Moral de centavos

Pobreza y lujo

Todo lo que se come sin necesidad se roba al estómago de los pobres”. Dijo alguna vez el Mahatma Gandhi en lo que tal vez sea la cita más concisa sobre la inequidad en la distribución de la riqueza. Pero al ver una foto como la que ilustra esta entrada, no se puede menos que recordar, tal vez como complemento a la primer cita, aquellas palabras de Henri Grouès, más conocido como el Abate Pierre: “Las principales ciudades del mundo están afectados por dos plagas: el lujo excesivo y la miseria”.
Claro, hay que diferenciar la miseria económica de la miseria moral; ya se sabe que usar el mismo término para dos asuntos diferentes no siempre es lo más adecuado. Es entonces que uno se pregunta ¿No es acaso la miseria moral hija de los excesos de lujo? Creo que, aunque esto no sea siempre así, hoy en día el porcentaje es tan alto que bien podemos responder a esa pregunta con un rotundo “Sí”, sin temor a equivocarnos.

Un acto de amor

505469367

Desde siempre, la escuela ha recibido críticas más o menos certeras; pero esa institución que parece sagrada para muchos, es una fábrica de adoctrinamiento en el mejor de los casos y un depósito de niños en el peor de ellos. En momentos como los que se viven actualmente alrededor del mundo todo, donde las pocas materias que podían ejercer un efecto beneficioso para los estudiantes, es decir, las materias humanísticas, están siendo abolidas en beneficio de aquellas materias que sólo prepararán empleados medianamente dotados, criticar al sistema educativo no es un acto vacío o dañino; por el contrario, es un acto de amor por el conocimiento en sí y por sí. No se está en contra de la escuela por capricho; se está en contra de la mala escuela, de la mala educación y del vaciamiento intelectual de nuestros niños.

“No hay, en general, nada en la tierra destinado a personas inocentes tan horrible como una escuela”. George Bernard Shaw.

“Es un error muy grave pensar que el goce de ver y buscar puede ser promovido por medio de la coerción y un sentido del deber”. Albert Einstein.

“No tengo la menor duda de que la escuela desarrolló en mí nada más que lo malo y dejó el bien intacto”. Edvard Grieg.

“Espero que todavía tengamos algunos brillantes niños de doce años que estén interesados en la ciencia. Debemos tener cuidado de no desanimar a nuestros niños de doce años, haciéndoles perder los mejores años de sus vidas preparándose sólo para los exámenes”. Freeman Dyson.

“La educación se ha convertido en uno de los principales obstáculos para la inteligencia y la libertad de pensamiento” y “Mi educación fue excelente hasta que me la interrumpió la escuela”. Bertrand Russell.

“La alimentación de cuchara a largo plazo nos enseña nada más que la forma de la cuchara”. E.M. Forster

Wassily Kandinsky, Sin título, 1923

Wassily Kandinsky, Sin título, 1923

Un mapa neuronal. El diagrama del estado actual de la política económica local, zonal, mundial. Deconstrucción del lenguaje a través de su vulgarización. Disgregación de la capacidad cognoscitiva abstracta en la mente de un niño experto en internet y T.V.. Ambigüedad en el lenguaje de un político, de un conductor de televisión, de un corporativista. Imagen satelital de una ciudad y su posterior destrucción por medio de una bomba de hidrógeno.

Los imbéciles no dan respiro

03 (2)

La verdad es que hoy quería hablar de otra cosa, pero una nueva noticia me obliga a tocar un tema similar al de ayer. ¡Es que cuando los Neandertal gobiernan uno no para de sorprenderse, asustarse, indignarse o todo al mismo tiempo! Esta vez le toca el turno a mi querida Argentina con una nueva postura propia de la más acérrima ignorancia y estupidez. El Ministro de Educación Esteban Bullrich propuso incluir a las religiones dentro de la currícula de las escuelas. Así es: “El Ministro de Educación sostuvo que la enseñanza religiosa debe volver a la escuela para que “la luz del cirio pascual” y de la educación vuelvan a brillar más fuerte que nunca”. También dijo estar “convencido” de que las enseñanzas del Evangelio y de Jesús, como las de otros profetas y religiones “deben ser aprendidas”.

