Inhalar, exhalar.

163150_lethem_GAF_xx

“Hallar la voz personal no es sólo vaciarse y purificarse de las palabras de otros, sino adoptar y acoger filiaciones, comunidades y discursos. Podría llamarse inspiración al hecho de inhalar el recuerdo de un acto no vivido. La invención, debemos aceptarlo humildemente, no consiste en crear algo de la nada sino a partir del caos. Cualquier artista conoce estas verdades, no importa qué tan hondo las esconda”.

Jonathan Lethem. En contra de la originalidad.

Citar es un acto ineludible. De una manera u otra podría decirse que uno vive citando o parafraseando a éste a aquél autor o, tal vez, simplemente, a alguien a quien uno conoce y que ha dicho algo con el suficiente buen gusto y criterio como para que adoptemos sus palabras. Uno no siempre anda aclarando que estas palabras las dijo tal o cual; un poco para evitar la pedantería de decir a cada rato «Como dijo H….» o «Recuerdo aquellas palabras de J…» y otro poco para que la conversación se mantenga fluida y amena. Entonces, nada más molesto que aquellos que aclaran la cita que uno acaba de hacer y, encima, quiere hacernos pasar por meros plagiarios. Como alguna vez dije, citar es responsabilizarse de esas palabras; es decir, es hacerlas propias. Si alguien dijo lo mismo que yo quiero decir, pero lo dijo de una manera impecable ¿por qué no hacer uso de esas palabras? Creo que voy a imprimir la cita de Lethem en prolijos papelitos como recién sacados de una galleta de la fortuna y, ante la presencia de un pedante ilustrado, simplemente sacaré una hojita del bolsillo y se la entregaré sin decirle absolutamente nada.

Cuaderno inspirador

La creatividad puede parecer cuestión de magia. Solemos mirar a los artistas, diseñadores, arquitectos o a veces hasta un cocinero algo original y sentimos que tienen poderes sobrenaturales que nos fueron denegados al resto de los mortales, un don que les permite imaginar lo que nunca existió. Son «tipos creativos», mientras que nosotros no.

La creatividad, sin embargo, no es magia y no existen los tipos creativos. No es una característica que heredamos en nuestros genes, ni una bendición concedida por los ángeles. Es una habilidad. Cualquiera puede aprender a ser creativo y mejorar.

notebook 01

A veces sólo necesitamos cambiar el enfoque de nuestro trabajo, obligarnos a encarar éste o aquel proyecto de una manera diferente para que nuevas soluciones aparezcan sin que podamos explicar de dónde salieron. Algo así sentí al ver este cuaderno inspirador, como bien se llama. Verlo (aunque fuese a través de unas pocas imágenes) e imaginarme escribiendo o dibujando en él hizo que empezaran a afluir ideas de todos los tamaños y colores.

Me gustaría tener uno de ellos y probarlo; por el momento, sólo me queda reconocer la creatividad de quien lo creó y lo editó. ¿Se les ocurre qué podrían hacer con él?

notebook 02 notebook 03 notebook 04 notebook 05 notebook 06 notebook 07