Regreso

 

Cesare Pavese

.

Como bien se sabe, la poesía es intempestiva; es decir, que se escribe u ocurre fuera del tiempo. Ese carácter personal y único que posee es el que nos brinda la posibilidad de leerla y comprenderla en cualquier momento o en cualquier latitud. Es por ello, también, que este poema de Cesare Pavese, el que fue escrito hace ochenta años, es leído como escrito para nosotros o para este año (es decir, también para aquellos que no leen poesía o que no leen nada; Pavese es tan grande que también los incluye a ellos). Alguien podrá decir que el poema sólo habla de la esperanza y que, por ende, en cualquier momento en que nos sintamos carentes de ella, tanto en lo personal como en lo social, el poema se sentirá como adecuado a esas circunstancias. Y sí, claro, de eso estoy hablando ¿Qué cosa más intemporal podemos poseer que el sentimiento humano y la más bella exposición de ellos, que es la poesía?

.

reencuentro

.

Regreso de Deola

Volveremos a la calle a mirar transeúntes
y también nosotros seremos transeúntes. Idearemos
cómo levantarnos temprano, deponiendo el disgusto
de la noche y salir con el paso de otros tiempos.
Le daremos en la cabeza al trabajo de otros tiempos.
Volveremos a fumar atolondradamente contra el vidrio,
allá abajo. Pero los ojos serán los mismos,
también el rostro y los gestos. Ese vano secreto
que se demora en el cuerpo y nos extravía la mirada
morirá lentamente en el ritmo de la sangre
donde todo se pierde.

Saldremos una mañana,
ya no tendremos casa, saldremos a la calle;
nos abandonará el disgusto nocturno;
temblaremos de soledad. Pero querremos estar solos.
Veremos los transeúntes con la sonrisa muerta
del derrotado, pero que no grita ni odia
pues sabe que desde tiempos remotos la suerte
-todo lo que ha sido y será- lo contiene la sangre,
el murmullo de la sangre. Bajaremos la frente,
solos, a media calle, a escuchar un eco
encerrado en la sangre. Y ese eco nunca vibrará.
Levantaremos los ojos, miraremos la calle.

8 comentarios el “Regreso

  1. luluviajera dice:

    Un poema conmovedor. Esperemos esos regresos con toda la esperanza de la que seamos capaces.

    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  2. Exacto; ¿Qué cosa más intemporal podemos poseer que el sentimiento humano y la más bella exposición de ellos, que es la poesía?
    La poesía ha de ser intempestiva y, también, añadiría que universal. Lo cotidiano no deja de ser un reflejo de lo que sentimos, de cómo hacemos las cosas, como pensamos… no es fácil mirar la vida con ese sentimiento, acostumbrados a la aceleración de nuestra época, olvidamos que:”lo esencial es invisble a los ojos”.
    El poema perfecto, sobrecogedor…

    Un cálido abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Esa mirada más pausada de la que hablas, y la que es absolutamente necesaria, bien puede ser alimentada y “entrenada”, para tenerla a mano en todo momento; lamentablemente, tal como lo hemos hablado ya muchas veces, lo que se busca hoy es lo contrario, la productividad constante y nada más. Pero quienes por naturaleza, por costumbre o por el mero hábito de lectura, la tenemos un poco más “pulida”, podemos disfrutar de ella en todo momento. Pequeñas ventajas de pensar en los márgenes de la sociedad.

      Un cálido abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Buena elección del poema y del autor, Roberto. Los grandes son siempre intemporales.
    Un gran abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Muchas gracias, Isabel; esa intemporalidad que tiene la poesía es la que la hace, incluso, misteriosa (¿Cómo ha logrado este poeta hablarme de esa manera hace cientos de años?).
      ¿No sería hermoso que dentro de cien años alguien leyera un poema nuestro con la misma sensación? Tal vez eso sería lo mejor a lo que podríamos aspirar…

      Un fuerte, fuerte abrazo.

      Me gusta

  4. María dice:

    Me ha sobrecogido el poema, tan presente, tan cercano. Esa intemporalidad es lo que adoro de la poesía. Un abrazo grande, Roberto.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Así es querida María, esa intemporalidad que tiene la poesía (y otros textos también, claro, lo que sucede es que la poesía nos llega de manera directa al alma, mientras que otros textos nos llegan al intelecto) es la que la hace, incluso, misteriosa (¿Cómo ha logrado este poeta hablarme de esa manera hace cientos de años?).
      ¿No sería hermoso que dentro de cien años alguien leyera un poema nuestro con la misma sensación? Tal vez eso sería lo mejor a lo que podríamos aspirar…

      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s