03 (3)

El Ministro parece desconocer que en la Argentina la educación laica y la libertad de conciencia están garantizadas en la Constitución Nacional, así que el disparate que promueve no sólo es retrógrado, sino también ilegal; pero ya se sabe; a la derecha, esas cosas de la legalidad y del buen entendimiento entre todos los tiene sin cuidado.

Por fortuna, de inmediato se han levantado voces críticas que advierten del peligro que implica la postura de Esteban Bullrich, como la de la pedagoga Adriana Puiggrós, quien dejó en claro que: “Enseñar religión es retroceder más de cien años”, además de señalar que no hay contradicción entre el laicismo y el catolicismo (se pueden ser ambas cosas, claro está; ser laico no significa ser anticatólico; sólo se entiende que la religión y las cuestiones sociales corren por caminos diferentes).

El Ministro de Educación argentino Esteban Bullrich es por demás ignorante, no cabe duda de ello, pero ante todo, es un buen cristiano. ¿Cuál es la razón por la cual la iglesia y el estado (¡Vaya, iglesia y estado, igual que ayer!) querrían incluir a la religión en las escuelas? Dejemos que el humor del chileno Montt lo exponga con más claridad que cualquier párrafo mío:

03 (1)

Cuando gobierna la edad media

Silvano Aureoles Conejo

“El gobierno del estado de Michoacán, en México, se encuentra en el centro de de una polémica”. Algo así puede leerse, con las variantes del caso, en los titulares de esta parte del mundo. El tema es el de la punibilidad a las mujeres que se sometan a un aborto, tema que causa escozor en estratos varios de la sociedad, sea del país que fuere. Pero el punto es que pude leer el artículo de la ley que se está discutiendo y mi asombro y disgusto me obligan a compartir lo que pienso de este asunto. Veamos el artículo en cuestión:

Artículo 288. Se impondrán de seis meses a un año de prisión, a la madre que voluntariamente procure su aborto o consienta en que otro la haga abortar, si concurren estas tres circunstancias: I. Que no tenga mala fama; II. Que haya logrado ocultar su embarazo, y III. Que éste sea fruto de una unión ilegítima. Faltando alguna de las circunstancias mencionadas, se le aplicarán de uno a cinco años de prisión.

En síntesis: no sólo se pena al aborto, sino que se manejan conceptos como “mujer de mala fama” (si es una de ellas la pena va de un año a cinco años, si no se es una mujer de “mala fama” la pena es de seis meses a un año) o “unión ilegítima” (la unión legítima es, como todos saben, la unión glorificada por el estado y la iglesia; todas las demás, son “ilegítimas”).

Me tomo un minuto para verificar que estoy viviendo en el Siglo XXI; temo que algún demonio maligno me haya tomado en sueños y me haya transportado al siglo XIV o algo así. Cuando todo el mundo sabe que el penar el aborto no es la solución al problema, sino que es una decisión que complica el asunto, además de ser moralmente inaceptable; en el estado de Michoacán se vuelve en el tiempo y se estigmatiza a una persona que, en muchos casos, es una víctima. (Aclaración necesaria: si bien el artículo 289 despenaliza al aborto cuando éste es fruto de una violación, nada se dice para los casos en los que el feto pueda tener deformidades genéticas).

El aborto es tema por demás complejo; no soy de los que promueven un “aborto libre como si fueran caramelos”, pero creo que penalizarlo no es la solución; mucho menos, claro está, manejar conceptos como los que detallé más arriba. ¿Quién es el gobernador o un mero político para determinar conceptos morales? ¿Y quién determina, entonces la moral del gobernador?

