Diez líneas o una mancha amarilla

Antoni Tapies

Antoni Tàpies

Me gusta el expresionismo abstracto y no sé por qué. No lo sé y no pienso perder el tiempo en averiguarlo, para ser sinceros. También me gusta el surrealismo (Max Ernst por sobre todos; Max Ernst es la cima de la pintura para quien esto escribe); cosa curiosa, también me gusta mucho el arte iconográfico religioso medieval. La verdad es que no tengo ni idea de por qué ciertas obras me atraen mientras otras me dejan totalmente frío pero, al contrario de lo que ocurre con la literatura, donde sí puedo detallar con menor o mayor fortuna las razones por las cuales una obra me atrae, la plástica me golpea en medio del pecho o pasa a través de él como si se tratara de un neutrino: sin siquiera haber notado que pasó por allí.

Tal vez encuentre alguna buena razón en este poema que Octavio Paz le dedicó al artista catalán. Quién sabe, tal vez pueda entrar a esa enigmática habitación por una puerta accesoria.

Diez líneas para Antoni Tàpies

Sobre las superficies ciudadanas,
las deshojadas hojas de los días,
sobre los muros desollados, trazas
signos carbones, números en llamas.
Escritura indeleble del indendio,
sus testamentos y sus profecías
vueltos ya taciturnos resplandores.
Encarnaciones, desencarnaciones:
tu pintura es el lienzo de Verónica
de ese Cristo sin rostro que es el tiempo.

¿Cuál de estos cuadros colgarías en tu comedor?

Quisiera hoy proponerles un pequeño juego. Creo que puede llegar a interesarles o, al menos en algunos casos, sorprenderlos. El juego es muy sencillo: aquí debajo les dejo una galería con doce pinturas de expresionismo abstracto (como siempre, si quieren verlas en mayor tamaño pueden hacer clic sobre una de ellas); ustedes sólo deben ordenarlas según su propio gusto, y eso es todo (me animaría a pedirles que tomen un lápiz y un papel y que anoten el orden). Luego ―pero sólo luego de haber ordenado las pinturas o, al menos, de haberles echado un vistazo― pueden seguir leyendo la entrada.

Se me ocurrió escribir esta entrada porque hace poco nos enfrascamos en un interesante debate con unos amigos sobre qué es arte y qué no, etcétera. Ya saben, esas discusiones muy divertidas pero que terminan como empiezan: con todo el mundo convencido de que tiene razón. ¿Y qué sentido tiene el haber tenido que ordenar las pinturas de la galería? Bien, el punto es que me gustaría que consideraran a los artistas que incluí en la galería y que son los siguientes:

01 – Franz Kline (pintor norteamericano)
02 – Samantha (gorila del zoológico Erie en Pennsylvania, EE.UU.)
03 – Boon Me (elefanta del zoológico Samutprakarn, Tailandia)
04 – Fred Spratt (pintor norteamericano)
05 – Baka (orangutan del zoológico Cheyenne Mountain, Sumatra)
06 – Robert Motherwell (pintor norteamericano)
07 – Congo (chimpancé)
08 – Nong Bank (elefante del zoológico Samutprakarn, Tailandia)
09 – Lee Hersch (pintor norteamericano)
10 – Bakhari (chimpancé del zoológico de St. Louis, EE.UU.)
11 – Nombre desconocido (chimpancé)
12 – Calin Huianu (No pude encontrar datos de esta/e artista)

¿Y ahora, qué piensan de su elección y del orden que le imprimieron a las pinturas? ¿A variado en algo el hecho de saber que la mayor parte de ellas no fue creada por seres humanos? Y las preguntas más importantes, las que deberían hacernos trabajar duro para encontrar una respuesta o, al menos, algo que nos lleve en ese camino: ¿Qué significa ser creativo (o dónde reside la creatividad)?