Conceptos erróneos

En la película Ghandi, de 1982, hay una escena que me quedó grabada: el enviado inglés le dice al Mahatma «Ghandi, usted no sabe nada de historia, nunca un país se independizó de manera pacífica», a lo que Ghandi responde «El que no sabe nada de historia es usted. En historia, el que algo no haya sucedido no significa que no pueda suceder».

223594_532639553438632_10002902_n

¿Cuántos conceptos erróneos nos han inculcado a lo largo de nuestra vida? Desde la primera infancia —«con la mejor buena voluntad» suele decirse como si eso fuera una excusa para la ignorancia— nos han ido sembrando el inconsciente con ideas erróneas, conceptos falsos, creencias ridículas. Algunas de las que recuerdo.

• Si no eres bueno Dios se enojará contigo.

• Si te tocas te quedarás ciego (o te volverás estúpido o te crecerán pelos en las manos o Dios se enojará contigo)

• Sé bueno.

• El amor todo lo puede.

• Trabaja y nunca te quejes.

• El que es rico será porque ha trabajado lo suficiente.

• El trabajo dignifica.

• El superior (o el cliente) siempre tienen razón.

• El hombre nunca debe llorar.

• Fuimos, somos y siempre seremos un país de mierda.

• Eres un bueno para nada.

• En boca cerrada no entran moscas.

• Ten fe y lo demás te será dado por añadidura (ésta es la idea original, las de entrecasa eran iguales pero más sencillas).

• El sexo es sucio.

• Nunca le respondas a un adulto.

Hay que revertir todos los valores, como decía Nietzsche. Después de todo, peor no nos va a ir.

Mi dios favorito

thot

De todo el amplio espectro de dioses que pululan o lo han hecho a lo largo de la geografía y del tiempo (listarlos me llevaría demasiado espacio), mi dios favorito es Thot, uno de los dioses del panteón egipcio. Las razones son, básicamente, estéticas (lo cual, bien pensado, no es una mala razón para elegir a un dios).

Para empezar,  Thot fue el inventor de la escritura, patrón de los escribas, de las artes y las ciencias. Como dios de la escritura, era el inventor de todas las palabras, del lenguaje articulado. También está considerado dios de la sabiduría y tenía autoridad sobre todos los dioses.  Es decir que no sólo inventó esta maravilla que usamos a diario y a la que mucho de nosotros les debemos el sentido más profundo de nuestras vidas. Además de ello el tipo era un peso pesado en serio, tener autoridad sobre el resto de los dioses no es para cualquiera.

Thot, desempeñaba un gran número de funciones, considerado un Dios lunar (con esta forma aparece representado algunas veces, portando una media luna encima de su cabeza de Ibis, pues simboliza el lado brillante de la luna que contiene la esencia de la Sabiduría creadora), actuaba como iniciador de los Misterios, también era el guardián de las puertas del inframundo y pesaba el corazón de los muertos para determinar su destino, como Dios del Conocimiento era el Sabio Maestro que confiaba los secretos de su arte a sus iniciados, a los elegidos de entre los humanos,  tuvo como misión iniciar en la tierra «la tradición perenne», heredada de las jerarquías celestes, a los primeros faraones y sacerdotes  de Egipto.

thoth

¿Algo más? Pues sí, parece que el muchacho tenía tiempo y poder como para hacer algunas cosas más. Por ejemplo: es un dios tan antiguo que participó en la creación del mundo (bueno, en esto se parece a casi todos, es cierto); creador de la música (a través del invento de la lira), Señor de la noche y más. En fin, el tipo las tenía todas. Todos conocemos el inframundo egipcio, allí uno llegaba cuando le llegaba el momento y, en una balanza de platos, el corazón del difunto se pesaba teniendo que pesar igual que una pluma. Bien, la pluma en cuestión era un pluma de ibis, es decir del animal asociado con Thot. Si el corazón pesaba más no se podía pasar al mundo de Osiris, si pesaba igual sí. Y nada podía pesar menos que una pluma de Thot.  Él estaba allí, tomando nota del nombre del muerto y, por supuesto, de su destino.

