Más que nunca

 

Albert Camus

 

Albert Camus dijo, en una conferencia dictada en 1957: «Cada generación se cree destinada a rehacer el mundo. La mía sabe, sin embargo, que no lo rehará. Pero su tarea acaso sea más grande. Consiste en impedir que el mundo se deshaga». Esta frase podríamos retomarla hoy con la certeza total de que deberíamos aplicarla con plena justicia. Sé que cuando Camus dijo lo anterior venía de la mayor guerra en la que el hombre se había visto envuelto y eso podría hacernos pensar que querer aplicar hoy sus palabras podría parecer exagerado; así que me adelanto a tales críticas y digo que acepto el punto, pero que de todos modos, hay algo en esa frase que sigue siendo válido, ya que una nueva costumbre ha hecho que, en la práctica, ciertos aspectos de nuestro mundo parezcan estar desmoronándose rápidamente. Esa costumbre nos viene de fines del siglo pasado, pero nunca como ahora se está haciendo carne en la sociedad toda, y no es otra que la de considerar a cualquier idiota como figura central en cualquier tema (también podríamos decir: la costumbre de considerar que cualquier tontería es válida porque alguien la dijo y criticar a ese alguien es incorrecto sólo porque sí).

Hace un par de días encontré este cartón que lo ilustra a la perfección:

 

smug

Estos pilotos presumidos han perdido contacto con pasajeros regulares como nosotros. ¿Quién piensa que yo debería volar el avión?

 

Lo peor de la ilustración anterior es que expone el verdadero problema, el cual no es que un idiota delire y que lo haga público; sino que los demás lo siguen en ese delirio bajo la premisa del nosotros como entidad conjunta de incomprendidos y, por lo tanto, discriminados (ésa es la palabra clave: discriminidados. Se usa para cualquier cosa y en cualquier circunstancia).

Creo que hoy nuestra batalla corre por ese camino y que, sin exagerar, el mundo se está desmoronando porque dejamos las cosas en manos de quien no tiene la capacidad para enfrentar los problemas como corresponde. ¿Cómo vamos a solucionar los problemas sociales si seguimos votando a gente como Trump o Macri? ¿Cómo vamos a encontrar la paz interior si seguimos dejando nuestra espiritualidad en manos de curas, ancianos, rabinos o imanes? ¿Cómo vamos a avanzar en salud si seguimos creyendo en horóscopos o sanadores milagrosos? ¿Cómo vamos a avanzar en educación si seguimos pensando que los maestros ganan demasiado y que no tienen derecho a quejarse?

Sí, soy consciente de que los problemas son muchos y variados; pero creo que todos ellos comenzarán a solucionarse cuando comencemos a darle a cada uno el lugar y el papel que le corresponde. Termino con Camus, otra vez: «Sabemos que acaso sea imposible nuestra salvación, pero esa no es razón para dejar de intentarlo. No está permitido calificarla de imposible antes de haber hecho lo posible para demostrar que no lo era. Más que nunca, hay razones para luchar». Lo bueno de nuestros problemas es que no son tan terribles como para calificarlos de imposibles. En ese sentido, vivimos en unos tiempos mejores que los del buen Albert; pero, de todos modos, no por eso tenemos permiso para bajar la guardia.

Anuncios

Peligro constante (y multiplicándose)

 

576041_normal

 

En la década de 1970, el historiador económico italiano Carlo M. Cipolla hace circular un ensayo entre sus amigos titulado “Las leyes fundamentales de la estupidez humana.” Hizo una lista de cinco leyes fundamentales:

  1. Siempre e inevitablemente uno subestima el número de individuos estúpidos en circulación.
  2. La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona.
  3. Una persona estúpida es una persona que causa pérdidas a otra persona o a un grupo de personas, mientras que él mismo no se deriva ningún beneficio e incluso posiblemente incurra en pérdidas.
  4. Las personas no estúpidas subestiman siempre el poder dañino de individuos estúpidos. En particular, las personas no estúpidas olvidan constantemente que en todo tiempo y lugar y en cualquier circunstancia, tratar o asociarse con gente estúpida siempre resulta ser un error costoso.
  5. Una persona estúpida es el tipo más peligroso de persona.

