A uno de los nuestros.

crisis_communication1En plena crisis política de mis dos países, Argentina y México y considerando una posible situación crítica internacional en cuanto asuma el peligroso idiota de Donald Trump, recordé estas notas que tenía desde hace un tiempo y las retoco apenas para dejarlas aquí.

Alguien le preguntó al astrofísico Neil de Grasse Tyson sobre a qué le tenía más miedo, si al calentamiento global o a la posibilidad de que la Tierra fuese golpeada por un asteroide de 192px-neil_degrasse_tyson_at_howard_university_september_28_2010gran tamaño. La respuesta de Tyson, como siempre, fue un paso más allá y dejó, como debe hacerlo un buen educador, una puerta abierta al pensamiento. Tyson dijo que esos dos escenarios ocupan el segundo lugar en su lista de temores, debajo de su temor mayor: un mundo con líderes sin educación científica. Si tenemos líderes con educación científica podremos solucionar esos problemas; de lo contrario nada podrá hacerse. Dijo como para terminar de aclarar el punto.

El astrofísico ya había dicho algo parecido años atrás. Si miramos la lista de los senadores y de los políticos en general ¿qué encontramos? Abogado, abogado, abogado, empresario, abogado, abogado… ¿Dónde están los científicos, dónde los artistas, los educadores, los trabajadores? ¿Dónde están representados los demás integrantes de la sociedad? ¿Y cómo esos abogados y empresarios van a tomar decisiones sobre temas lobo_ovejade los que no saben nada?

Como todos sabemos pero parecemos olvidar, los políticos que nos gobiernan están allí porque nosotros los hemos puesto en ese sitio. La idea base de la democracia es que ellos nos representan; así que como bien nos lo dice Neil de Grasse Tyson, deberíamos dejar de culpar de todo a los políticos y empezar a compartir parte de la responsabilidad y, sobre todo, empezar a votar a aquellos que realmente nos vayan a representar; es decir, a uno de los nuestros.

Anuncio publicitario