Ahora, hermanos, unamos nuestras manos y oremos con corazón limpio, profundo y sincero:

«Salve, oh Thot, señor del Tiempo. Escribe bien sobre nosotros en tu libro cósmico, haznos conocer nuestro camino y concédenos la estabilidad física y mental necesaria para lograr lo que hemos planeado en el espíritu antes de embarcarnos en este viaje. Ayúdanos a aprender nuestras lecciones en todos los niveles, de manera que podamos merecer realmente el grado espiritual al que aspiramos

Antigua plegaria egipcia.

De vírgenes lloronas y otros disparates

Hace un par de semanas aparecieron, como es de rigor para la navidad (casi siempre un poco antes), una o dos vírgenes que lloran, y lo que lloran es, generalmente, sangre. Primera pregunta: ¿Por qué tienen esa fijación con la sangre los católicos? Y mejor no tocar el tema de la transubstanciación, donde los católicos están obligados a creer que la ostia, al ser tragada, se convierte en carne, mientras que el vino se convierte en sangre.

vírgenes

Siempre que ocurre esto me acuerdo de aquella historia que tan bien narrara el Gran José Saramago: «se podría recordar aquí, repetimos, aquel milagro de Ourique, celebérrimo, cuando Cristo se apareció al rey portugués y éste le gritó, mientras el ejército postrado en el suelo lloraba, A los infieles, Señor, a los infieles, y no a mí, que creo lo que podéis, pero Cristo no quiso aparecerse a los moros, y lástima fue, que en vez de crudelísima batalla podríamos, hoy, registrar en estos anales la conversión maravillosa de los ciento cincuenta mil bárbaros que al fin perdieron allí la vida, un desperdicio de almas que clama al cielo.» Pues eso. Segunda pregunta: ¿Por qué las vírgenes que lloran o las apariciones marianas siempre suceden en sitios cristianos? ¿No sería más útil que ocurrieran en medio de Jerusalén, Addis Abeba o Tokyo? Grandes misterios del cristianismo.

Y ya que estamos, tercera pregunta, en libre tono fantástico: ¿Qué sucedería si mañana en Washington D.C., México D.F., Buenos Aires, París o Madrid apareciera la imagen de un Buda gigante flotando sobre esas ciudades?

Pero, por lo menos a mí eso no me alcanza ni me alcanzará. Si vamos a hablar de milagros preferiría que diosito padre y diosito hijo pusieran sus blancas barbas en remojo y se aparecieran (por lo menos el segundo, ya que del primero pocas noticias tenemos), digamos, en África y que allí multiplicaran otra vez los panes y los peces y que convirtieran el vino de los ricos en agua para los pobres. Ahí, entonces, podríamos empezar a hablar.

agua

Sólo por un día

Texto tomado de Un pedacito de Mar: 

Si fuera Dios creo que me parecería un poco a Sabina, ese aspecto desaliñado le vendría muy bien al tipo de ser sobrenatural que siempre me ha gustado soñar. Cantaría Noches de boda desde el cielo y los 10 mandamientos serían sus versos a pie de letra (puede que incluso añadiese otros). Si pudiese ser Dios… sólo por un instante, implantaría 29 pensamientos divinos y, en vez de 2 tablas, los lanzaría en un post.
Serían algo así como estos:

