Modelo para armar.

trecool-sawyer-bike-02

Todos nosotros tendemos a pensar en la realidad como algo externo y absoluto; por ejemplo, en como el sol que brilla sobre nosotros es caliente o en cómo se pone al atardecer. Ese sol está realmente allí, ya sea que creamos en él o no ¿verdad? Cada uno de nosotros tiene una realidad diferente y somos nosotros quienes estamos creando esa realidad; y si somos nosotros quienes la creamos, podemos darle diferentes formas, vestirla con diferentes atributos.

Nuestra realidad, como todos sabemos, está determinada por lo que percibimos. Así que una persona va a ver al sol como abrumadoramente caliente y cegador mientras que otro lo verá como una oportunidad para broncearse. Otro más lo verá como una enorme y peligrosa máquina productora de cáncer y tal vez otra piense en que el sol es un dios enojado digno de ser temido y reverenciado.

Esas personas tienen realidades muy diferentes, incluso si el sol es objetivamente el mismo para todos ellos. Bajo ese aspecto; lo que cada uno piense acerca de él sobre su propia y personal base moldeará su realidad.

Y eso es válido, sobre todo, en internet y las aplicaciones de teléfono, para  muchísima gente. Cuando encontramos a alguien que acostumbra a visitar sitios web que hablan de lo horrible que es el mundo y de cómo los gays y las feministas están provocando todos los males imaginables, podremos ver cómo eso pasa, a continuación, a formar parte de su realidad. Si se la pasan en Facebook leyendo esos cartelitos de filosofía Ikea, como me gusta llamarlos, o compartiendo frases de romanticismo malentendido, eso dará forma a su visión de la realidad. Si suelen visitar periódicos que sólo ven lo malo de todo gobierno o de todo sector social (todos sabemos que para los periódicos delincuencia y pobreza suelen ser sinónimos, mientras que delincuencia y multinacionales nunca lo es), terminarán pensando de esa misma y exacta manera.

¿Qué hábitos de Internet forman a tu realidad? ¿Es ésa la realidad que quieres? ¿Podrías darle otra forma?

Yo, la verdad, no tengo ninguna respuesta para esas preguntas; tal vez sólo quería influir un poco en lo que es tu realidad actual.

Anuncios

La beligerancia de Dios (otra vez)

sl04fo03

“Concebimos la historia como conflicto. Toda diferencia es alteridad pero establece un conflicto. La política puede licuarlo o ponerlo al rojo vivo. El mundo no es la danza del caleidoscopio de las diferencias, la armonía y la convivencia de los dialectos. El mundo es oposición y antagonismo. También alianzas, estratégicas o tácticas. Pero todos los sujetos históricos persiguen algo. A veces es lo mismo y ahí late el antagonismo y hasta la guerra y la sangre. La filosofía debe pensar la beligerancia de Dios. Ya que todos lo reclaman como cruzado de su causa. Pero no es más que un estandarte, una excusa con el prestigio de lo sagrado. Dios no nos mira. Hoy, el dios que nos vigila es internet”.

José Pablo Feinmann. Filosofía política del poder mediático (La cursiva es mía).

Historia, política, religión, todas ellas aunadas a través de un solo término: conflicto. Y como otra síntesis, allí, observando todo, internet. Y una nueva pregunta: ¿Quién está detrás de ella?

Nota: A raíz de un comentario por demás rico y que agradezco, volví a esta entrada que subí hace ya más de un año y medio. Creo que la cita y la pregunta final siguen vigentes y como es un tema que sigue interesándome, vuelvo a dejarla aquí para conocer sus pareceres al respecto. no es habitual que uno vuelva a subir entradas previas y hasta es posible que sea poco elegante; pero insisto: el tema me interesa (hasta diría que me apasiona) y a veces eso es todo. ciertas ideas, como ciertas palabras, vuelven a nosotros sin necesidad de que las andemos buscando.

La beligerancia de Dios

sl04fo03

“Concebimos la historia como conflicto. Toda diferencia es alteridad pero establece un conflicto. La política puede licuarlo o ponerlo al rojo vivo. El mundo no es la danza del caleidoscopio de las diferencias, la armonía y la convivencia de los dialectos. El mundo es oposición y antagonismo. También alianzas, estratégicas o tácticas. Pero todos los sujetos históricos persiguen algo. A veces es lo mismo y ahí late el antagonismo y hasta la guerra y la sangre. La filosofía debe pensar la beligerancia de Dios. Ya que todos lo reclaman como cruzado de su causa. Pero no es más que un estandarte, una excusa con el prestigio de lo sagrado. Dios no nos mira. Hoy, el dios que nos vigila es internet”.

José Pablo Feinmann. Filosofía política del poder mediático (La cursiva es mía).

Historia, política, religión, todas ellas aunadas a través de un solo término: conflicto. Y como otra síntesis, allí, observando todo, internet. Y una nueva pregunta: ¿Quién está detrás de ella?