Primavera interior.

TL 00

Tolouse-Lautrec como artista y modelo. 

Maurice Guibert (1856-1913) era, de profesión, comerciante de champán para Moët & Chandon, pero su pasión era la fotografía. Artista aficionado y carente de una formación académica tradicional Gibert tuvo, además de un talento natural y un desparpajo más que necesario para dedicarse a esa pasión que no era económica en su tiempo, la fortuna de ser amigo personal de Henri de Tolouse-Lautrec, con quien alrededor de 1890 hizo una serie de fotografías que tenían como protagonista al pintor francés. El resultado fue una serie de fotos que muestran toda la realidad irónica e irreverente vista por Guibert; de hecho, le gustaba el sabor de la broma, del disfraz, y las fotos no sólo eran el retrato de la realidad (hay muchas fotos de Tolouse-Lautrec en su estudio), sino también un juego, una interpretación particular. Cada escena se convierte en una puesta cuidadosamente construida y orquestada por Guibert y personificada por un Tolouse-Lautrec que muestra su lado más divertido y despojado de todo formalismo. Me hubiese gustado haber podido ser, al menos, un observador de esa amistad.

Para ver las fotos en mayor tamaño, hacer clic sobre una de ellas.

Anuncio publicitario