Diez consejos para escribir de Zadie Smith

 

Zadie Smith 01

 

Me gustan los consejos de escritores, aunque bien se sabe que, a la larga, no sirven para nada. En general lo que sucede con estas listas de consejos es que se les reconoce su validez, pero después resulta que ponerlos en práctica no es algo que uno consiga con facilidad. De todos modos, como dije, me gustan porque me dejan entrar en la «cocina» de esos autores que me gustan y de algún modo puedo ver qué es lo que hacen cuando escriben esos libros que tanto me gustan.

Zadie Smith, la notable narradora inglesa puede, sin duda, brindar algunos consejos con plena conciencia y uno debe reconocer que la mujer algo sabe sobre llevar una historia y cómo entretener a un lector a lo largo de varios cientos de páginas (hago un pequeño ejercicio de memoria y me parece que ninguna de las novelas que leí tiene menos de 450 páginas).

En síntesis: sirvan o no, aquí están los diez consejos que Zadie Smith nos brinda para escribir. El resto, claro, nos corresponde a nosotros.

 

1. Cuando aún seas un niño, asegúrate de leer muchos libros. Pasa más tiempo haciendo esto que cualquier otra cosa.
2. Cuando seas adulto, intenta leer tu propio trabajo como lo leería un extraño o, incluso mejor, como lo haría un enemigo.
3. No romantices tu «vocación». Puedes escribir buenas oraciones o no puedes. No hay un «estilo de vida del escritor». Lo único que importa es lo que dejas en la página.
4. Evita tus debilidades. Pero haz esto sin decirte que las cosas que no puedes hacer no valen la pena. No enmascares la duda de ti mismo con desprecio.
5. Deja un espacio de tiempo decente entre escribir algo y editarlo.
6. Evita los grupos. La presencia de una multitud no hará que tu escritura sea mejor de lo que es.
7. Trabaja en una computadora que esté desconectada de internet.
8. Protege el tiempo y el espacio en el que escribes. Mantén a todos alejados, incluso a las personas que son más importantes para ti.
9. No confundas los honores con los logro.
10. Di la verdad a través de cualquier velo que se presente, pero dila. Resígnate a la tristeza de toda la vida que viene de nunca estar satisfecho.

La máquina de narrar

NW-London

“Animal humano femenino necesitado de comida y techo busca animal humano del sexo opuesto que le suministre descendencia y permanezca a su lado hasta que la supervivencia autónoma de dicha descendencia sea viable”.

“Realismo histérico” fue como catalogó James Wood, crítico literario del The New Republic (y ahora del New York  Review of Books) a la prosa de Zadie Smith (entre otros autores) y es una definición que, a pesar del enojo de la autora inglesa, a mí me parece acertadísima. Woods, sin duda, fue peyorativo en su términos, pero la primera vez que leí esa definición la consideré más como una reafirmación de un estilo que como un insulto. Podríamos llamarlo “realismo extremo” o “realismo obsesivo”, pero éstas dos últimas expresiones caen un poco en lo paradójico ¿Cómo se puede magnificar el realismo? ¿Cómo se puede llevar el realismo más allá del propio relato casi gráfico de una situación? Bien, no sé cómo lo logra pero Zadie Smith nos regala, novela tras novela, ese estilo tan particular donde la sencillez de las frases se van hilvanando en párrafos y capítulos de una narración magnífica. Maestra absoluta en el arte del diálogo (tarea nada sencilla y donde más de un novelista famoso hace agua por los cuatro costados), perfecta dosificadora de tramas y circunstancias, Zadie Smith se torna, sencillamente, en una maravillosa máquina de narrar. En la mejor tradición novelística, Smith nos cuenta una o varias historias de manera sencilla, directa, precisa y contundente. Y uno, como lector, no puede menos que agradecer lo que se le ha brindado al terminar la lectura.

“Regresaron del supermercado donde suelen comprar, aunque haya borrado del mapa la verdulería local y pague sueldos misérrimos, llevan bolsas nuevas aunque deberían utilizar las usadas, salen con brócoli de Kenia y tomates de Chile y café injusto y porquería azucarada y un periódico que no quería”.

Zadie Smith y sus 10 reglas para escribir

aaaaa

De Zadie Smith sólo he leído dos libros: Dientes blancos (2000), y Sobre la belleza (2005); ambos me parecieron enormes trabajos de narración y creatividad. Sus novelas son extensas, plagadas de personajes ricos, variados, profundos o superficiales; y a sus historias bien podrían caberle los mismos adjetivos. Encontré un breve artículo donde algunos escritores dan una lista de “consejos” o “normas” para escribir (lo cual puse entre comillas porque como todos bien sabemos, recetas para escribir todavía no se ha inventado ninguna) y encontré algunas cosas que me parecieron válidas. Aquí están, entonces, los 10 reglas para escribir de Zadie Smith.

1. Mientras todavía sea un niño, asegúrese de leer un montón de libros. Pase más tiempo haciendo esto que cualquier otra cosa .
2. Cuando se convierta en adulto, trate de leer su propio trabajo como lo leería un extraño o, mejor aún, como lo haría un enemigo .
3. No idealice a su “vocación”. Usted puede escribir buenas oraciones o no puede. No hay un “estilo de vida del escritor”. Lo que importa es lo que se ve en la página.
4. Evite sus debilidades. Pero haz esto sin decirte a ti mismo que las cosas que no puedes hacer no tienen valor. No ocultes la duda tras el desprecio.
5. Deja un espacio de tiempo decente entre escribir algo y editarlo.
6. Evita las camarillas, las pandillas, los grupos. La presencia de una multitud no hará que tu escritura sea mejor de lo que es.
7. Trabaja en un equipo que esté desconectado de Internet.
8. Protege que el tiempo y el espacio en el que se escribes. Mantén a todo el mundo lejos de él, incluso las personas que son más importantes para ti.
9. No confundas honores con logros.
10. Di la verdad por cualquier medio que tengas a mano; pero dila. Resígnate a una larga vida de tristeza por no estar nunca satisfecho.