Masacre y medios

Uncle sam with gun

Copio de la red: Una nueva masacre ha ocurrido en una escuela de los Estados Unidos. Un hombre armado entró a la primaria Sandy Hook Elementary School y mató a 26 personas; incluyendo a 20 niños. Según agencias de noticias y otros medios locales, el asesino, un hombre adulto que hasta el momento no fue identificado, habría fallecido también. En un operativo desesperado, los maestros y otros responsables de la institución ayudaron a los niños que lloraban desconsolados a salir de la escuela, mientras que los heridos fueron trasladados a centros médicos cercanos. Según algunos testigos, en total se habrían escuchado más de 100 tiros, algo que supera otras masacres anteriores. (Luego se supo que el autor de los crímenes fue Adam Lanza).

Más allá de la noticia, me puse a buscar en la T.V. y en diferentes medios de la red algo de información al respecto, y me encontré con la mediocridad de siempre. La mayoría de los periódicos, portales y agencias de noticias se apresura a publicar una especie de “Top Ten” (idea tan americana, dicho sea de paso) de las peores masacres o matanzas de los últimos tiempos. Otros, hacen eco de las diferentes expresiones de dolor a lo largo y ancho del mundo, todas ellas suenan tan vacías como oportunistas o, al menos, de “compromiso”. Les puedo asegurar que a partir de mañana (o quizá hoy mismo al anochecer) ya empezarán a salir a la luz historias puntuales de los hechos y aparecerá algún que otro “héroe”, otra idea típica de los americanos.

uncle-sam-says-buy-more-guns

Continúo: al hojear la información sobre ese famoso “Top Ten” de las matanzas de las que hablé antes, me encontré con éste texto:

“Jared Lee Loughner, de 22 años, es el único acusado y encarcelado por la masacre de Tucson, ocurrida el 8 de enero de 2011, que dejó como saldo seis muertos, entre ellos una niña de 9 años y un juez federal, y a varios heridos de gravedad, como la congresista Gabriella Giffords, a quien disparó el asesino a una corta distancia. Jared Lee Loughner confesó que su libro favorito era “Mi lucha”, de Adolf Hitler. Esto ayudó a describir el perfil de alguien que es capaz de cometer una masacre como la de Tucson. Al igual que algunas de las confesiones de sus videos: “Puedo controlar toda creencia y religión al ser el controlador mental”.

Aquí se puede ver de manera explícita la forma de tratar estos temas por parte de la prensa. Se hace notar que entre los muertos se encuentran “una niña de 9 años y un juez federal” y entre los heridos se encuentra “la congresista X”. lo de la niña está puesto allí para que nos indignemos. Lo del juez federal y lo de la congresista es harina de otro costal. Es patente que hay ciudadanos de primera y hay ciudadanos de segunda categoría. A mí me importa menos una congresista herida que un albañil muerto. Pero esas son cuestiones personales. Pruritos que uno tiene.

Lo de la lectura de Hitler es otro tópico clásico. Ya se sabe, Hitler sirve para todo aquello que sea necesario estigmatizar. no hay asesino en este mundo que no sea admirador de Hitler (pero nadie recuerda las palabras de alabanza que le prodigó Winston Churchill o el ingente apoyo de la Ford y otras empresas norteamericanas).

¿Y qué sucederá a continuación? La respuesta es sencilla: Nada. Nada ocurrió en el pasado, nada ocurre ahora y nada ocurrirá en el futuro. Como leí en uno de los comentarios de una página que trataba el tema: “Para evitar una nueva masacre los gringos son capaces de prohibir los colegios, pero nunca la venta de armas”.

Las lágrimas de Obama se secaron treinta segundos después de haber abandonado el recinto donde brindó la inevitable rueda de prensa. Los altos mandos políticos y religiosos que enviaron sus condolencias  (“horrorizados, consternados, dolidos”) deben estar tomando el té con miel y scones. Las estúpidas preguntas que pululan por las redes sociales (“¿Por qué? o ¿Cómo es posible?”) quedan en el olvido una vez que se presiona la tecla Enter. Mientras tanto, en algún lugar de los EE.UU. un loco —tal vez admirador de Hitler, por qué no; tal vez admirador de George W. Bush, aunque eso nunca lo sabremos— está preparando la próxima masacre; esa donde las víctimas tendrán su metraje en los periódicos en la medida en que sean niños, jueces federales o congresistas.

Tengan preparados sus pañuelos, sus lágrimas (no muchas) y sus telegramas de condolencia.

uncle-sam-suicide

Maldita Israel

.

