Relación íntima

hanabusa-itcho

Cuadro y materiales de trabajo de Anabutsa  Itcho

La pintura, en el antiguo Japón, estaba estrechamente relacionada con la caligrafía. No se podía ser un buen pintor si no se era, al mismo tiempo, un buen calígrafo; pero también se consideraba lo contrario; es decir que no se podía ser un buen calígrafo si no se era, al mismo tiempo, un buen pintor. Esto, claro está, es comprensible ante la delicadeza que requería un trazo como un ideograma; el cual debe transmitir, desde su misma imagen, una idea conceptual de lo que designa.

Pero hay un paso más que puede darse: los poetas tenían por costumbre ilustrar sus versos con dibujos, lo cual hace que el poeta sea, a su vez, calígrafo y pintor.

Durante muchos siglos fue costumbre que el poeta y calígrafo escribieran primero una estrofa y luego, en torno a ella, compusieran un cuadro. Las tres disciplinas debían ser, entonces, una única cosa; una única forma de arte. Me pregunto qué pasaría por la mente de uno de estos artistas; cómo verían su entorno y cómo lo sentirían dentro de sí. Una imagen que evoca un verso, un trazo que despierta una imagen, un sonido que se inscribe en el papel como un dibujo y al mismo tiempo como una idea… Se me hace imposible llegar siquiera a acercarme a ese pensar o a ese sentir (como ven ni siquiera sé cómo denominar a esa capacidad).

Ante tanta torpeza expositiva de quien esto escribe, es mejor un ejemplo; en este caso, un haiku de Matsuo Basho ilustrado por él mismo:

Amarillos pétalos de rosa
trueno—
una cascada…

matsuo-basho

 

Cultura Hostel II

Hace un tiempo hablé aquí de la cultura hostel y de cómo estos espacios que se han puesto de moda en los últimos años han modificado, hasta cierto punto, algunos de los conceptos del viaje. Ahora me encuentro con este sitio que luce estupendo y que anoto en mi lista de sitios-por-visitar. En este caso sería una visita en segundo grado, ya que el sitio en sí es un hostel, es decir un lugar donde uno va a descansar mientras visita la ciudad en sí, el punto turístico central o principal. De todos modos no está mal hacer escala en un sitio así mientras se recorre otro espacio mayor.

tumblr_ohdhxqz6w61u8rtwro8_r1_540

El Book and Bed fue, primero, un hotel en la ciudad de Tokyo, Japón; ahora decidieron abrir el hostel y lo hicieron en dos ciudades: Tokyo y Kyoto. Las fotos con las que ilustraré la entrada corresponden a esta segunda ciudad.

Como todo en la industria hotelera o en la industria en general, hay para todos los gustos. Ciertos hostels parecen versiones pobres de películas de terror y otros, manteniendo el mismo concepto son sitios cálidos, confortables y más que atractivos para vivir. Los libros son una parte esencial de esta forma de viajar, tanto como los lugares  compartidos (en general la cocina o el comedor, donde es muy habitual compartir comidas y charlas donde se mezclan los idiomas tanto como las especias).

Debo ser sincero: creo que deberé tomar algo de coraje antes de meterme en una de esas camas que más parecen nichos mortuorios; pero de todos modos agendo al Book and Bed; uno nunca sabe para dónde lo va a llevar la rosa de los vientos que tiene en el bolsillo. Quién sabe, tal vez algún día pueda escribir una entrada desde allí.

Para ver las imágenes en mayor tamaño, hacer clic sobre una de ellas.

La belleza de lo intraducible.

tumblr_mjfm190nfu1rwdpako1_1280En la cultura japonesa, la gente tiene un gran aprecio hacia la naturaleza y es muy importante el respeto y el ser amable con los demás. La cortesía y la apreciación de la naturaleza se reflejan en su idioma y en la creación de algunas palabras hermosas que no son traducibles al español. He aquí algunas:

      1. Itadakimasu い た だ き ま す

La palabra itadakimasu está relacionada con el principio budista de respetar a todos los seres vivos. Antes de las comidas, itadakimasu se dice para dar gracias a las plantas y animales que dieron su vida por la comida que vas a consumir. También agradece a todas las personas que han participado en el proceso de elaboración de la comida. Itadakimasu quiere decir “humildemente recibo”.

