Tomar la espada

«Todo extremismo destruye lo que afirma» María Zambrano.

El 3 de mayo de 1808 en Madrid.

Francisco de Goya – El 3 de mayo de 1808 en Madrid.

Como corolario a la entrada de ayer, copio este fragmento de Dionisio Garzón; del prólogo a Pensamiento, palabras y música:

“En el Museo del Prado puede verse uno de los cuadros más intenso y trágicos de Goya: El 3 de mayo de 1808 en Madrid. Los fusilamientos en las montañas del Príncipe Pío. Ceremonia de horror y muerte: el paso arrollador de la guerra, el trágico patetismo de esos seres humanos indefensos ante su destrucción implacable. Con trazos recios, casi violentos, en apariencia sin el menor refinamiento, la mano maestra del pintor plasma esa crueldad dramática llevando la luz y el color a sus extremos más intensos.

De este cuadro dice De Amicis: «Es el último punto a que puede llegar la pintura antes de convertirse en acción; pasado este punto, uno tira el pincel y coge la espada»”.

Esa frase final de De Amicis es el verdadero corolario: lega un momento en que se hace necesario tirar el pincel y tomar la espada, metafórica o literalmente. Todo lo demás es cobardía, aunque se la disfrace de racionalismo o de pacifismo.