El primero de agosto de 2006 escribí un post que se tituló de la misma manera que éste que se encuentran leyendo. Lo copiaré es su totalidad ya que, luego de seis años y tres meses después puedo, lamentablemente, suscribir cada una de sus palabras. El texto en cuestión es el siguiente:

Ya sé que más de un gil vendrá a acusarme de antisemita y nazi y cosas por el estilo, pero desde ya les aclaro que no soy ni una cosa ni la otra y, también, creo que ese tipo de crítica ideológica no es más que el reflejo indicativo del éxito que históricamente ha tenido Israel y otros grupos de poder en manipular los hechos y el control que poseen sobre los medios masivos de comunicación.
Es así que me permito titular a este post como lo he hecho y, aunque alguno pueda sentirse molesto o agraviado o lo que sea y teniendo en cuenta de lo que son capaces los fanáticos, sean de la tendencia que fueren; nada hará que cambie de opinión. No, al menos, hasta que los asesinos modifiquen su actitud. No pido solamente que paguen por lo que han hecho y lo que están haciendo; sino que también reconozcan ellos mismos lo que son y lo que han sido.
Algún día me gustaría extenderme sobre mis opiniones sobre este punto, el que es más complejo de lo que este post quiere ser y del tema que quiere tratar, así que si alguien quiere discutir el tema de lo que fue y es Israel históricamente tendrá que esperar. Y tendrá que esperar porque hoy el tema que me lleva a escribir estas líneas es mucho más urgente.
Les dejo éste único enlace con el fin de que no tengan que andar de aquí para allá por la red. Les aclaro que hay imágenes muy fuertes, pero también creo que es necesario tomar concienca de lo que se hace hoy (como alguna vez dije he hice con Irak).
Quizás después de leer la nota del enlace y de ver las fotos que la acompañan, comprendan la visceralidad desde la que estoy escribiendo. No estoy justificándome ni mucho menos; es más, creo que estoy siendo sumamente medido en mis apreciaciones.
Fíjense, sino, en lo que hace otra gente por mucho menos”.

.

.

Han pasado, como dije, más de seis años y tres meses desde que escribí lo anterior, y otra vez (y no es ésta la primera) nos vemos inmersos en la agresividad terrorista israelí apoyada, como siempre, por el terrorista mayor que hoy domina al mundo: EE.UU. Es bien conocida la falacia de la autodefensa israelí (ver Noam Chomsky, Howard Zinn, etc.): falsos ataques de sus enemigos (sean estos palestinos, libaneses, sirios o quienes fueren); ataques reales pero provocados por ellos mismos (lo cual, obviamente, nunca se da a publicidad); y desproporcionada reacción.

.

.

Cuesta entender cómo un pueblo que ha sufrido lo que ha tenido que sufrir a lo largo de la historia permita y acceda a hacer sufrir a otros de igual o peor manera. Pero ya se sabe, política es política y en ese tema las víctimas, los pobres, los hambreados, los mutilados (y nada importa de su edad, sexo, o condición de vida) son cuestiones menores, meros daños colaterales; esa repugnante definición inventada para no llamar a las cosas por su nombre.

.

Dejo algunos enlaces imprescindibles para comprender el alcance de la situación:

Siguen cayendo las bombas sobre Gaza (Página/12)

Obama: “Estados Unidos apoya totalmente el derecho de Israel a defenderse”  (Página/12)

¿Por qué una nueva guerra contra Gaza?  (RedVolatire)

La historia se repite mientras la comunidad internacional da la espalda a Gaza  (Rebelión)

.

La que nos espera…

Es bien sabido que los EE.UU. se pasan por el forro toda ley que no les convenga o satisfaga, pero cuando un candidato ya antes de asumir (antes de ganar, de hecho) declara cosas como éstas es para ponerse a temblar. Hace unos años, otro candidato –quien por suerte no llegó a las ligas mayores– había declarado que EE.UU. debería anexionar a Canadá (por el tema del agua, la razón de las próximas guerras). Y así vamos siguiendo, guerra tras guerra, muerte tras muerte.

Ahora yo me pregunto, si llega a ganar Romney ¿Le darán el Premio Nobel de la Paz como a Obama?

Las Tres G’s

Esto lo encontré en un libro llamado The Book Of Numbered Lists, escrito por Gwen Foss (Perigee Books, 1º Ed., 1998; Pág. 21). El libro en sí no es más que la recopilación de datos en forma de listas para referencia o -y supongo que éste es el uso más común de este tipo de libros- como mera curiosidad.
Y entre las muchas curiosidades que posee me detuve en ésta:

Para quienes no leen inglés les comento que según el folklore norteamericano éstas son las tres G’s que han hecho grande a América (“América”, por supuesto, la de ellos):

