El nudo

 

nudo

 

«Los maestros zen enseñan que el sabio come cuando tiene hambre y duerme cuando tiene sueño. No nos dicen qué debe hacer cuando ya ha saciado el hambre y aún no le ha venido el sueño, aunque podemos suponer que sería muy poco sabio que no hiciera el amor cuando está enamorado. Porque el sexo, digan lo que digan los reprimidos de cualquier tiempo, lugar y fe, es la tercera de las necesidades fundamentales del hombre», dice Piergiorgio Odiffreddi en su Elogio de la impertinencia. Eso me hace acordar a un microrrelato de Claudia Cortalezzi (los que están muy de moda ahora pero que me cuesta considerar como la quintaesencia de la literatura. Están muy bien como juego literario, pero de allí a considerar que ahora las letras pasan por allí hay un gran, enorme trecho). El microrrelato pertenece a su volumen No ser o ser, y es éste:

 

Inoportuno

 

En un rincón del dormitorio, el nudo se aprieta a sí mismo. No quiere que ellos —una pareja que acaba de entrar— adviertan su presencia.

    —Desnudate —oye.

Sonamos, se dice, me descubrieron.