Reorganizando.

hollie-bookshefl-before-after

Comienzo con una perogrullada: cada viaje es único. Como se ve, no estoy muy lúcido en estos momentos, de allí que haya elegido esa imagen particular para ilustrar esta entrada; ya que así es como me siento: como alguien con la necesidad de organizar sus pensamientos y sus emociones luego de un viaje que no por corto en tiempo lo fue en experiencias. Cada viaje es único, sí, y es por eso que algunos dejan una marca un poco más profunda en nosotros y estoy seguro de que éste en particular lo saborearé por mucho tiempo. Así que mientras vuelvo a colocar esos pensamientos y emociones en sus estantes correspondientes, mientras vuelvo a organizar mis horarios y demás trivialidades de esas que llamamos “de cada día”, dejo esta declaración de insania momentánea. Volveré mañana, supongo que igual de torpe, pero aún sonriente en mi nube actual (“Cuando no ando en las nubes, ando como perdido” A. Porchia).

Anuncio publicitario