  1. Otsukaresama おつかれさま

Otsukaresama significa “estás cansado”. Se utiliza para que alguien sepa que usted reconoce su esfuerzo y duro trabajo y que está agradecido por ello.

  1. Komorebi 木 漏 れ 日

Komorebi se refiere a la luz del sol que se filtra a través de las hojas de los árboles.

  1. Kogarashi 木 枯 ら し

Kogarashi es el viento frío que nos hace saber de la llegada del invierno.

  1. Mono no aware 物の哀れ

Mono no aware es un concepto básico de las artes japonesas, que suele traducirse como empatía o sensibilidad. Hace referencia a la capacidad de sorprenderse o conmoverse, de sentir cierta melancolía o tristeza ante lo efímero, ante la vida y el amor. Un ejemplo que todos conocemos es la pasión de los japoneses por el hanami, la apreciación del florecimiento de los cerezos.

  1. Shinrin-yoku 森林浴

Shinrin-yoku (“baño forestal”) es interiorizarse en el bosque donde todo es silencioso y tranquilo para relajarse.

  1. Yūgen  幽玄

Yūgen es un conocimiento del universo que evoca sentimientos emocionales que son inexplicablemente profundos y demasiado misteriosos para las palabras.

  1. Shoganai しょうがない

El significado literal de Shoganai es “que no se puede evitar”, sin embargo no hace alusión a desesperar o desalentar. Significa aceptar que algo está fuera de su control. Anima a la gente a darse cuenta de que no era su culpa y a seguir adelante sin remordimiento.

  1. Kintsugi / Kintsukuroi 金継ぎ/金繕い

Kintsukuroi es el arte de la reparación de la cerámica uniendo las piezas con oro o plata y entender que la pieza es más hermosa por haber sido rota.

  1. Wabi-sabi わびさび

Wabi-sabi se refiere a una forma de vida que se centra en la búsqueda de la belleza dentro de las imperfecciones de la vida y aceptar pacíficamente el ciclo natural de crecimiento y decadencia.

  1. Sakurafubuki

Lluvia de pétalos de la flor del Cerezo.

  1. Koi no yokan

Sensación que se tiene cuando, tras conocer a una persona los dos saben que van a enamorarse irremediablemente.

Otro regalo de los dioses.

Hijos de la estética occidental del siglo XX y XXI, muchos hombres consideran (consideramos) a las tatuajes, en general; y a las mujeres tatuadas, en particular, como especialmente atractivos. Pero esta costumbre o moda que solemos creer hija de los hombres (la típica imagen es la del marinero o, tal vez, la de los maoríes de Nueva Zelanda) tiene como antecedente femenino a las mujeres ainus, tribu del Japón septentrional.

Anui 03

De acuerdo con la mitología de los ainu, el tatuaje fue traído a la tierra por Okikurumi Turesh Machi, la madre ancestral de los ainu y hermana del dios creador Okikurumi. A las niñas Ainu se les tatuaba los labios a medida que crecían, trabajo que habitualmente era llevado a cabo por las abuelas o tías maternas. Los tatuajes de labios completos sirven para repeler a los malos espíritus corporales e indicaban que la mujer estaba lista para el matrimonio y así poder asegurar el lugar de sus antepasados ​​en la vida futura. Además del tatuaje facial, se tatuaban diseños similares a líneas trenzadas en los brazos o las manos para protegerse contra los malos espíritus y las enfermedades.

Anui 02

Cada época tiene sus motivos y razones, como vemos. Algunos apelarán a la tradición, otros a la salud, otros a la estética; pero siempre terminamos en lugar común, que no por serlo es menos cierto: no hay nada nuevo bajo el sol.

Anui 01… Anui 04