Internet me tiene podrido.

Ya. Me disculpo por el título desde este mismo momento. No sé si sirve como justificativo el decir que no estoy pasando por un buen momento emocional y que ayer tenía ganas (o tal vez la necesidad) de hablar con alguien pero que nadie apareció y entonces que uno termina dando vueltas por aquí y por allá sin producir nada y, lo que es peor todavía, se encuentra con cosas que terminan sacándolo de quicio. La culpa es de uno mismo, claro, pero la verdad y esto sea dicho con toda modestia, cada vez es más difícil escapar de los idiotas. Seamos sinceros. No sé si se reproducen más o si se debe a algún otro efecto social o biológico, pero parece ser que tienen un GPS ideal para joder a todo el mundo. Sólo voy a dejar dos ejemplos de los que encontré ayer. Se va la primera:

484827_958593657561658_1866604842375724278_n Ya todos saben que detesto estos cartelitos que pululan en Facebook y otras redes sociales, pero mayormente en esa que acabo de nombrar. Esas frases sólo son filosofía barata y predigerida; como la comida que los pingüinos regurgitan para que sus crías puedan alimentarse. Quienes no quieren pensar reproducen una y otra vez este tipo de frases sin detenerse a pensar siquiera un segundo en lo que están diciendo. Ésta que me molesto en compartir es la típica “genialidad” errónea. Claro, desde un punto de vista lógico la frase no tiene error alguno, pero la gente parece olvidar que la vida no es un problema matemático o que se soluciona apelando a la viveza y astucia de algunos iluminados. La vida es compleja y no siempre amable con quienes por aquí pasamos y hay problemas que no tienen solución y que son para preocuparse de todos modos. Pero vamos por partes, ya que la frasecita misma está dividida en dos. La primera parte podría ser que el problema tiene solución pero yo, que soy medio tonto no la encuentro. Razón suficiente como para preocuparme. La segunda parte es aún más compleja. “Si el problema no tiene solución ¿Por qué preocuparse?” Me remitiré para explicar este punto a una pequeña historia que narra don Miguel de Unamuno en el primer capítulo de su Del sentimiento trágico de la vida.

“Lloraba Solón la muerte de su hijo y un pedante le dijo: Por qué lloras si no tiene remedio. Y Solón le contestó: por eso lloro, porque no tiene remedio”.

La muerte de un ser querido, el sufrimiento propio o ajeno, el sinsentido de la existencia, los complejos vericuetos del amor y el desamor, son problemas que no tienen solución, pero que no podemos y, si somos seres completos y responsables de nuestra vida y de la de quienes nos rodean, no queremos evitar. La vida es compleja, no es un juego liviano para filosofías de cuarto grado.

El segundo ejemplo será más breve y, para mi gusto, más revulsivo. Como también muchos saben, me gusta la fotografía tanto como detesto los cartelitos idiotas. Por azar encontré esta foto que, literalmente, me quitó el aliento. Estoy seguro de que a ustedes les producirá algo parecido:

12512594_1055017541186404_538033210106888590_n

El único problema es que la foto está manipulada. La verdadera foto es la que sigue:

12509274_1055026827852142_1722998262131775367_n

¿Qué clase de enfermo necesita manipular una foto de una niña que de por sí es preciosa para convertirla en un remedo de prostituta propia de cualquier callejón de Las Vegas? ¿Qué es lo que le sucede a la gente en general que vive protestando por la violencia de género, por la trata de personas, por la violencia en general y luego necesita consumir esto? ¿No debería ser considerado este acto como violencia infantil? (claro, olvido que hablo de internet, donde cualquiera dice y hace cualquier cosa, total el anonimato no paga).

En fin, que me cansé. Me voy a acostar con mi ejemplar del Quijote, quedé con una amiga y algunos otros en que íbamos a leerlo en conjunto y ése sí que no desilusiona. Tiene cuatrocientos años y ahí sigue, igualito que siempre: sin maquillaje y sin filosofía para idiotas.

Imágenes e información.

