Poesía compartida

.

.

Estos tiempos de pandemia han creado un estado de conducta y de relaciones al que se ha llamado (creo) nueva normalidad o algo así (en realidad no sé si esto es exactamente de esta manera, pero no importa demasiado o, al menos, no me importa a mí en lo personal). Sea como fuere, este nuevo estado de cosas nos ha obligado a conectarnos con los otros por esos medios que antes también estaban ahí, pero que eran la excepción, no la norma. Es así que la presentación de un libro o de un disco o de cualquier otra obra artística, por ejemplo, traía consigo el placer del espectador por acceder a la obra y al autor y el placer del autor al poder compartir su obra de manera directa con ese público presente y atento, en una realimentación que siempre resultaba positiva. Pero bueno, estamos inmersos en tiempos complejos y esto hace que lo virtual sea hoy lo que se viva como real, mal que nos pese.

Vamos al punto central de esta entrada: dos amigos de esta casa —cada uno a su manera y forma— nos han compartido su obra literaria, su obra poética. Nada mejor, entonces, que acompañarlos en estos andares donde podemos acceder a estas poesías compartidas. Uno de ellos es Xabier Novella, quien en su sitio personal, Metáfora de un grito está compartiendo algunos de sus libros en formato PDF para quien quiera descargarlos desde allí. Ya ha compartido tres de ellos y tengo entendido que pronto llegaran un par más. (Dejaré los enlaces en el renglón que seguirá a este párrafo. Estaría mejor aquí, pero este nuevo formato de WordPress no me permite hacerlo como yo quisiera. Mis disculpas por ello). Así que puede pasar por Metáfora de un grito para leer los poemas que a diario nos comparte Xabier Novella o pueden pasar directamente por los siguientes enlaces para descargar sus libros:

Sueños de papelHaikus desde el silencioMorfeo Reloaded

Quien también ha presentado su nuevo trabajo, titulado Cuerpos acantilados (me encanta ese título, por cierto) es María Jesús Beristain; quien en su sitio MJB Literaria nos ha compartido un vídeo estupendo donde podemos verla y oírla compartiendo su poesía y su trabajo. El vídeo también puede encontrarse en Youtube; pero es mejor, me parece, acercarse por el sitio mismo de la María, así además podemos darnos una vuelta por allí para seguir leyendo otros aspectos de su trabajo poético. Para ver y oír a María leyendo sus poemas, pueden ir a…

Cuerpos acantilados

Espero que disfruten de esos trabajos que la nueva normalidad o como quiera que se llame esto en lo que estamos inmersos, nos ha traído de la manos de los propios autores. La poesía, por suerte, siempre es y será la misma… demos gracia por ello.

Apuntes de salitre o la pasión a flor de piel

Hace unos pocos días he recibido, con no poco placer, el libro de María Jesús Beristain Apuntes de salitre, el cual había estado esperando con no pocas expectativas. Muchos de los que aquí pasan conocen a María por los escritos en su blog ; pero es muy diferente leer la obra de alguien de manera fragmentaria a tener todo un volumen con sus trabajos (en este caso, con sus poesía). Vamos, entonces, al libro en sí mismo.

 

Apunhtesdesalitre021

 

En una primera lectura veo que la mayor parte de los poemas de Beristain son, podría decirse, poemas de amor; pero eso sólo ocurre, como dije, en una primera lectura, la cual, como bien se sabe, sólo es apta para hacerse de una idea general de lo que tenemos entre manos. En una lectura posterior, más pausada, veo que si bien el eje central de los poemas son la visión romántica de un estado espiritual (ya vemos aquí que no podemos decir «poemas de amor», con tanta simpleza) los versos de la poesía de Apuntes de salitre exceden la idea de un amor presente (presente y ausente al mismo tiempo y uno que ha brindado no pocas satisfacciones a la poeta). En estos poemas la evocación de aquella pasión no se convierte en lacrimógenos versos, sino en precisas metáforas de orgullosa vida; vida vivida (si se me permite la aliteración) con la misma pasión con que se ha amado. Los poemas de María Jesús Beristain son un ejemplo de pasión vital; de deseo de vivir a pesar de ya haber vivido algo (y bien, por fortuna). Esa pasión por la vida es la misma pasión que se siente en el amor y ambos términos pueden ser cambiados haciendo que todas las expresiones que así se obtienen son igualmente válidas: la pasión por la vida es la misma que la pasión del amor; la pasión del amor es la misma que la de la vida y aquí, en Apuntes de salitre encontramos la unión (como corresponde a toda poesía) en la síntesis metafórica: cada verso, desde el más romántico hasta el más sensual, nos remiten —aunque están escritos con un hombre en particular en la pluma de la poeta— con la misma intencionalidad, a la vida misma. Abro el libro al azar y leo:

 

Adagio

 

¡Cuánto musgo
detenido
llevo esta mañana
ensortijado
en las pestañas…!

 

Cada vez que intento esconderme
del adagio ardiente de tus manos
una música de algas extraviadas
me invade
y un terror deliciosísimo
me diluye,
abismal y diversa, entre tus dedos
de infinitos senderos…

 

 

Vale este poema como ejemplo de lo que digo. Si el poema sólo tuviese como destinatario a alguien en particular, no tendría más valor que el de una mera nota o carta en la que se establecería un diálogo privado; pero la poeta, a pesar de que parta de una subjetividad imposible de soslayar, habla de aquello que excede a lo meramente personal. Es entonces que Apuntes de salitre es una oda a la vida desde la pasión y con toda la pasión (y la sutileza) que la poeta puede volcar en una página. Valga, como otro ejemplo, este poema (y ustedes juzgarán a quién se lo escribe María Jesús Beristain o cuáles son los alcances de su poesía):

 

Pretil de piedra

 

Mira la piedra el poeta,
más allá se recuesta en el pretil
y saborea
la humedad de unos labios
en el silencio de las horas,
siesta de pétalos de seda
salvaje,
laberinto de sombras
ávidos lazos de sangre y sueños
cautivos
de un jardín sin dueño.

 

María Jesús Beristain

 

Apuntes de salitre puede leerse, entonces, como lo que es: un libro de poemas donde la autora nos invita acceder a lo más íntimo de sí (cada poema es hijo de una subjetividad insoslayable, ya lo dije); pero también puede (y creo que debe) leerse como un libro que nos abre las puertas a algo que va más allá. En mi caso encontré una pasión entre contenida y desbocada (¡vaya paradoja!) por la vida. ¿Qué encontrará cada uno de los otros lectores? Vaya uno a saberlo. Pero eso es lo bello de la poesía y de los libros: dialogamos en la lectura de cada verso, de cada página y, en ese sentido, cada poema de Apuntes de salitre es una charla que mantenemos con María Jesús Beristain y  con su pasión por la vida.