Hoja de ruta (III) Cusco (I)

 

20180127_123533

Cusco desde la altura. (Todas las fotos: Borgeano)

 

Cusco, la antigua capital del Imperio Inca, no ha cambiado nada en estos casi cuatro años que pasaron desde que la visité por primera vez: la plaza bien cuidada, los portales y locales que la rodean no molestan con ruidos de música o pregones, el tránsito es ordenado, los turistas de todas las nacionalidades van y vienen sin cesar o almuerzan en uno de los muchos balcones coloniales de los cafés o pubs que están, casi todos ellos, en el piso superior de cada caserón colonial.

 

20180127_114432

Coricancha (del quechua: Quri Kancha, “templo dorado”).

 

Los cusqueños son por demás amables y, acostumbrados al turista (y conscientes de que el turista es el que deja más dinero en la ciudad y los alrededores y de la necesidad de cuidar esa fuente de ingresos), responden amablemente a las consultas que se les hacen y son muy atentos a la hora de dar indicaciones o consejos. Pero… hay un punto que se les escapa y ellos son, en general, un cierto porcentaje de los comerciantes; de manera específica, me refiero al bendito cambio de dinero: si no tienes cambio no hacen el menor esfuerzo por conseguirlo y ni siquiera se preocupan por no vender: o pagas con cambio o sales de la tienda. Muchas veces uno simplemente va a comprar a otro lado, pero en otras ocasiones hemos tenido que caminar más de un kilómetro para encontrar alguien que quisiera o pudiera cambiarnos un billete para luego poder hacer la compra que queríamos. Salvo ese punto no puedo tener más que palabras de elogio para Cusco y su gente.

 

20180127_110013

Catedral de Cusco

 

Ubicada al sureste del país y con una altura de 3400 metros sobre el nivel del mar, a Cusco hay que caminarla despacio, de lo contrario se corre el riesgo de quedarse sin aire cada veinte pasos. Para que ello no suceda puede ayudarnos un mate (té) de coca o también mascar la hoja de coca, directamente (en realidad no se masca en el sentido de masticar; sino que se coloca la hoja en el maxilar superior, entre la encía y la mejilla y se va extrayendo su jugo poco a poco. La hoja de coca actúa como un estimulante ligero y ayuda a combatir el hambre, la sed, el dolor y el cansancio. También ayuda a superar el mal de alturas).

 

20180127_123117

 

Luego de unos días recorriendo la ciudad, nos preparamos para el siguiente paso (el cual es sólo transitorio, ya que de una u otra manera hay que volver a Cusco después): Aguascalientes.

 

20180127_123816

Monumento a Pachakuteq Inca Yupanki (Transformador del Universo).

Anuncios