Haitian Woman

  1. Hace unos días vi en Facebook la foto con la que comienzo esta entrada. El epígrafe –en portugués− decía algo así como “esta foto debería haber ganado todos los premios. Mujer ahitiana defendiendo a su hijo en República Dominicana”.
  2. La imagen, sin duda, es impactante y me quedé unos minutos observándola con detenimiento. Hasta que me di cuenta de que yo no podía decir absolutamente nada de esa foto; todo lo que se me ocurría era una transmisión de mis propias ideas a esa imagen. Estoy, casi diría genéticamente, programado para rechazar a la autoridad; así que los policías de la fotografía ya tenían media batalla perdida. El gesto de la mujer impresiona. Además, el hecho de que se encuentre armada de un machete contra modernas armas de fuego, que sea una mujer contra tres hombres, que esté defendiendo al vida de su hijo, que sea ahitiana, es decir, proveniente de uno de los países más pobres del planeta (con todo lo que ello acarrea), terminaba de definir la ecuación. Mi simpatía estaba del lado de la mujer.
  3. Poco después recordé algo que sucedió en Argentina hará unos siete u ocho años. Un grupo de muchachos que había robado en algún sitio, al verse rodeado por la policía, ingresa a una gasolinera y toma rehenes. Clásica situación: policías rodeando el sitio, cámaras de TV., etc. Los jóvenes piden la presencia de sus madres como garantía, a lo que el fiscal de turno accede. Las madres entran a la gasolinera y minutos después salen. Al otro día se vería en la TV que una de las madres llevaba en sus brazos varios relojes de pulsera. Es decir, la madre se llevaba el botín de sus hijos para que la pena de éstos fuese menor. ¿Y si éste muchacho ahitiano cometió un crimen grave? ¿Si acaba de matar, digamos, a una familia? Vuelvo al mismo punto: todas suposiciones. La única conclusión válida es que yo no puedo decir absolutamente nada de la fotografía por la sencilla razón de que no dispongo de la suficiente información.
  4. Un paso más: mientras pienso en todo esto me doy cuenta de cómo pesa nuestro entorno cultural en mi lectura. “Es Tarantino puro” me digo mientras sigo mirando la imagen. Sigue pareciéndome una fotografía increíble y sólo pienso que podríamos decir algo muy vago y general sobre la violencia o sobre las desigualdades sociales; pero lo que veo ahí es a una mujer y a varios hombres es una situación extrema. Al diablo, entonces, con las generalidades.
  5. Pasan tres o cuatro días, entonces decido escribir sobre esa fotografía y lo que pensé en aquel momento. Ahora, hace unos minutos, busco información sobre esa imagen. Quiero saber qué pasó con esa mujer y con esos hombres.
  6. Lo que encontré es trivial, hasta cierto punto: la imagen fue tomada de una película que se titula Cristo Rey dirigida por Leticia Toros Paniagua en 2013 y se volvió “viral” en las redes sociales. Bien, esto parece que echa por tierra todo lo que pensé y analicé hace unos días pero, por suerte, no lo hace del todo. Como dije, lo que encontré es trivial, hasta cierto punto: no es la primera vez que reviso una noticia o una imagen que veo en Facebook y en algunas ocasiones me he encontrado con que esas imágenes son falsas o manipuladas (hace poco más de una semana me ocurrió con imágenes de un hecho violento en Honduras; cuando reviso las imágenes me encuentro con que algunas de ellas eran de otro hecho violento pero del 2009, lo cual dejaba sin efecto a todas las demás).
  7. Entonces las preguntas llegan solas: ¿Cuánto chequeamos de lo que vemos en las benditas redes sociales? ¿Cuánto revisamos antes de dar el famoso “compartir”? ¿Qué valor tiene que una imagen se haya vuelto “viral”? ¿Hasta qué punto vamos a permitir que un medio que podría ser maravilloso como internet se convierta en un canal de basura manipulada como la televisión?

Cuando Catón dirige Facebook

Para empezar: no creo que nadie se sienta molesto ni ofendido por la exposición de un pezón femenino ¿no? Bien, sabía que íbamos a estar de acuerdo. ¿Y si ese pezón femenino fuese parte de una obra artística? ¡Menos aún! ¿Y si esa obra artística es un retrato al óleo? ¿Quién se sentiría excitado, molesto, ofendido o agraviado por esa exposición? Sólo un enfermo mental, me parece. Aun así, me cuesta explicarme que en pleno Siglo XXI se vean imágenes como las siguientes (para ver las imágenes en mayor tamaño, hacer clic sobre una de ellas):


El artista se llama Jeremy Mann y estas imágenes las descargué de su página oficial de Facebook. En la tercera de ellas, el mismo Mann agrega: “Por favor, traten de no comentar sobre la censura y concéntrense en disfrutar la pintura”. Esas palabras suman patetismo a lo que ya no lo necesitaba. La estupidez de Facebook o, lo que es peor, su doblegamiento a las más recalcitrantes y arcaicas reglas “morales” me deja un gusto amargo, el de aquellos tiempos donde un censor apoyado por militares ignorantes se dedicaba a poner tiritas negras en cada foto de un cuerpo femenino. En su patetismo, los creadores de Facebook parecen olvidar que la censura degrada al censor, no al censurado.

Limpiadores de conciencia (gratis)

Todos conocemos la vieja idea —hija de la guerra fría— del lavado de cerebro; técnica usada por la CIA, la KGB, varias religiones desde el inicio de los tiempos y nuevos cultos siniestros. Allí una institución usaba esas técnicas para lograr adeptos o para conseguir que esos adeptos hicieran tal o cual cosa, desde donar todos sus bienes hasta suicidarse.

Hoy gracias a las nuevas tecnologías, existe algo que he dado en llamar —a falta de un término público que lo identifique— limpiadores de conciencia. Vienen en varias formas y colores y, en líneas generales, se parecen a esto:

269328_479390698783715_1432409123_n

El cartelito verde que se encuentra sobre estas líneas lo descargué de Facebook, el cual es uno de los sitios donde pululan estos limpiadores de conciencia. Si lo leemos, todos, casi diría sin excepción, estaríamos de acuerdo con lo que allí se dice. Todos estaríamos de acuerdo en que la columna de la derecha expone los términos de una vida digna de ser vivida y experimentada; el asunto es que llevar a cabo todo lo que allí se destaca no es tarea fácil. Lo que sí es fácil es publicar el cartelito en cuestión en reemplazo de las actitudes expuestas. Conozco, como es lógico, a la persona que “subió” el cartelito, y puedo asegurar de que no cumple ni con la mitad de los términos de la lista. Pero estoy seguro de que se fue a dormir convencida de que su vida era más limpia y perfecta de lo que realmente es (al igual que la vida de cualquiera de nosotros, no estoy aquí con el fin de ponerme en el lugar del alma impoluta que puede señalar los errores de los demás sin tomar nota de los propios).

Cada uno de nosotros debe conocer varios casos como estos. Yo conozco a personas que engañan o han engañado a sus parejas y que “suben” frases de amor tan huecas como obvias (limpiadores de conciencia románticos) u otros que saturan con sus limpiadores de conciencia religiosos pero que sé fehacientemente que han llegado a golpear a su esposa entre otras delicias de la vida cotidiana.

Los limpiadores de conciencia son útiles, sencillos de usar, no tienen contraindicaciones y permiten un sueño tranquilo y reparador. Mejores que el Clonazepam y el Valium y mucho más baratos.