 

Diagrama de la estupidez

 

El diagrama anterior elabora la tercera ley. Como puede verse con una simple mirada, podemos ver que las personas inteligentes contribuyen a la sociedad y ellos mismos se benefician de esto. Las personas bondadosas actúan en beneficio general pero son víctimas, a veces, del accionar de los otros y por eso, pueden tener pérdidas a cambio. Las personas malas sólo piensan en sí mismas, incluso si esto significa perjudicar a los que les rodean. Y la gente estúpida se daña a sí misma y a los demás. Esto hace que la gente estúpida sea aún más perniciosa que los bandidos: mientras que el comportamiento de un bandido es al menos comprensible, no hay manera racional de saber cuándo, cómo y por qué actuará un estúpido. Cuando nos enfrentamos a una persona estúpida estamos completamente a su merced.

El ensayo completo está aquí. «Nuestra vida cotidiana está compuesta principalmente de casos en los que se pierde dinero y/o tiempo y/o energía y/o el apetito, la alegría y el buen estado de salud debido a la acción improbable de alguna criatura absurda que no tiene nada que ganar y que de hecho no gana nada pero que no duda en causar vergüenza, dificultades o daño», escribe Cipolla. «Nadie sabe, entiende o, posiblemente, puede explicar por qué esa criatura absurda hace lo que hace. De hecho no hay una explicación; o mejor, sólo hay una explicación posible: la persona en cuestión es estúpida».

¡Idiotas del mundo, uníos!

eclipse (1)

Es posible que muchos de ustedes hayan visto alguna noticia relacionada al próximo eclipse de sol, el cual tendrá lugar el 21 de este mes. Por desgracia, cada vez que algo así va a ocurrir, no faltan los imbéciles que aprovechan la ocasión para divulgar noticias falas, erróneas o para decir cualquier barbaridad amparados en la ubicuidad de los medios, en la rápida y acrítica distribución que las redes sociales permiten y, sobre todo, en la ignorancia amplia y abarcadora de la población general.

Sé que hoy en día hablar de la “ignorancia general” no está bien visto; sé que lo que prima es lo políticamente correcto y que no hay que herir las susceptibilidades de nadie; pero la verdad es que eso me importa bien poco y creo que hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre; al menos si queremos dar un par de pasos fuera de los círculos de estupidez global.

Un eclipse es un fenómeno común no demasiado difícil de entender ¿Cómo puede ser que cada vez que ocurre uno la gente se aferre a idioteces tales como profecías apocalípticas o tonterías como que se va a cambiar el clima del planeta o que se va a ver afectada la gravedad? (Todo ello con graves consecuencias, claro está). Lo peor es que medios supuestamente importantes se hacen eco de estas tonterías, lo cual hace que la gente crea todavía más en estas cosas; todo en un infinito círculo vicioso del que no podremos salir jamás si esto no cambia.

eclipse (2)

No hay más que ver el lenguaje que se usa en estos “artículos” para ver que quienes están detrás de ellos no son más que farsantes y mentirosos ¿pero cómo podemos hacer que la gente se dé cuenta cuando no tiene acceso al conocimiento? (Algo de esto se habló ayer aquí mismo). «Analistas proféticos», «investigador independiente», «teoría», «gravedad» y la infaltable referencia que a todos los ignorantes les llena la boca, aunque no sepan de qué se trata: «la biblia». Con esos términos uno puede decir cualquier cosa y listo; la masa traga.

