Los elefantes y el consomé.

Elephant

El surrealismo me ha parecido, desde siempre, una fuente inagotable de placeres de todo tipo, tanto en pasivo (limitándome a ver sus obras y nada más) como en activo (dejándome llevar por sus ideas y viendo hasta dónde uno puede llegar con ellas). También hay un tercer tipo de relación, que aúna a los dos anteriores; el cual es la lectura de algunos autores que hayan analizado o jugado con el surrealismo (J. G. Ballard es uno de los mejores; Salvador Dalí es otro de los grandes). Georges Perec, representante ilustre de ese grupo inclasificable que fue Oulipo y quien se salió del paréntesis para hacer acto de presencia por separado, es otro a tener en cuenta. De él dejo este juego, esta propuesta; la cual, si nos dejamos llevar un poco más allá de lo obvio, veremos que nos permite adentrarnos en terrenos que pueden ser muy interesantes y creativos.

Georges Perec: Reflexionar sobre estos dos pensamientos muy brillantes (complementarios, como es el caso):

 A menudo pienso en la cantidad de carne de vacuno que se necesitaría para convertir el lago de Ginebra en consomé. (Pierre Dac, L’Os à moelle)

Los elefantes son generalmente dibujados más pequeños que su tamaño real; pero una pulga, siempre más grande. (Jonathan Swift, Los pensamientos sobre diversos aspectos).