Después me preguntan por qué me opongo a la religiones y a su injerencia en los asuntos públicos…

 

Escuela de ignorantes

Festival con B larga-2.1-

En Argentina sigue desarrollándose un fuerte enfrentamiento entre el gobierno nacional y los docentes. Hace unos días leí el siguiente titular: “Desprestigiar a los docentes es funcional para privatizar la educación”. Ese titular me hizo recordar a un texto de Mario Benedetti que bien sirve para poner las cosas en claro:
“El sistema es sencillo. Por ejemplo, quitémosle fondos a la Universidad de la República, y cuando ésta empiece a ahogarse, y los estudiantes, los funcionarios y los docentes se larguen a la calle, señalemos entonces qué ineficaz se ha vuelto la educación pública, aun la superior, y destaquemos una vez más que la solución es la Universidad privada, donde no se producen huelgas y hasta hay una cierta facilidad para titularse”.
Los gobiernos de derecha sólo tienen una idea: ganar dinero (sólo ellos, claroestá); es así que entonces todo aquello que no produzca beneficios contantes y sonantes será considerado como inútil. Como si de una empresa se tratase, manejan del mismo modo los destinos de un país en su totalidad. Como para ello necesitan un pueblo estúpido, lo primero que hacen es atacar a la educación y todo se transforma en un círculo vicioso donde los ignorantes elijen a quienes van a crear más ignorantes y así hasta la náusea.
Por último, y entre las muchas citas que podría traer al respecto, quiero recordar aquellas palabras de Italo Calvino, no menos precisas, no menos terminantes que las de Benedetti y que exponen de la misma tajante manera al vergonzoso gobierno argentino:
“Un país que destruye la Escuela Pública no lo hace nunca por dinero, porque falten recursos o su costo sea excesivo. Un país que desmonta la Educación, las Artes o las Culturas, está ya gobernado por aquellos que sólo tienen algo que perder con la difusión del saber”.

ignorancia

Confundidos

Confundidos

Ayer fui a ver la Procesión del Silencio, la cual se lleva a cabo en cada viernes santo. No duré mucho viendo dicha marcha porque ver tanto desfile de crucificado me saturó en poco tiempo. Pensé que un país que celebra con tanto afán este tipo de cosas no puede avanzar demasiado rápido, pero eso fue todo, no fui más allá de eso. No tenía más que un interés cultural al asistir a esa marcha y, considerando que es una conmemoración que pertenece a un colectivo del cual no formo parte, pensé que la cosa no iba a pasar de allí; pero la realidad siempre nos brinda ocasiones para el asombro o para la reflexión.
No voy a entrar en consideraciones religiosas (cosa que podría hacer en abundancia, por cierto); sino en cuestiones prácticas. Para empezar, este fin de semana, y sólo en accidentes de tránsito en las rutas de Michoacán, se cuentan 26 muertos. Pero lo que me impulsó a escribir esto fue la muerte de un muchacho de 23 años llamado José Ignacio (desconozco su apellido), ocurrida en la localidad de Barranquillas, en este mismo estado. José Ignacio personificaba a Judas y a mitad del acto religioso, el joven de 23 años, colocó una soga alrededor de su cuello mientras permanecía parado en un bote, pero perdió el equilibrio y resbaló. Así, durante minutos el cuerpo quedó pendido del árbol, pero los asistentes creían que era parte de la representación.
Es entonces que me decido a decir lo que pienso, ya que estos mismos actos hacen que la ceremonia privada se convierta en un tema de interés general.
Para empezar, considero que los católicos confunden el símbolo con la cosa (esto no es novedad, por cierto). Se podrían esgrimir decenas de razones por las cuales este tipo de ceremonias son poco menos que retrógradas; pero no voy a entrar en temas de carácter personal (el que quiera flagelarse hasta sangrar que lo haga, es su problema; lo mismo si alguno quiere crucificarse o hacerse dar latigazos o cualquier otra tontería similar. Ahora, si debe hacerlo mientras camina por la avenida principal es un tema aparte y que nos compete a todos) pero los excesos como los que acabo de destacar son otro asunto. Que cada cual adore al dios que considere adecuado; que cada cual rece, ore o cante a quien se le antoje; pero, si en honor a una resurrección cada año termina con medio centenar de muertos, me parece que están confundiendo los términos de la ecuación. Como suele suceder en estos casos, ciertas personas parecen no darse cuenta que la vida queda para el otro lado.