Por último; un par de puntos con respecto a la ignorancia general: Es obvio que no hablo aquí de las personas que realmente ignoran tal cual o hecho; la ignorancia es una carga que para muchos resulta demasiado pesada y para ellos va mi comprensión y respeto. Pero a quienes no tolero ni toleraré nunca son a los ignorantes ilustrados. Esa gente que porque fue a una escuela cree que sabe y además piensa que puede dar clases sobre ello. Por ejemplo, acabo de ver, relacionado con este tema, noticias sobre varias personas que quieren que el eclipse se posponga para el fin de semana o para otro horario porque, por algún motivo, ellos no pueden verlo. Algunos piden que se cambie el sitio donde se verá a Europa o hay uno por ahí que dice que a esa hora su vuelo no habrá llegado, así que pide que lo cambien para un par de horas después. Esta gente, además de aire en la cabeza, tiene arena en el espíritu, porque no siquiera se dan cuenta de la falta moral en la que caen (su ignorancia está por demás probada). No sólo piden que se cambie la rotación de la luna y de la Tierra; sino que quieren que se lo haga en su propio beneficio. ¿Y los demás, qué? Pues los demás que se jodan; ellos quieren ver el eclipse ¿Qué importan los otros? Como bien se dice, más peligroso que un ignorante es un idiota.

Achicando el círculo.

discusion-web

Hablé ayer de cierto hastío o cansancio provocado por políticos o religiosos. Pensaba hoy hablar de uno de esos temas, pero lo dejaré para más adelante. Hoy quiero aclarar un poco lo que debí haber dicho ayer. Para empezar, el cansancio por esos temas está potenciado por la mediocridad que se encuentra en la población en general. Los políticos y religiosos son harina de otro costal, no es nuevo que estas personas viven de la miseria ajena; pero que sean los mismos miserables quienes los aplaudan, potencien apoyen y defiendan me parece la quintaesencia del patetismo. Intentar discutir con alguien de cualquiera de estos temas es adentrarse en un terreno plagado de lugares comunes, conceptos mal entendidos o, lisa y llanamente, maledicencia o estupidez.

Es un lugar muy común oír la expresión “Yo no discuto de política o religión” (suele completarse la tríada con el fútbol). ¿Y por qué no discutir, precisamente, de temas tan importantes? El problema no está en los temas en sí; sino en los oponentes. Todo el mundo está convencido o más que convencido de que es él quien tiene razón y con eso es suficiente. No cabe la más mínima posibilidad de que el otro pueda tener algún argumento válido o alguna idea que enriquezca los puntos de vista, no. El otro es siempre un ignorante que no entiende nada. Eso de ignorante no es gratuito; es el insulto preferido de quienes suelen participar de estas discusiones que deberían ser un ámbito de enriquecimiento y de debate (¿tal vez habría que cambiar de términos y dejar de llamarlo “discusión”?

La clase media suele ser la peor de todas. La clase media es, hoy, aquella que ha logrado cierto nivel de vida que le permite acceder a comodidades varias, las cuales se traducen en la posesión de objetos: el primero de ellos, la TV; el segundo la computadora y el acceso a internet y luego vienen, de ser posible, el auto y los demás aparatos domésticos. Estoy seguro de que uno puede medir el nivel intelectual de los habitantes de una casa midiendo el tamaño de la TV. Generalmente la proporción es directamente inversa: a mayor tamaño de la TV menor la capacidad intelectual de sus propietarios. Lo mismo ocurre con internet: a mayor tiempo frente a la pantalla, menor capacidad crítica. Y así nos va. Impedidos de comunicarnos si no es por medio de mensajitos inocuos o de salas de chat que nunca pueden transmitir las cadencias y las inflexiones de nuestra maravillosa voz, vamos alejándonos los unos de los otros, vamos separándonos físicamente y vamos dejando de discutir, dialogar o debatir, términos todos que entre personas adultas y bien entendidas son casi sinónimos, porque lo que prima es el compartir con el otro, no el meter un gol de media cancha con un pseudo argumento; quienes así se comportan ni siquiera tienen en cuenta que, en una discusión, gana más el que pierde, porque al menos aprende algo.

