Más que ridículo

zen-version-of-wheres-waldo

Versión Zen de ¿Dónde está Wally?

Como corolario de la ridícula entrada de ayer, vuelvo sobre el tema y dejo un par de consideraciones más al respecto. Si hablamos del absurdo de la vida podemos tomar como referencia a varios autores, pero quiero apuntar para el lado de la corriente filosófica que mejor capta esta verdad la cual es, sin duda, el budismo Zen. Parte importante del aprendizaje del iniciado se lleva a cabo mediante Koans, breves ejercicios que juegan con el absurdo y que pretenden destacar el sinsentido de la búsqueda consciente de la verdad. Una vez que renunciemos a ella, alcanzaremos la iluminación o Satori (en japonés). El humor derrumba las convenciones y los prejuicios, los hábitos mentales que nos separan de todo lo vivo. Muchísimos son los ejemplos de filosofía Zen que hacen hincapié en esta importante realidad. Sôkan escribió un haiku que decía:

Sé bien que tienes las nalgas heladas,
pero no te acerques demasiado al fuego,
oh, Buda de nieve.

La irreverencia de estas líneas se olvida ante la fuerza vital que expresan. Sentirse pequeño, cómico, ridículo, es quizás la manera más honrada de encontrar y expresar la propia dignidad.

Diógenes
Es por demás conocida la anécdota aquella que narra la historia de Alejandro Magno cuando se presentó ante el barril donde Diógenes vivía y le ofreció satisfacer cualquier deseo que tuviera, Diógenes sólo le dijo: “Apártate porque me tapas la luz del sol.” En otra ocasión, un cortesano le dijo que si hubiera aprendido a adular a los poderosos no tendría que comerse unas simples lentejas como las que el filósofo estaba saboreando en aquel momento. Diógenes le contestó: “Y si tú hubieras aprendido a comer lentejas no tendrías que adular a los poderosos.”
Somos poca cosa. Somos ridículos, risibles, diminutos, inconsistentes. Somos encantadoramente nada y saberlo, ser conscientes de ello, es la única sabiduría a la que podemos aspirar.

Anuncios

Existir es…

buda

Existir es sufrir es una de las enseñanzas básicas o primarias del budismo; pero lejos de ser una mera exposición negativa de la vida, esta enseñanza es la base para una conducta que se torna, de manera casi paradójica, en optimismo puro. Como bien lo sintetizara Gregorio Marañón: Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir.

 

Wat Arun, el templo reciclado.

Wat Arun (0)

Construido alrededor del año 1650 por el Rey Taskin; el Templo budista Wat Arun (Templo del amanecer), en Bangkok, Tailandia; tiene una torre que  alcanza casi ochenta metros de altura y cuenta con empinadas escaleras que, se dice, nos llevan al camino al cielo.

El exterior de la torre está cubierto con millones de trozos rotos de porcelana. Han sido dispuestos en patrones intrincados e imágenes complejas de una manera que es increíblemente precisa y que ha requerido artistas más que dotados en el arte del diseño. La razón por la cual este templo está decorado de esa manera tan peculiar parte de cuestiones puramente mercantiles. Los buques que llegaban a Bangkok por aquellos tiempos, procedentes de China, realizaron dos valiosas exportaciones: el té y la seda. El té y la seda que debían colocarse en las secciones centrales de los barcos, ya que ambos productos eran en exceso sensibles al daño producido por el agua. El problema era que para equilibrar el barco para que pudiera navegar adecuadamente, alrededor de la mitad del peso de la carga necesaria debía colocarse por debajo de la línea de flotación; entonces fue que los platos de porcelana china se convirtieron en la solución perfecta. No eran susceptibles a daños por agua y eran lo suficientemente pesados. A menudo, sin embargo, las tormentas y las olas altas hacían que la porcelana se rompiera, dejando a los barcos con las bodegas llenas de montañas de fragmentos de cerámica. ¿Qué hacer con todas esas piezas? El Rey Taskin, adelantándose en siglos al concepto de reciclaje, tuvo una idea brillante. Reunió a sus artistas reales y a sus  artesanos  y les ordenó que los utilizaran para decorar su famosa torre del templo. Ellos pusieron yeso húmedo en el exterior y a continuación colocaron la porcelana en diseños complicados y en patrones geométricos. También crearon hermosas escenas naturales con los trozos de cerámica de colores. Taskin probablemente nunca había oído hablar de reciclaje pero ciertamente sabía cómo hacerlo, como se dice por aquí, a lo grande.

Para ver las imágenes en mayor tamaño, hacer clic sobre una de ellas.

 

El delicado brillo del diamante.

