Rodeado de mariposas (II)

16832105_1890685504476363_3721053779055840556_nAyer dije que la visita que hice no fue todo lo espectacular que esperaba, pero eso fue en un todo culpa mía; me habían contado tantas maravillas sobre su vuelo y había visto unas imágenes tan hermosas en diferentes sitios de la red que sólo fui con esa idea en mente; y eso, como se sabe, es un grosero error. La naturaleza no está allí para satisfacer nuestras necesidades, sino para hacer lo que sabe y debe hacer. Pero también dije que de ninguna manera podía decir que lo que vi allí no fue algo maravilloso.
20170219_110253De los altos pinos que nos rodeaban por doquier pendían racimos de mariposas que esperaban a que apareciera el sol para iniciar su vuelo. Hasta donde la vista se perdía los pinos rebosaban de grupos cerrados que a la distancia parecían panales o extraños frutos gigantescos. Cuando el sol apareció vimos a la distancia a un grupo que comenzó a volar en lo que parecía una coreografía fantástica. Poco a poco algunas se acercaron a donde nos encontrábamos y pudimos verlas frente a nosotros deteniéndose unos instantes en una hoja o en una rama para iniciar de inmediato su vuelo. Cuando el sol desaparecía también lo hacían ellas de manera casi inmediata; sólo alguna que otra quedaba dando vueltas por sobre nuestras cabezas por unos instantes más.

20170219_104442
Desde mediados a fines del mes de marzo las mariposas monarca comienzan su regreso a Canadá. Tal vez tenga la oportunidad de volver a visitarlas y, si el dios sol se aviene a hacerme el favor de aparecer en todo su esplendor, tal vez tenga la posibilidad de guardar en mi interior una de esas imágenes que uno sabe que nunca va a poder olvidar.

monarca

Anuncio publicitario