El triunfo del odio cíclico

El triunfo en Brasil de Jair Bolsonaro nos obligan a reflexionar sobre las razones por las cuales en Latinoamérica se oscila de manera permanente en elecciones donde la izquierda y a derecha se alternan de manera casi constante (eso no sólo sucede en Latinoamérica, también en Europa es moneda corriente). En lo personal tengo una idea de porqué puede suceder esto, pero no es de eso de lo que quiero hablar hoy, sino sólo quiero hacer un comentario basado en una imagen que vi el mismo día de las elecciones.

 

Bolsonaro

 

Al día siguiente de ver esta imagen me topo con los siguientes titulares sobre el nuevo Brasil que se avecina: «Las urnas parieron a un Pinochet», « EE.UU. mira a Brasil en clave militar y comercial. Trump dialogó con Bolsonaro sobre la necesidad de profundizar la relación bilateral», « En Brasil se replicaron tensiones y agresiones tras el triunfo de Bolsonaro», « Brasil, laboratorio de la guerra híbrida», « La posverdad es el prefascismo», entre otros de igual calibre.

Pero vuelvo a la foto. ¿Qué lleva —no dejo de preguntarme— a que un pobre vote a la derecha? Cuando veo a la idiota de la fotografía y lo que les enseña a esos niños —que hay que matar a cualquiera que piense deferente— siento que todo mi optimismo (el cual no es menor ni débil, por fortuna), se va por la alcantarilla.

Claro, después Bolsonaro o el que haya sido electo gobernará sólo para él mismo y sus socios, como suele hacer la derecha y esos mismos que lo votaron con la esperanza de vaya uno a saber qué, se van a ver afectados en lo económico (lo único que parece importarle a la modernidad estúpida que nos rodea) y allí sí, van a volver a votar a la izquierda. Entonces, cuando se compren una TV y un auto de segunda mano, vuelvan a sentirse grandes señores burgueses y vuelvan a votar a la derecha. Entonces la idiota de la foto será otra, tal vez una de esas niñas que ahora disparan con un arma imaginaria a ese que piensa diferente pero sobre lo cual ellas no tienen idea alguna y sobre quien apuntan porque así le enseñaron y nada más: «Hay que matar a cualquiera que piense deferente».

La estupidez no sólo es infinita, también es cíclica. Eso es lo peor.

Anuncios

Esquizofrénicos

2015-10-05-unquote1

Que el mundo está patas para arriba es una verdad tan evidente que a veces el sólo destacar estas cosas nos hace parecer dueños de una inocencia rayana en lo infantil. Aun así, para muchos las normas no son formas de control, sino verdades establecidas de manera dogmática. Las cosas son así y punto; y si así no fueran la civilización como tal se derrumbaría, etc., etc., etc.

Es por ello que existieron y existen organizaciones o sectores de la población que se cree con derecho a determinar lo que es y no es moral o lo que es o no es correcto para la sociedad toda, como si sus propias limitaciones y prejuicios pudiesen ser tomados como referencia en ese campo.

Hace más de cuatro años escribí una entrada que toca este tema; acabo de releerla y, a pesar de un par de errores de síntesis, hoy sostengo el mismo punto de vista; el cual fue maravillosamente sintetizado por Gerson Legman, cuando dijo: “El asesinato es un crimen. Describirlo, no. El sexo no es un crimen. Describirlo, sí”.