2u97us0

A Julia Santibáñez

El Sutra del Diamante (en sánscrito: Vajracchedika Prajñāpāramitā Sutra) es un Sutra Mahayana (budista) que podría traducirse como “perfección de la sabiduría”, y hace hincapié en la práctica de la no-permanencia y el desapego. El Sutra del Diamante es uno de los Sutras Mahayana más influyentes en el Este de Asia, y es un objeto clave de la devoción y el estudio en el budismo Zen.

Una de las copias de la versión china del Sutra del Diamante, que se encuentra entre los manuscritos de Dunhuang (la cueva donde fueron hallados esos textos), es considerado el libro impreso más antiguo (en palabras de la Biblioteca Británica, “de los primeros libros  que han sobrevivido de manera completa y que incluyen la fecha de impresión”. Y una nota personal: no hay contradicción cuando hablo de manuscritos y luego de libro impreso. En general se habla de los manuscritos de Dunhuang porque la mayor parte de los textos encontrados allí pertenecían a esta clase).

sutra del diamante

El término Sutra significa “el camino de la Verdad; lo que nos lleva directo hacia el Gran Tao”. Diamante, además de la piedra preciosa, incluye el sentido de “relámpago, rayo; algo luminoso y afilado”. Este Sutra, entonces, es una espada fuerte y afilada de sabiduría, con la cual se cortan las ignorancias, los sufrimientos, la angustia. Es la orilla más allá de la paz y la felicidad, es decir, el Nirvana.

Hay una versión en español del Sutra del Diamante en PDF que pueden descargar aquí; pero la traducción no es, por momentos, del todo clara (aunque las notas al pie pueden ser enriquecedoras). Para quien pueda leer en inglés recomiendo la versión más directa que pueden encontrar aquí.

Algunas imágenes del libro impreso más antiguo del que se tenga registro. Para ver las imágenes más grandes, hacer clic sobre una de ellas:

Once rostros para la compasión

SAM_1439

Revisando algunas cajas con libros, me encuentro con este pequeño volumen que del que no tengo ni idea cómo fue que vino a parar aquí. El colofón indica que fue editado el 27 de agosto de 1991, en conmemoración del treinta y cinco (sic) aniversario de la Fundación del Instituto Argentino-Japonés de Cultura. Es un pequeño volumen de apenas 105 páginas que narra —a través de crónicas y poemas— el recorrido por las ciudades más destacadas del budismo japonés. Cada capítulo está adornado con un pequeño mandala como encabezado. A medida que lo vaya leyendo, iré buscando las imágenes que correspondan y las iré dejando aquí.

Caminar por Nara

Todavía pueden reconocerse valores que el pasado maneja con ausencia, indiferente frente a la arrogancia de nuestro tiempo. A veces vericuetos que se resuelven en antiguos silencios. Otras, la fisonomía de trozos que pueden ser administrados como contraseña para otro tipo de comprensión. Desde el corazón de Nara hasta el Muro-ji o el Horyu-ji. el ómnibus descubre barrios o zonas ahora pobladas, y se detiene en un punto determinado. Caminando, la relación naturaleza-hombre se encarga de asimilar las analogías que solo tienen cabida allí, lejos de la enajenación urbana a la que estamos morosamente apegados. Nara, amada  por Malraux y Grousset, necesita de un tiempo bastante calmo, acaso meditado, para ser evocada en el silencio de las más hondas rememoraciones. A la emoción temporal del Horyu-ji, o del Todai-ji, las imágenes de madera o bronce de los primeros siglos del budismo perviven con su carga de belleza y profundidad.

juichimen-kannon-hokkeji-100cm-firth-half-9th-century Juichimen Kannon de once cabezas, realizada por un maestro anónimo de la época Heian (S. IX), principal estatua de madera del templo Hokkei-ji, en Nara, es considerada como una de las más bellamente balanceadas y elegantes del período.

.

Once rostros para la compasión

Entre cabezas errantes y ojos presentidos

el aire desplaza se mano de savia

su pecho de loto en el abismo

su proceso de sombra hacia la complacencia.

Una tarde pudimos asistir a su recato

pero fuimos apresados por sus halos de tallo

por la mirada coordinando las sombras.

Cuando por fin marchó entre augurios

moviendo apenas las vetas de su madera

supusimos que no hay vida ni muerte

para invertir en los júbilos del misterio

apenas tal vez una huella en la atmósfera

y esas centurias encendidas entre ojos

en la comprensión del gesto

preso en el dedo del relámpago.

.

hokkeji_hondo_side

Templo Hokkei-ji, Nara, Japón.

Mandalas de arena

Como ayer despertó cierta curiosidad este asunto de los mandalas de arena, hoy les dejo una serie de fotografías que demuestran la enorme concentración que requiere este tipo de trabajo y el exquisito novel de detalle que se alcanza con un material que, a primera vista, parece tosco y poco apto para obras tan delicadas.

Por último, un video donde se reducen los seis días que dura la creación del mandala a un par de minutos.