Emily Dickinson de puño y letra

emily page

Acabo de enterarme de que, a principios de este año, el Amherst College, de Massachusetts, Estados Unidos, digitalizó y puso a disposición de los lectores toda la obra y la correspondencia de la enorme Emily Dickinson. Acabo de ir hasta allí y me encontré con más de lo que esperaba. Tener acceso a la obra autógrafa de un autor –cualquiera fuera éste– era posible sólo para muy pocos y eso luego de arduas (y lógicas, por otra parte) diligencias; pero aquí podemos, además de leer en pantalla completa cualquiera de sus textos, descargarlos y revisarlos una y otra vez; agrandarlos hasta poder ver la profundidad del trazo dibujado en un sobre roto o en un trozo de papel de color. Emily escribía en cualquier pedacito de papel que pudiera conseguir y lo guardaba celosamente. En su vida sólo se publicaron –sin su firma– cuatro poemas; el resto fue encontrado en su habitación luego de su muerte.

Aquí un original que descargué del sitio oficial del Amherst College, y su traducción, a cargo de Carlos López Narváez.

page1

Ensueño

Para fugarnos de la tierra
un libro es el mejor bajel;
y se viaja mejor en el poema
que en el más brioso y rápido corcel

Aun el más pobre puede hacerlo,
nada por ello ha de pagar:
el alma en el transporte de su sueño
se nutre sólo de silencio y paz.

Anuncio publicitario