1. God (Dios)
2. Guns (Armas)
3. Guts (“Entrañas”; “Tripas”; “Cojones”)

Da gusto ver que la gente sigue permitiéndose hacer de Dios lo que se le antoja. Ahora podemos entender el porqué de las actitudes del bendito país del norte.
Estoy de acuerdo con ellos solo en parte: Sí creo que tienen a Dios de parte de ellos (Después de todo, ¿No lo tiene todo el mundo? Pregúntenle a cualquier creyente y despues me cuentan: Dios siempre está de SU lado y quien piense diferente está irremediablemente equivocado, además de perdido). Sí creo que tienen las armas; después de todo son el país que más armas fabrica, así que sería estúpido que ellos no fueran quienes se quedaran con la mayor cantidad y las de mejor calidad.
En lo que sí no estoy de acuerdo es en lo de las “Entrañas”. No creo que sean tan machos como ellos mismos creen después de ver una peliculita de Stallone o de Schwarzenneger; pero esto es solo una opinión, nada más.
Se me ocurre que podrían poner un cuarto término a la serie:”Gusanos” no estaría mal, pero no vale porque es una palabra en español; y como dijo un imbécil de cuyo nombre no quiero acordarme en la revista Vanity Fair: “El español es un idioma de sirvientes”; y ya se sabe, los sirvientes no tenemos Dios, ni Armas, ni Entrañas.

Vigilar, controlar, castigar. Parte II

II.I) Según la definición tradicional, la policía sería: “…una fuerza de seguridad encargada de mantener el orden público y la seguridad de los ciudadanos y sometida a las órdenes de las autoridades políticas. Su administración puede ser centralizada a nivel nacional, o descentralizada, con fuerzas de policía local autónomas en gran medida”. Casi todos estamos de acuerdo en esa definición, salvo cuando la policía debe optar entre la defensa de dos ciudadanos de diferente clase social.

La policía moderna, tal como la conocemos hoy nace, aproximadamente, hacia el siglo XVIII; casualmente, nace junto a la Revolución Industrial. Por supuesto que no hay casualidad alguna aquí, los nuevos paradigmas sociales dieron lugar a cambios enormes, entre ellos también nace el concepto de Derechos Humanos, aunque éstos (y evitemos el término “casualidad” aquí), tardarán mucho más tiempo en desarrollarse. De hecho, aun estamos trabajando en ello; no hace falta hojear demasiado periódico alguno para ver que los Derechos Humanos no son universalmente aceptados y, aun en los países desarrollados son, no pocas veces, diariamente pisoteados.

Para sintetizar: la policía nació para defender al capital, al gobierno, a la casta sacerdotal; es síntesis: al poder.

Tampoco hay que hojear demasiados periódicos. Menos aun en épocas de crisis. Un banco se queda con los ahorros de la gente, por ejemplo. La gente reclama, indignada, lo suyo. ¿A quién defiende la policía, a la víctima o al victimario?

Lo mismo ocurre con las fuerzas armadas, pero a mayor escala. Cuando las fuerzas armadas de cualquier país toman el poder (político), éste se vuelve, de inmediato, liberal, capitalista, neocapitalista. Ello conlleva una mayor opresión y actividad policíaco-militar. Es una ecuación inevitable: a mayor liberalidad capitalista, mayor poder policíaco. Lo curioso es que, en líneas generales, la policía pertenece al segmento económico medio-bajo. ¿Cómo es que defienden a quienes les roban a ellos mismos o a sus iguales? Aquí ya entramos en otro tema complejo: el de la educación. Como dijo George Carlin (ya sé que no estoy citando a un gran filósofo -aunque para mí lo es, ni nada por el estilo; pero me gusta cómo lo dijo, por eso está aquí):

En definitiva:

— ♦ —

II.II) Ahora, una última palabra acerca del control. Éste medio que estamos utilizando es y será el panóptico foucaltiano (del que hablé en post anterior) perfecto. Además de grandes sistemas, como el conocido sistema ECHELON (Echelon es considerada la mayor red de espionaje y análisis para interceptar comunicaciones electrónicas de la historia. Controlada por la comunidad UKUSA (Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Australia, y Nueva Zelanda), ECHELON puede capturar comunicaciones por radio y satélite, llamadas de teléfono, faxes y e-mails en casi todo el mundo e incluye análisis automático y clasificación de las interceptaciones. Se estima que ECHELON intercepta más de tres mil millones de comunicaciones cada día). Podemos sumar los nuevos softwares que cualquier persona puede comprar para vigilar a cualquier otra persona (las publicidades los venden como sistemas “de seguridad” -véase que ni siquiera son originales a la hora de los argumentos- dicen cosas como “en estos tiempos de inseguridad, sepa dónde está su hijo/a”. “Sepa si su pareja lo engaña” es otro tópico clásico). En el post anterior hablé del prisionero que se vigila a sí mismo. Bien, ésta es la nueva versión, modificada, mejorada y, encima, hay que pagarla.

