El tobogán

2715977397_ae4c027a8c

Si dijéramos que la vida es como un tobogán, yo no voy a decir que ya me estoy deslizando por la pendiente; pero sé que tampoco tengo más peldaños para subir. Digamos que estoy sentadito allá arriba, con los pies descansando en el declive de madera, aferrado a la baranda de metal, mirando sin querer ver hacia adelante y pensando en cuáles son mis opciones. Y me doy cuenta de que no las hay. Miro hacia atrás y veo con horror que algún desgraciado, algún malnacido, algún hijo de mala madre me ha ido quitando todos y cada uno de los escalones a medida que iba subiendo, así que no me queda otro camino que ir hacia adelante. Apoyo mi frente en la curva de la fría baranda de metal y me digo «Mierda…» Por más que me agarre con todas mis fuerzas sé, también, que mi cuerpo no es el de antes y que poco a poco va a comenzar a deslizarse pendiente abajo (ya ha empezado a hacerlo, sólo que aún no ha tomado velocidad y puedo mentirme pensando o imaginando cierta inmovilidad). Pienso que algunos afortunados bajan con cierta alegría o tranquilidad, pero son muy pocos. Menos aún son los que bajan acompañados y de éstos hay que descontar a muchos que detestan a esa compañía, así que los que bajan acompañados con quien ellos realmente desean para aquella parte del trayecto son escasísimos. La mayoría, reconozcámoslo, baja a desgano o a los gritos, cuando no llorando a moco tendido mientras insulta al destino o a su suerte.

Anuncios

7 comentarios el “El tobogán

  1. lagaviotaconamor dice:

    Querido Borgeano:
    verás, es triste este post y lo es por lo real que es, cada palabra que has dicho, aquí, cada sentimiento tuyo lo hago mío, así me siento yo hoy por hoy lo que ocurre es que no sé explicarlo también como lo has hecho tú.
    Yo bajo con desgana, pero eso si en buena compañía y la tuya lo es y espero tenerla siempre.
    Un fuerte abrazo de viernes

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Hay que buscar la felicidad en lo inevitable Gaviota, ello es posible. Así que afuera la tristeza y a ver el lado bueno del asunto. Una amiga mía, cuando lo leyó dijo: ¡Ahora viene lo mejor! Y tiene razón, es una cuestión de actitud.
      Cariños y gracias por tus conceptos.

      Me gusta

      • lagaviotaconamor dice:

        Bueno pues miremos el lado bueno si? aunque me va a costar mucho, dadas las circunstancias o no? bueno también tengo cosas lindas en mi vida, vivir ya es bonito venga vamos a lanzarnos por ese tobogán vamos! ya!

        Me gusta

  2. lagaviotaconamor dice:

    Se me olvidó decirte me gusta esa cabecera que has puesto, me da mucha luz al espíritu
    muaskkkkkkkk

    Me gusta

  3. Y desde ahí arriba además parece muy corto el recorrido…

    Me gusta la foto.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Realmente se hace corto, es cierto Alberto. A veces es más la sensación que la realidad, pero eso, la sensación, es lo único que tenemos.
      Un abrazo.

      Por cierto, la foto no es mía, lamentablemente.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s