Nuevas incógnitas (¿sí o no? ¿Hasta qué punto?)

Bull-Fart-Sculpture-China

Hace unos días mis amigos me brindaron la satisfacción de un estupendo debate en la entrada Monarquía sí, monarquía no. En los comentarios, la siempre adorable (no sé cómo lo hace) Redalmados, propuso un debate similar pero considerando el tema de las corridas de toros. Queda entonces planteado el tema: corridas de toros ¿sí o no?

Presumo (pero bien puedo equivocarme en este punto), que aquí no habrá tanta diferencia de opinión como en la entrada que mencioné antes. Así que me atrevo a ampliar un poquito más el tema; tratándose de diferencias culturales ¿hasta qué punto es lícito permitir que una tradición sea mantenida cuando los valores que proponen han cambiado con el paso del tiempo? Las corridas de toros son un ejemplo de esto, pero podríamos extenderlo a otros asuntos, entre ellas algunas costumbres religiosas (como la ablación de órganos por parte de la comunidad musulmana; los rituales de las religiones animistas (las cuales suelen utilizar animales como sacrificios); o el simple uso del velo en una sociedad laica y liberal, como son las europeas y americanas actuales.

Así que quedo en manos de ustedes, quien quiera participar, bienvenido sea.

NOTA: lo único que quisiera pedirles es, tal como ocurrió el otro día, que mantengamos las formas y el buen gusto. Por más que ciertos temas nos muevan a opiniones fuertes (las mías, en estos temas de hoy, son visceralmente radicales, si vamos al caso), hagamos el esfuerzo de trazarnos límites y respetémoslos (los invito a leer los estupendos comentarios de la entrada destacada; son una muestra maravillosa de ello).

Anuncios

Burocracia y humanidad

Cada vez que me encuentro con una serie de fotografías en las que las personas –personas comunes y corrientes, como uno– son el centro de atención siento una fascinación que va más allá de la mera observación estética. La primera vez que me ocurrió esto fue cuando tuve la oportunidad de hojear el libro Portraits, de Steve McCurry. En él sólo encontramos doscientas páginas de retratos, los cuales fueron tomados por este genial fotógrafo en sus viajes alrededor del mundo (McCurry es el autor de esa inolvidable fotografía, la cual seguramente todos conocemos, de esa niña afgana en un campo de refugiados y que hoy es la imagen principal de National Geographic). Ese libro, como ningún otro, y sin necesidad de una sola palabra, me hizo sentir esa conexión absoluta con el resto de la humanidad toda. Algo similar sentí al ver esta fotos de estas personas en sus sitios de trabajo. No puedo evitar preguntarme ¿Cómo es su vida? ¿Cuáles son sus sueños, sus deseos, sus temores? ¿A quién aman, por quiénes son amados?

Schopenhauer, en un magnífico ensayo sobre “El fundamento de la moralidad”, trata particularmente el tema de la trascendente experiencia espiritual. ¿Cómo es que, se pregunta, un individuo puede olvidarse de sí mismo y de su propia seguridad y ponerse a sí mismo y a su vida en peligro a fin de salvar a otra de la muerte o el dolor, como si esa otra vida fuese la suya propia, y ese peligro ajeno, el suyo? Alguien así, responde Schopenhauer, está actuando en el marco del reconocimiento instintivo de la verdad de que él y el otro son uno. Se mueve no por la impresión secundaria y menor de sí mismo como separado de los otros, sino por la inmediata experiencia de la más grande y cierta verdad de que todos somos uno en nuestro ser. El nombre que dio Schopenhauer a esta motivación es “compasión”, Mitleid, y la identifica como la única inspiración de acción inherentemente moral.

Algo así es lo que me hacen sentir estas fotografías (téngase en cuenta que “compasión” vas escrito entre comillas porque, como todo término filosófico, no es exactamente a eso a lo que se refiere. Aquí podríamos sumarle la idea de “empatía”. Ése termino se acerca mucho más a lo que intento describir), una profunda conexión con esas personas.

El autor de esta serie es Jan Banning y pueden ver algunas fotos más, así como otros trabajos suyos, en el enlace.