Empezar a pensar

4ibfdc

Venimos de una semana de crueldad exacerbada y expuesta en sus formas más básicas. Desde los ataques varios y variados en Siria hasta el atentado religioso en Egipto. Podríamos intentar un análisis que nos ayudara a comprender la situación; podríamos banalizar lo que sentimos diciendo solamente “qué terrible…” antes de pasar a otro asunto; o podríamos al menos intentar pensar un instante en las razones íntimas de este actuar de ciertos grupos de personas. Ya que es bien poco lo que podemos hacer desde nosotros mismos, pensar no es algo que sea trivial. Para quien esto escribe, la razón la tiene, como casi siempre, Schopenhauer, de quien comparto un texto que es la síntesis perfecta de ese diagnóstico:
Arthur_Schopenhauer_by_J_Schäfer,_1859b“Cuando la punta del velo de Maya —la ilusión de la vida individual— se ha levantado ante los ojos de un hombre, de tal suerte que ya no hace diferencia egoísta entre su persona y los demás hombres, toma tanto interés por los sufrimientos extraños como por los propios, llegando a ser caritativo hasta la abnegación, pronto a sacrificarse por la salud de los demás.
Ese hombre, que ha llegado hasta el punto de reconocerse a sí mismo en todos los seres, considera como suyos los infinitos sufrimientos de todo lo que vive, y debe apropiarse el dolor del mundo. Ninguna angustia le es extraña. Todos los tormentos que ve y raras veces puede dulcificar, todos los dolores que oye referir, hasta los mismos que él concibe, hieren su alma como si fuese él la propia víctima de ello”.

page
Eso es todo: la violencia se ejerce cuando no reconocemos en el otro a un ser equivalente a nosotros mismos (Schopenhauer incluye a todos los seres vivos en esa comparación. De allí su famosa frase: “Puede reconocerse el grado de civilización de un pueblo por cómo trata a los animales”). Ahora podemos seguir pensando en este problema. Ya sabemos por dónde podemos empezar: reconociendo a quienes se consideran por encima de los demás. En síntesis: todo fascismo, toda xenofobia, todo racismo, toda religión.

Sobre algunos lugares comunes

13644-PEMRAJahanzaibHaque-1346221945-434-640x480 .

Como bien dice Descartes “No hay nada mejor distribuido que el sentido común. Todo el mundo cree tener el suficiente”. Pero una cosa es el sentido común y otra muy diferente son los lugares comunes. Por desgracia la mayor parte de la gente suele confundir al segundo con el primero.
Durante estos últimos días me he visto en la obligación de realizar algunos trámites; y es muy interesante ver el comportamiento de las personas en lugares como hospitales, centros comerciales, bancos, o en la calle misma. Así que voy a puntualizar dos de los muchos mitos que pueblan nuestros días.

1. La vejez es fuente de sabiduría y bondad. Muy bonito pero totalmente falso. ¿De dónde sale la peregrina idea de que una persona que ha sido un absoluto bastardo a lo largo de toda su vida se transforma, por el simple hecho de sumar años y arrugas, en un ser pletórico de luz y sapiencia? ¿Y qué puede decirse de los más llanos y simples imbéciles? Veámoslo de otro modo: miremos a nuestro alrededor. Todos tenemos un compañero de trabajo o un vecino o un familiar que cada vez que abre la boca nos dan ganas de ahorcarlo por las barbaridades que dice ¿qué será de él cuando tenga ochenta años? ¿Se habrá convertido en un Lama de manera instantánea al soplar la última de las ochenta velas? Ese hombre o esa mujer que piensan que la Tierra tiene 6000 años de antigüedad y que cree en los fantasmas y en la astrología ¿se convertirán en amables Einsteins y Newtons cuando arranquen la hoja del almanaque correspondiente?

2. La violencia de género. Voy a empezar con la aclaración pertinente: quienes me conocen saben que lucho contra la violencia de género y que lucho por los derechos de las mujeres como si fuesen los míos propios; pero últimamente mes siento un poco saturado por el tema de la “violencia de género”. Soy plenamente consciente de que las mujeres han sido uno de los grupos que más ha sufrido la violencia masculina (pero no es el único ni el mayor. El grupo que más ha sufrido la violencia del hombre ha sido el de los niños. Lo ha sido y lo sigue siendo. A la mayor parte de la gente esto se le pasa por alto porque los niños también sufren de otra forma de violencia: el silencio); pero esta nueva puesta en escena de la “violencia de género” me parece perniciosa para todos, pero, sobre todo, para las misma víctimas. Primero: el exceso de noticias he imágenes y de publicidad contra este tipo de violencia generará, tarde o temprano, una saturación en la gente; y cuando esto ocurre las personas empiezan a mirar para otro lado. Además, no lo olviden queridas amigas feministas, que los diarios y los noticieros de T.V. viven mostrando escenas o noticias de manera constante porque está de moda; en cuanto el mercado se sature no van a mostrar una noticia de violencia de género ni siquiera en la página ocho. Segundo: gran parte de la población piensa en slogans, es decir, piensan de a la manera breve y fragmentada de los mensajes de T.V., de la radio y, sobre todo, de las publicidades; y el bombardeo constante de estas noticias monotemáticas hace que la gente comience a pensar en términos binarios: Hombre = machista/ violento/ abusador/ grosero/ bruto/ violador/ indiferente/ etc.; Mujer = víctima/ humilde/ paciente/ amorosa/ equilibrada/ sensible/ etc.                                           Vamos, las cosas no son tan sencillas ni en la matemática ni, mucho menos, en las relaciones humanas. Ni todos los hombres son de Marte ni todas las mujeres son de Venus (para nombrar, ya que estamos, a otra de las formas del no-pensamiento: los libros de autoayuda y su recetario de dos y sólo dos ingredientes).