Para terminar, un par de noticias algo negativas (como si hubiese escrito algo positivo hasta aquí). No sé si estarán enterados del grave riesgo que Estados Unidos de Norteamérica está poniendo al mundo (sí, una vez más, se ve que es una costumbre que tienen muy arraigada). Se trata del virus -desarrollado en ese país- llamado Stuxnet. Éste virus de última tecnología (dato curioso: pesa unos 20 Mb ) fue diseñado para infiltrarse en las centrales nucleares de Irán (y luego, por supuesto, de todo aquel país que se les ocurra) y afectarlas en forma directa. ¿Se entiende la gravedad del asunto? No sólo detiene la planta nuclear o afecta a su capacidad de generar energía, no. Ellos pueden hacer cualquier cosa que quieran con ella. Y lo peor es que son capaces de eso: de cualquier cosa. (Y otro dato al margen, o no tanto: el virus fue desarrollado bajo el mandato del Premio Nobel de la Paz, Barack Obama).

Pero la cosa no queda allí. Los mejores socios americanos, es decir, el Estado de Israel, tomó en virus Stuxnet y lo modificó para ingresar en cualquier empresa o sistema de gobierno, éste virus se llama Flame y puede atacar ordenadores personales, pero ello es algo raro, sus amos están más interesados en empresas y complejos industriales. Estos virus ya fueron denominados “armas cibernéticas” debido a su peligrosidad y poder destructivo. No voy a decir qué es lo que hacen, pues sería repetirme: hacen lo que el diseñador o dueño del virus quiera. control total y absoluto.

Sectores de infraestructura interdependiente. Stuxnet los controla a todos.

De profecías y equilibrios.

¿Nace una estrella?

“A mediados del 98, la Casa Blanca lanza otro villano a la cartelera mundial: responde al nombre artístico de Osama bin Laden, es fundamentalista islámico, lleva barba y turbante, y en el regazo acaricia un fusil. ¿Hará carrera esta nueva figura estelar? ¿Tendrá buena taquilla? ¿Logrará demoler los cimientos de la civilización occidental, o será no más que un actor secundario? En el cine de terror, nunca se sabe”.

Este texto fue escrito por Eduardo Galeano en 1998, más de tres años antes de que ocurriera el tan mentado 9/11. ¿Profecía o sentido común? ¿Videncia o, simplemente, saber ver la realidad?

Pasaron los años, pasaron las guerras (algunas), pasaron los presidentes y las crisis y, aún nos vemos obligados a ver imágenes como ésta:

Estados Unidos no es santo de mi devoción, precisamente; pero creo que éstas personas que se ven en la fotografía son tan víctimas como cualquier otra que se vea obligada a participar en una confrontación armada, inventada por ya-sabemos-quién.

Pero de inmediato recuerdo otro texto de Eduardo Galeano.  Éste, que pertenece al mismo libro que el extracto anterior:

“Desde el punto de vista de los Estados Unidos, es justo que los nombres de los norteamericanos caídos en Vietnam estén grabados, sobre un inmenso muro de mármol, en Washington. Desde el punto de vista de los vietnamitas, allí faltan sesenta muros”.

Aquí un par de imágenes del Vietnam Memorial Wall, en Washington.

Reproduzcan sesenta veces la fotografía que prefieran.

La pregunta, ahora, es: ¿Cuántos muros de diferencia habrá cuando termine esta vergonzosa invasión a Irak y a Afghanistán? ¿cuántos Galeano serán superados por presentadores televisivos y sus publicidades en forma de noticia?

 

Actulización: Unos minutos después de escribir lo anterior, me encuentro con esta noticia: “Pakistán se está enojando”. Por Juan Gelman, el primer párrafo dice así: “Se explica: el domingo que pasó, aviones no tripulados (ANT) de EE.UU. atacaron una escuela abandonada en Waziristán Norte y mataron a sus cuatro ocupantes, “presuntos terroristas”, aunque no se ha explicado todavía si lo eran o apenas gente sin techo que eligió el lugar para dormir. Una característica terrible de estas guerras es el anonimato de sus víctimas, de las que en los medios desaparecen nombres, edades, condiciones de vida, y todo se funde en un número, una mera cifra que sirve para contar cualquier clase de objetos”.

Fuente: Página 12. Jueves, 03 de mayo de 2012.

Felices Pascuas

 

Se acercan las pascuas y si usted es uno de esos que festeja esa tradición cristiana regalando huevos de chocolate, puede estar agradecido/a de no vivir es los Estados Unidos, ya que allí los famosos huevos Kinder han sido prohibidos porque pueden ser nocivos para los pequeños. Y no intente ingresarlos de Canadá o México, ya que la multa ronda los 300 dólares, en realidad no vale la pena, Por el contrario, puede regalarle a su pequeño una buena Glock .45 o algo similar, la cual es un poco más cara (tan sólo unos 500 dólares), pero tiene otras ventajas, como las de ser legales y durar mucho más tiempo que un huevito de chocolate y un juguetito de porquería.