Me gusta

  4. Carmencarminis BM dice:

    La pregunta que haces al final, es como como un grito desesperado que lanzan miles de gargantas al unísono y que, igual que la tuya, se queda con la respuesta suspendida en ese caos que somos hoy.

    ¡Como haces que temblemos, querido Roberto, con tus preguntas!

    Un gran abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Estos momentos son los que justifican mi pesimismo. Uno mira alrededor y no puede pensar o sentir de otra manera. Por supuesto; habrá quien señale a los buenos ejemplos (la gente que ayuda, los médicos y enfermeras que se juegan la vida a diario, etc.) como compensación, y tal vez algo de razón tengan; pero cuando uno ve el volumen de cada uno de esos grupos ve que los salvajes superan con creces a los otros.
      Siento mucho “hacerlos temblar” con estas estas preguntas ¡pero es lo que hay! Tenemos que trabajar con el material que la realidad nos ofrece.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Hola Borgeano, siempre dando motivos de reflexión poniendo el dedo en la llaga, ya no vale lo de echarle la “culpa al otro”, vamos a mirarnos dentro y pensar que también es responsabilidad nuestra, sí, debemos elegir las pocas opciones menos malas que nos quedan…y tengo la esperanza que quizás la oportunidad se nos brinde ahora y cambiemos, si no lo hacemos..el desastre está servido…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Bueno, que me digan que siempre ando dando “motivos de reflexión” es un halago que agradezco, aunque uno siente que sólo da rienda suelta a lo que ve a su alrededor, es bueno ver que esas cosas también son compartidas (al menos en lo referente a lo interesante del diálogo en sí, ya que no necesariamente hay que compartir con lo que el otro piensa o dice). Es suma: bienvenido el diálogo y el pensamiento.
      Coincido con vos, Juan, que lo único que podemos hacer es mirar dentro nuestro y actuar de la mejor manera posible; en donde soy muy pesimista en el hecho de que quienes pueden actuar así son una minoría; de allí que crea que si esto sigue así la pandemia será algo menor comparado con el daño que nosotros mismos somos capaces de causarnos. Por supuesto, espero equivocarme y que nada de eso suceda; pero cuando miro alrededor… qué decir, no veo muchas razones para sonreír.

      Un abrazo.

      Me gusta

  6. María dice:

    Lo cierto es, Roberto, que tanto tiempo intentando maquillarnos con un barniz de civilización y a la primera de cambio, dejamos salir nuestro lado salvaje. ¿Excusa, dices? Eso será lo peor de todo… que no tendremos excusa.
    Mi abrazo inmenso desde aquí.

    Le gusta a 1 persona

  7. El barnis de las buenas costumbres se quiebra ante los miedos profundos que el humano lleva y afloran ante un peligro de tal proporción abrazo, lo comparto mi buen amigo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Esta situación que estamos viviendo da una respuesta precisa a aquella vieja dicotomía: “¿Es el hombre naturalmente bueno y la sociedad lo corrompe o el es hombre naturalmente malo y la sociedad lo contiene? Creo que ahora sabemos que al segunda opción es la correcta. Por desgracia.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  8. […] a través de ¿Cuál será nuestra excusa? — El Blog de Arena […]

    Me gusta

  9. […] Origen: ¿Cuál será nuestra excusa? « El Blog de Arena […]

    Me gusta

  10. yessicaRo dice:

    ¡Hola! Que increíble el contenido que nos compartes, espero que te encuentres muy bien. Quiero compartir contigo mi ultima reseña, espero que te guste.💓

    https://yessicaro.wordpress.com/2020/07/05/resena-del-libro-el-color-de-lo-invisible-sofia-aragon/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s