Ya termino; pero antes de que comiencen a gritar, un pequeño pedido: si leen el principio de la entrada, verán que hablé de una distinción importante. Así que, por favor, protesten todo lo que quieran, pero lo único que les pido es que hagan gala de sentido común, no de lugares comunes.
Nota: La violencia de género no es un mito, lo sé; pero dejé el encabezado como está porque creo que, en la medida en que éste tema siga siendo tratado de la manera en que los hacen los medios hoy, pronto se verá visto inserto dentro de la nueva mitología social. Tal como pasa, por ejemplo (y la referencia la hago con respecto a la Argentina), con el tema de la delincuencia. o con el de la corrupción.

Las palabras y las cosas

Fondo-negro-floresplata

Sin pensamiento crítico es muy fácil detonar la barbarie larvada en el ser humano. Hace unos días se desato en Argentina una serie de hechos lamentables que recibieron el aplauso y el apoyo de cierto sector de la sociedad animalizada por el odio generado y generalizado por y desde los medios. También se sumaron, como siempre, algunos políticos de esos que, al no tener altura propia, no dudan en pararse encima de los muertos para que los vean mejor los que están más lejos. La profunda tristeza que provocan estos hechos no implica que no debamos seguir atentos y combativos. Por el contrario, es en estos momentos cuando más firmes nos deben encontrar.

Gracias a Claudia Snitcofsky por acercarme la cita. Por cierto, la oración que abre esta entrada también le pertenece: Sin pensamiento crítico es muy fácil detonar la barbarie larvada en el ser humano.

“E iban matando a todos los judíos que encontraban a su paso, y se apoderaban de sus bienes. . . -¿Por qué a los judíos? –pregunté. Y Salvatore me respondió: -¿Por qué no? Entonces me explicó que toda la vida habían oído decir a los predicadores que los judíos eran los enemigos de la cristiandad y que acumulaban los bienes que a ellos les eran negados. Yo le pregunté si no eran los señores y los obispos quienes acumulaban esos bienes a través del diezmo, y si, por tanto, los pastorcillos no se equivocaban de enemigos. Me respondió que, cuando los verdaderos enemigos son demasiado fuertes, hay que buscarse otros enemigos más débiles. Pensé que por eso los simples reciben tal denominación. Sólo los poderosos saben siempre con toda claridad cuáles son sus verdaderos enemigos.”

(Umberto Eco, El nombre de la rosa)

Eso es un hecho cierto

Felician o

 

Como hay poco o nada que agregar, les dejo el enlace a la página oficial del degenerado en cuestión y a su Tienda oficialya que parece que su odio a los africanos no le impide seguir haciendo negocios. En su página oficial también pueden ir al apartado «Socio colaborador», pero eso ya queda en manos de ustedes. 

Religión o muerte

antiaborto-5

“Argentina por la vida” 

“Patria es la extensión del amor al prójimo”

“Religión o muerte”

Se aceptan explicaciones lógicas. Como no voy a recibir ninguna, mejor les propongo un juego: explicaciones (cualesquiera sean) o nuevos slogans para futuras campañas o banderas.