Conceptos erróneos

En la película Ghandi, de 1982, hay una escena que me quedó grabada: el enviado inglés le dice al Mahatma «Ghandi, usted no sabe nada de historia, nunca un país se independizó de manera pacífica», a lo que Ghandi responde «El que no sabe nada de historia es usted. En historia, el que algo no haya sucedido no significa que no pueda suceder».

223594_532639553438632_10002902_n

¿Cuántos conceptos erróneos nos han inculcado a lo largo de nuestra vida? Desde la primera infancia —«con la mejor buena voluntad» suele decirse como si eso fuera una excusa para la ignorancia— nos han ido sembrando el inconsciente con ideas erróneas, conceptos falsos, creencias ridículas. Algunas de las que recuerdo.

• Si no eres bueno Dios se enojará contigo.

• Si te tocas te quedarás ciego (o te volverás estúpido o te crecerán pelos en las manos o Dios se enojará contigo)

• Sé bueno.

• El amor todo lo puede.

• Trabaja y nunca te quejes.

• El que es rico será porque ha trabajado lo suficiente.

• El trabajo dignifica.

• El superior (o el cliente) siempre tienen razón.

• El hombre nunca debe llorar.

• Fuimos, somos y siempre seremos un país de mierda.

• Eres un bueno para nada.

• En boca cerrada no entran moscas.

• Ten fe y lo demás te será dado por añadidura (ésta es la idea original, las de entrecasa eran iguales pero más sencillas).

• El sexo es sucio.

• Nunca le respondas a un adulto.

Hay que revertir todos los valores, como decía Nietzsche. Después de todo, peor no nos va a ir.

Tontitos del mundo, uníos…

Era casi inevitable, pero debo decir que todo venía bastante bien hasta que a eso de las 18:30 Hs. me topé con lo que tanto temía. Recuerdo que el año pasado, más precisamente el 11 de noviembre, enormes cantidades de estúpidos se reunían en diferentes sitios para meditar, alzar los brazos al cielo, danzar ritmos tribales, y varias cosas más que en este momento no recuerdo. Pensé que este año iba a ser peor, pero no, debo decir que me sorprendió la falta de rituales místico-imbéciles. Pero seguro que ello se debe a que están todos agazapados esperando el día 21 y, si hacían algo masivo hoy, dentro de nueve días la audiencia sería escasa, más por aburrimiento que por convicción. Decía que todo había estado tranquilo hasta hace un rato, y es que encontré lo siguiente en este bendito pozo de los desvaríos que puede ser internet:

.

67754_3543301720540_827451223_n

El texto que acompañaba a la imagen contenía maravillas como las que siguen (las mayúsculas pertenecen al texto original).

EN LOS PRÓXIMOS DÍAS TENDREMOS DOS FECHAS MÁGICAS Y MARAVILLOSAS… COMO SON EL 12-12-12… EN QUE SE ABRIRÁ EL ÚLTIMO PORTAL DE ACTIVACIÓN DE LAS MEMORIAS DEL ALMA, Y LA CONCIENCIA DE CRISTO EN NUESTRO CORAZÓN… Y EL 21-12-12… QUE VIVIREMOS LA MAJESTUOSA ALINEACIÓN DE NUESTRO SISTEMA SOLAR CON EL SOL CENTRAL DE LA GALAXIA, Y EL SOLSTICIO DE VERANO/INVIERNO… POR LO CUAL RECIBIREMOS ENERGÍAS MUY INTENSAS Y PODEROSAS QUE NOS AYUDARÁN A CONCLUIR EL CICLO DE OSCURIDAD, Y A SINTONIZARNOS CON LAS NUEVAS FRECUENCIAS DE LUZ Y AMOR PARA LA TIERRA…

Pasemos por alto tonterías como “fechas mágicas y maravillosas”, lo cual es casi una tautología; pero me gustaría detenerme en “el último portal de activación… etc.” ¿Qué diablos significa eso? Pues nada, obvio. Lo mismo sería decir que se abrirá “el vigésimo ombligo cósmico que…” o que “ingresaremos al seno universal de la mente unificadora de…”. Supongo que lo de la conciencia de Cristo a los musulmanes les debe caer como una patada en el hígado; y ni hablar de los judíos. ¿Habrá versiones que hagan referencia a la conciencia de Mahoma? Lo de la alineación del sistema solar es tan ridículo que hasta se siente vergüenza ajena.

