Contemplando el océano.

Horizonte

“Cada uno de nosotros es una península, con una mitad unida a tierra firme y la otra mirando al océano. Una mitad conectada a la familia, a los amigos, a la cultura, a la tradición, al país, a la nación, al sexo, al lenguaje y a muchos otros vínculos. Y la otra mitad deseando que la dejen sola contemplando el océano.”

Esta cita de Amos Oz me desnuda, me expone, me abre a una certeza que permanecía oculta, en silencio, hasta que esas palabras la dejaron en evidencia. No puedo, ahora, menos que aceptar que esa dualidad, hoy (otra más, entre las otras muchas que me forman), mece mis días con la irregularidad de las mareas: no se rige por el rigor de un metrónomo, pero siempre está allí, como una permanencia segura en cada día.