1. Que el maquillaje no apague tu risa
2. Que el equipaje no lastre tus alas
3. Que el calendario no venga con prisas
4. Que el diccionario detenga las balas
5. Que las persianas corrijan la aurora
6. Que gane el quiero la guerra del puedo
7. Que los que esperan no cuenten las horas
8. Que los que matan se mueran de miedo.
9. Que el fin del mundo te pille bailando
10. Que el escenario te tiña las canas
11. Que nunca sepas ni cómo ni cuándo, ni ciento volando ni ayer ni mañana
12. Que el corazón no se pase de moda
13. Que los otoños te doren la piel
14. Que cada noche sea noche de bodas
15. Que no se ponga la luna de miel.
16. Que las verdades no tengan complejos
17. Que las mentiras parezcan mentiras
18. Que no te den la razón los espejos
19. Que te aproveche mirar lo que miras
20. Que no se ocupe de ti el desamparo
21. Que cada cena sea tu última cena
22. Que ser valiente no salga tan caro
23. Que ser cobarde no valga la pena
24. Que no te compren por menos de nada
25. Que no te vendan amor sin espinas
26. Que no te duerman con cuentos de hadas
27. Que no te cierren el bar de la esquina.
28. Que todas las noches sean noches de boda
29. Que todas las lunas sean lunas de miel.

——————————————————————————————————————————

Cuando leí el texto de Mar quedé prendado de él de inmediato. Mi comentario fue: «Hay veces que uno lee un poema o una novela y dice “ojalá pudiera escribir algo así”; a veces uno escucha una canción y se dice “ojalá pudiera tocar algo así”; a veces uno lee un post y se dice “ojalá lo hubiera escrito yo”. Éste es el caso.» Quizá a alguno le suene exagerado, pero con esto de los posts ocurre lo mismo que con la poesía: hay textos que a uno le llegan con una fuerza inusitada, Más allá de que después puedan hallarse las razones o no (lo cual es lo que ocurre más a menudo).

En este caso en particular es –obviamente– el conjunto lo que me atrajo; pero en particular me gustó la idea de Sabina en la piel de Dios. Los versos de Noche de Bodas me parecen más dignos que más de la mitad de los mandamientos originales y serían mucho más respetados. Quienes no creemos en Dios (hablo por mí, no por Mar), preferiríamos a alguien imperfecto pero que reconociera sus limitaciones; estamos seguros que sus bendiciones serían de este mundo, no de ese otro fantasma llamado más allá.

Gracias Mar por un post perfecto y gracias por permitirme copiarlo en este lugar.

Las Tres G’s

Esto lo encontré en un libro llamado The Book Of Numbered Lists, escrito por Gwen Foss (Perigee Books, 1º Ed., 1998; Pág. 21). El libro en sí no es más que la recopilación de datos en forma de listas para referencia o -y supongo que éste es el uso más común de este tipo de libros- como mera curiosidad.
Y entre las muchas curiosidades que posee me detuve en ésta:

Para quienes no leen inglés les comento que según el folklore norteamericano éstas son las tres G’s que han hecho grande a América («América», por supuesto, la de ellos):

1. God (Dios)
2. Guns (Armas)
3. Guts («Entrañas»; «Tripas»; «Cojones»)

Da gusto ver que la gente sigue permitiéndose hacer de Dios lo que se le antoja. Ahora podemos entender el porqué de las actitudes del bendito país del norte.
Estoy de acuerdo con ellos solo en parte: Sí creo que tienen a Dios de parte de ellos (Después de todo, ¿No lo tiene todo el mundo? Pregúntenle a cualquier creyente y despues me cuentan: Dios siempre está de SU lado y quien piense diferente está irremediablemente equivocado, además de perdido). Sí creo que tienen las armas; después de todo son el país que más armas fabrica, así que sería estúpido que ellos no fueran quienes se quedaran con la mayor cantidad y las de mejor calidad.
En lo que sí no estoy de acuerdo es en lo de las «Entrañas». No creo que sean tan machos como ellos mismos creen después de ver una peliculita de Stallone o de Schwarzenneger; pero esto es solo una opinión, nada más.
Se me ocurre que podrían poner un cuarto término a la serie:»Gusanos» no estaría mal, pero no vale porque es una palabra en español; y como dijo un imbécil de cuyo nombre no quiero acordarme en la revista Vanity Fair: «El español es un idioma de sirvientes»; y ya se sabe, los sirvientes no tenemos Dios, ni Armas, ni Entrañas.