Un vino en París.

Brendan Brehan

El poeta Brendan Behan trabajó mucho tiempo como pintor de casas. Mientras estaba en París, se le encargó pintar un cartel en la ventana de una cafetería para atraer a los turistas de habla inglesa. Behan pintó:

Come in, you Anglo-Saxon swine
And drink of my Algerian wine.
‘Twill turn your eyeballs black and blue
And damn well good enough for you.

Las estrofas dicen algo así como “Entra, cerdo anglosajón/y bebe mi vino de Argelia/hasta que los ojos se te tornen negro y azul/es endemoniadamente bueno para ti”.

“Al menos me pagaron por ello”, dijo más tarde. “Pero me fui del lugar antes de que el patrón consiguiera traducir mi obra”.

(La anécdota la cuenta la esposa de Behan; Beatrice, en Mi vida con Brendan, 1973.)

Anuncios