POR ESO ES MUY IMPORTANTE QUE SEPAS, QUE LOS EFECTOS SE ESTÁN MANIFESTANDO EN NUESTRO PLANETA… A TRAVÉS DE TORMENTAS ELÉCTRICAS, MOVIMIENTOS DE TIERRA, CAMBIOS ABRUPTOS DE TEMPERATURA, Y APAGONES Y CORTES PROLONGADOS DE ENERGÍA ELÉCTRICA EN ALGUNOS LUGARES DEL MUNDO…

Sin palabras. Sigamos que acá viene lo bueno:

Y EN LOS SERES HUMANOS… QUIENES HAYAN TRABAJADO EN SÍ MISMOS, Y VIBREN EN LA FRECUENCIA DEL AMOR, SENTIRÁN UNA HERMOSA SENSACIÓN DE SALUD Y BIENESTAR… Y UNA PLENITUD, ALEGRÍA, PAZ, Y FELICIDAD INDESCRIPTIBLES…
Y QUIENES AUN PERMANEZCAN ANCLADOS EN LAS VIEJAS ENERGÍAS, CONTINUARÁN EXPERIMENTANDO UN GRAN MOVIMIENTO EN SU CUERPO, MENTE Y EMOCIONES… COMO SENSACIÓN DE CONFUSIÓN, MIEDO EXCESIVO, ANSIEDAD, EXPLOSIONES DE IRA Y TRISTEZA, O DE ALEGRÍA Y EUFORIA, EN INTERVALOS CORTOS DE TIEMPO, LLANTO REPENTINO E INCONTROLABLE… Y MALESTARES COMO DOLOR DE CABEZA, HUESOS Y ARTICULACIONES… TAQUICARDIA, MAREOS, AUMENTO O DISMINUCIÓN DE LA TEMPERATURA CORPORAL, DIARREA, VÓMITO, GRIPES FUERTES, TRASTORNOS MENSTRUALES, FATIGA EXCESIVA E INSOMNIO…

Ah… típico del cristiano (y prueba evidente de que esto lo escribió uno de ellos): si estás conmigo, bendiciones; si no estás conmigo, padecimiento y mucho, mucho sufrimiento.

POR ESO ES RECOMENDABLE TODOS LOS DÍAS BUSCAR UN MAYOR CONTACTO CON LA NATURALEZA, MEDITAR, “BUSCAR UNA FORMA Y UN ESPACIO ADECUADOS PARA EXPRESAR LAS EMOCIONES”, CERRAR LOS ASUNTOS INCONCLUSOS DEL PASADO, Y SOBRE TODO “FLUIR”, Y ACEPTAR TUS PROCESOS CON FE, CONFIANZA Y AMOR… PUES RECUERDA QUE TODO FORMA PARTE DEL PLAN DE DIOS PARA LA TIERRA, Y QUE LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO ES PARA NUESTRO BIEN MÁS ELEVADO… MUCHO ÁNIMO!!!… PREPÁRATE Y DISFRUTA TU HERMOSA TRANSFORMACIÓN!!!… HAZ QUE SUCEDA!!!

Un final a toda orquesta, una ensalada mística, ecológica, new age, y demás tendencias que “fluyen” sin ton ni son. ¿No habrá alguna posibilidad de que el dichoso cambio incluya a las neuronas? Espero que no sea mucho pedir.