Gigantes del cono sur.

1766patagongiant

Cuando Fernando de Magallanes llegó en 1519 a Argentina (a lo que hoy es Argentina, para ser más exactos), lo que vio lo sorprendió como nada lo había hecho antes: “Un día, de repente, vimos a un hombre desnudo de estatura gigante que en la orilla del puerto bailaba y cantaba al tiempo que arrojaba tierra sobre su cabeza. El capitán general envió a uno de nuestros hombres al gigante a fin de poder realizar las mismas acciones como un signo de la paz. … El gigante era tan alto que nuestro hombre sólo le llegaba hasta la cintura, y él estaba bien proporcionado…”

La cuenta del navegante dice que el hombre era de “10 palmos de altura” (el palmo es una medida bastante imprecisa; buscando en la red veo que podría tomarse como una medida aproximada a los 23 cm. actuales; es decir que el gigante que vio Magallanes medía unos 2,30 metros). Exploradores europeos posteriores informaron nativos de hasta 15 pies de altura (siguiendo con la medida anterior, esto sería unos 3,45 metros).

Estas leyendas persistieron durante 250 años antes de que fueran desacreditados; aun así dejaron un legado permanente: Patagonia significa Tierra de los pies grandes. Aún hoy en Argentina se usa la palabra pata para referirse al pie desnudo (aunque ese término revista cierto carácter vulgar). La existencia de los míticos Patagones es un mito propio de aquellas épocas de descubrimientos maravillosos y extraños; los habitantes de aquella tierra despojada de todo encanto no eran otros que los Tehuelches; aunque las clasificaciones son algo confusas, ya que muchas tribus de aquellas latitudes fueron extinguidas antes de poder, siquiera, tomar debida nota de su existencia.

patago1